Encuentros — 30 enero, 2018 at 17:54

MondoSonoro celebra una nueva edición de las Fiestas Demoscópicas

En el año 1999, la revista MondoSonoro se lanzaba a la piscina y arrancaba un proyecto con el fin de impulsar la escena de bandas nacionales; un concurso que buscaba seleccionar las mejores propuestas de todas las partes del estado recogidas a través de sus sucursales. Pueden presumir de haber contribuido a lanzar la carrera de muchos grupos que hoy figuran entre los destacados de nuestra escena. Guadalupe Plata, Triángulo de Amor Bizarro, Biznaga, La M.O.D.A., Anni B. Sweet o Capsula son algunos nombres que han vivido la experiencia. El próximo 15 de febrero se vivirá una nueva experiencia demoscópica y estamos seguros que todo lo que salga de ahí será bueno y productivo. Puedes vivirlo en primera persona solicitando tu invitación en: https://www.elfestivaldelosprimeros.com.

Al habla con el coordinador general de MondoSonoro, Sergio Marqués, nos acerca un poco más a lo que se siente en esta publicación amiga.

Las fiestas demoscópicas comenzaron en un momento en que el indie había arrasado en el país, se habían desarrollado decenas de sellos independientes y se terminaba una década muy marcada por los grandes interrogantes del nuevo siglo. ¿Qué factores fueron clave a la hora de decidir arrancar con esta iniciativa?

Desde el principio el objetivo principal de las fiestas demoscópicas ha sido dar la oportunidad a bandas emergentes de tocar en una fiesta gratuita avalada por la revista, y otorgarles cierta visibilidad. En definitiva es nuestro granito de arena a la hora de apoyar las diferentes escenas locales en las que tenemos distribución y la revista tiene redacción propia.

En aquel momento, no era tan fácil armar una gira a un grupo nacional, no había tanta estructura y casi no existían concursos con proyección. ¿Hasta qué punto crees que habéis contribuido en la expansión de la cultura del directo?

Nuestra iniciativa es una más de las que existen en nuestro país, pero hay otras como el Villa de Bilbao, el Bala Perduda o el ciclo Girando por Salas. Todo suma a la hora de crear esa cultura del directo que nosotros pensamos que es fundamental.

Solapándose casi con la anterior pregunta, ¿cómo definirías el papel y la influencia del Mondo en la industria de este país?

A este país, sobre todo en la escena alternativa que es en la que nos movemos nosotros el palabrejo “industria” siempre le ha venido grande. Existe un tejido empresarial, no cabe duda, pero integrado por empresas con una dimensión muy pequeña y en general con un espíritu más bien conservador que las lleva a invertir o arriesgar poco. Por nuestra parte pienso que, como revista gratuita al alcance de todo el mundo y con una línea editorial marcada por la actualidad unida a criterios de calidad o de autor, hemos contribuido a difundir lo que sin duda es nuestra pasión: la música hecha con el corazón de forma auténtica más allá de los estilos.

Volviendo a las fiestas y para que nuestro lector tenga una idea general del funcionamiento, ¿cómo y quiénes hacen la selección de las bandas? ¿cómo es el proceso desde el inicio al final? ¿hay algunos criterios predeterminados?

La selección de bandas las realizan los diferentes jefes de redacción de nuestras 8 ediciones autonómicas en base a las demos o discos autoeditados que nos llegan todos los meses.

Aunque es una pregunta poco política, podrías decirnos dos bandas que particularmente te sientas orgulloso de que hayan ganado las Demoscópicas?

Hay muchas y muy variadas que es justo el espíritu de las fiestas y de nuestra revista. De Triángulo de Amor Bizarro a Lori Meyers pasando por Guadalupe Plata, Biznaga, Joe La Reina, The Zephyr Bones, La Bien Querida, Trajano!…

Este año lleváis la fiesta a Madrid. ¿Piensas que Madrid sigue focalizando la industria musical? ¿Por qué Barcelona resulta una plaza tan difícil para muchos grupos?

Sin lugar a dudas Madrid es el gran centro de la industria del espectáculo en general y eso es un hecho. Barcelona sin embargo tiene una oferta internacional muy potente a la que la gente le presta mucha atención a costa de la escena digamos local o estatal. Más allá de los grupos de mestizaje, que son los que mejor funcionan en la ciudad, ahora mismo es muy difícil para los grupos indies españoles tener la misma repercusión que en el resto del estado.

¿Cómo consideras el estado actual de las bandas nacionales? Si tuvieras que escoger, ¿qué década desde los años 70’s te parece más rica? Y por qué?

Me resulta muy difícil establecer este tipo de comparaciones porque siempre ha habido y habrá propuestas interesantes. Normalmente cuando uno afirma que la mejor música se hacía en determinada década lo dice motivado más por la nostalgia de la juventud que por hechos objetivos. Yo en la actualidad veo que los músicos tienen una pericia instrumental muy buena, pero han perdido parte de ese desparpajo punk que en ocasiones resulta incluso más importante. Esa actitud, esas ganas de liarla parece que ahora solo se da en el trap y explica parte del éxito de este tipo de grupos.

El eclecticismo es una marca de la casa de Mondo Sonoro. En estos tiempos de tanta dispersión, tanto medio digital … ¿no crees que es más importante especializarse y concentrar un público al que realmente quieres llegar? Muy a pesar del negocio, entiendo que estáis en esto por vocación y porque habéis sido fans y lectores de revistas antes que editores. No consideras que, a estas alturas, eso debería prevalecer y darle un carácter al medio?

Para nada, más bien al contrario, y el tiempo nos ha dado la razón. La gente joven escucha la música sin ningún tipo de prejuicio y eso es fantástico. Solo hay que ver los carteles de los principales festivales del mundo, como el Primavera, para ver que pueden convivir sin problemas estilos que van de la electrónica al metal más extremo. Nunca he entendido la música como algo que deba limitarse o, como tú dices, concentrarse. Lo único que debe prevalecer son los criterios de calidad y esa es la función de un medio como el nuestro, separar el grano de la paja y poner especial énfasis en aquello que consideramos que merece la pena más allá del estilo. Se hacen cosas interesante a nivel creativo desde todos los rincones y estilos del mundo.

Habéis apostado fuerte por la parte digital. ¿Tiene sentido seguir editando en papel? ¿Cuáles serían tus razones?

Editar en papel tiene sentido si lo que ofreces vale la pena y merece el precio que vas a pagar por ello. En nuestro caso como la revista en papel es gratuita ahora mismo lo vemos más como un complemento al medio digital con el que se pueden crear complicidades y, además, nos ha otorgado un prestigio mucho más difícil de lograr solo en el medio digital. Por otro lado hay un sentido que muchas veces despreciamos y es el del tacto. La capacidad de atención que le pones a un texto en una revista impresa, es mayor que en un medio digital donde lo que prima es la inmediatez. Por eso creo que el papel prevalecerá aunque orientado a un público mucho más selecto y minoritario.

El mercado nacional tiene un peso muy fuerte, con grandes cifras en conciertos y “relativas” ventas de discos ¿Por qué a nuestras bandas locales les cuesta tanto traspasar las fronteras y llegar a mercados internacionales? ¿Prefieres el castellano o catalán o vasco, etc al inglés en la música hecha aquí?

A nuestras bandas les cuesta traspasar fronteras por diferentes y variados motivos. Pero principalmente por lo que te comentaba al principio de que el tejido empresarial está compuesto por empresas pequeñas con una actitud muy conservadora a la hora de invertir, y, claro, para tocar fuera hay que pasar por un proceso de mucho trabajo hasta que logras que tus giras tengan cierta rentabilidad. No es fácil porque por ejemplo en Europa ya existen escenas nacionales muy potentes en cada uno de los diferentes países y si hablamos de cruzar el charco la cosa a nivel de costes se dispara tanto que hay que tenerlo muy claro para dar ese paso. En cuanto al idioma me da exactamente igual. Una buena canción es una buena canción más allá del idioma en el que se cante. Otra cosa es que para tener más opciones a la hora de llegar a más público es mejor utilizar el castellano.

¿Cuál ha sido el disco nacional del 2017 que más te ha gustado?

Este año ha habido varios discos que han sonado de forma obstinada en mi reproductor. Cosas como Hurray For The Riff Raff, Lorde, Jason Isbell, Los Espíritus, Rhiannon Giddens, El Mató A Un Policía Motorizado Death From Above.., Y de aquí a cosas como Maria Arnal i Marcel Bagés, Rufus T. Firefly, Joana Serrat , La Maravillosa Orquesta del Alcohol, Julio de la Rosa, Matthew Mcdaid, Xavi Alias… y un largo etcétera.

 

Texto: Daniel Miralles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: