Encuentros — 25 marzo, 2015 at 10:49

Mabel Greer’s Toyshop, la psicodelia surgió para dar color al gris de los 60’s

Aunque nunca estuvieron en primera fila en la época dorada de la psicodelia (de hecho, tampoco llegaron a grabar ningún disco), Mabel Greer’s Toyshop pasará a la historia de la música por ser la antesala de lo que luego sería uno de los buques insignia del rock progresivo: Yes. Ahora, casi cinco décadas después (el grupo se formó en 1966), dos de los miembros fundadores (Clive Bayley, guitarra, y Bob Hagger, batería) han decidido resucitar el grupo y, esta vez sí, con un disco. Se titula “New Way of Life”, con temas con destellos de su pasado psicodélico, como “Oceans”, que podría haberla firmado Syd Barrett en los primigenios Pink Floyd.

Para esta aventura les acompañan dos músicos que más tarde pasarían por Yes: Tony Kaye (teclista de uno de los discos clave del grupo, “The Yes Album”) y Billy Sherwood (guitarrista y teclista que grabó con ellos el mediocre “Open Your Eyes” y después el notable “The Ladder”), que ejerce de productor. Clive habla sobre este inesperado regreso y sus recuerdos del Londres psicodélico de finales de los años sesenta.

Los fundadores del grupo fuisteis tú y el batería Bob Hagger en 1966, además de miembros que acabarían formando Yes. ¿Cuál era la formación que grabó tres canciones para la BBC y que más tarde aparecieron en diversas recopilaciones?

“De hecho fueron cuatro las canciones que grabamos en la BBC, y fue gracias a John Peel, que nos hizo un hueco en su programa de radio. Entonces éramos Bob Hagger, Peter Banks, Chris Squire y yo. La cuarta canción se puede escuchar en un disco de Peter Banks [‘Can I Play You Something?’]”.

¿Qué recuerdos tienes de esos tiempos del denominado “Swinging London”? ¿Conociste a gente de ese mundillo, como los Beatles, los Who, etc.?

“Nunca coincidimos con los Beatles o los Stones, pero sí con todos los demás. Compartimos camerino con Syd Barrett y nos dimos cuenta de que él, Jimi Hendrix y yo compramos el mismo traje brocado anaranjado en una tienda de moda llamada Revolution. Jimi vino a vernos tocar en el Electric Garden. Hicimos de teloneros de los Who, los Nice o Eric Clapton y los Yardbirds iban a mi escuela. Muchos de nosotros salíamos por la zona de Kingston upon Thames, conocida como Rock Star on Thames… Pattie Boyd (la mujer de George Harrison) y yo éramos ambos orgullosos propietarios de unos Mini Coopers naranjas con los cristales tintados. Les pedí a los de Marshall que me hicieran mi primer amplificador de color anaranjado, que luego acabó convirtiéndose en algo muy preciado. Marc Bolan fue muy generoso al prestarme su amplificador Boss para que probara el primer efecto digital tipo wave que acababa de salir al mercado… Era gente genial. Estuvimos un tiempo como grupo residente en el Marquee, así que hicimos de teloneros de mucha gente. En una ocasión lo fuimos de Pink Floyd y, como ya he dicho, compartimos camerino con Syd Barrett”.

Siendo el LSD la droga del momento, ¿te influyó a la hora de componer? ¿Y cuáles eran entonces tus influencias musicales?

“La verdad es que nunca me metí en el LSD… ¡no lo necesitaba! En cuanto a influencias musicales, escuchábamos música hindú, clásica, Buddy Holly, John Mayall y músicos de blues”.

Chris Squire confesó haber tenido un “mal viaje” con el LSD a principios de 1967, antes de que surgieran Yes. Se pasó unos meses encerrado en el apartamento de su novia, y eso le sirvió para desarrollar su estilo con el bajo. ¿Estaba entonces en The Syn o en Mabel?

“No recuerdo eso, aunque sí recuerdo haber ido a su apartamento en Fulham donde Bob, Chris y yo ensayamos algunas canciones, y le pregunté de quién era una peluca que había allí. Resulta que era de su novia… ¡quizás eso fue lo que le provocó el mal viaje!”

 

El final de “Jeanetta” me recuerda tanto a la guitarra de Steve Howe como a la melodía final de “The Fish” (el solo de bajo del disco de Yes “Fragile”). 

“Sí. A veces resulta difícil distinguir quién tuvo primero la idea, ya que el estilo puede ser similar. Pero por lo que recuerdo teníamos ya un riff similar en Mabel… Pero con el tiempo las cosas se vuelven borrosas, así que no estoy muy seguro de quién fue el responsable, aunque creo que el riff de Mable es diferente. Los acordes de ‘Jeanetta’, que escribí yo, puede que recuerden a esas notas…”

¿Y cómo se deshizo Mabel? ¿Fue cuando Jon Anderson entré en escena y sugirió un cambio de nombre? Dos canciones de Mabel (“Beyond and Before” y “Sweetness”) se utilizaron más tarde para el primer disco de Yes. ¿Cuál fue tu reacción?

“Bob dejó Mabel en junio y yo más tarde, en agosto aproximadamente. Ensayé mucho con Jon, Chris, Peter, Tony y luego Bill [Bruford] en el Lucky Horshoe en Covent Garden. Jon trajo canciones como ‘Carpet Man’ [de Fifth Dimension], ‘America’ [de Simon & Garfunkel] o ‘Eight Miles High’ [de los Byrds], con lo que el grupo empezó a cambiar de dirección. Recuerdo que Ahmet Ertegün, el presidente of Atlantic Records, me dijo que iba a ofrecerle ‘Sweetness’ a Aretha Franklin o a los Bee Gees… Pero estoy contento de que Jon la utilizase para el primer disco de Yes. ‘Beyond and Before’ era siempre la canción con la que empezábamos los conciertos, así que tenía su lógica que Yes la pusieran luego al principio de su primer disco”.

Peter Banks tenía un sonido muy particular con la guitarra, mezclando psicodelia y jazz. Pero lo echaron de Yes en parte al ser considerado una persona difícil… ¿Cuál era la relación entre Peter, Jon y Chris? A pesar de la imagen blanda de Jon, sus colegas en Yes le apodaban “Napoleón”…

“Peter era un buen guitarrista. No supe más de él después de marcharme del grupo, así que no puedo comentarte mucho más. Jon me caía bien. Compartíamos algunas ideas a nivel personal, pero musicalmente éramos diferentes. Él sabía lo que quería conseguir y tenía muy claros sus objetivos, lo cual a ojos de la gente podía pasar por una persona demasiado persuasiva y enérgica. Pero creo que simplemente se trataba de una actitud profesional. Siempre estuvo correcto conmigo, y eso que entonces yo no era un gran guitarrista… ¡pero yo tenía algunas ideas buenas y escribí algunas canciones decentes!”

Por cierto, ¿de dónde viene el nombre de Mabel Greer’s Toyshop?

“Bob Hagger fue el responsable… entonces se llevaban los largos nombres psicodélicos. Tal y como ha dicho Bob, seguro que fue un alivio que cambiaran el nombre por el de Yes”.

 ¿Y qué has hecho, tanto en la música como fuera de ella, estas cinco décadas?

“He estado metido en diversos negocios. Abrí clubs nocturnos, estuve metido en el mundo de la moda, fui el co-inventor del famoso Screwball Straw Glass (¡la mayoría de los niños tenían uno!) y también lo comercialicé. Hice negocios por todo el mundo, y luego me metí en tecnología, teléfonos móviles, etc. Viví en Nueva York durante doce años y tenía una empresa de artículos del hogar, también una empresa de diseño… un montón de cosas, aunque realmente era un músico creativo haciéndome pasar por un hombre de negocios… lo pasé muy bien. Musicalmente estudié algo de música clásica persa en Irán, tocando el tar y el santour. Creo que mejoré mi técnica con la guitarra solista aunque las notas negras pueden ser un poco extrañas en relación con la escala cromática. Pasé un tiempo en los Balcanes y me empapé de algunos de esos sonidos y ritmos a la hora de tocar la guitarra”.

¿Seguiste en contacto con alguno de los miembros de Yes cuando se hicieron famosos?

“Los vi en el Madison Square Garden cuando vivía en Nueva York, también en Wembley en Londres y Brighton… eso fue todo. Normalmente me pasaba por los camerinos a saludar…”

La música psicodélica en cierto modo fue la raíz del rock progresivo, pero es curioso que la psicodelia siempre ha sido considerada como una música de culto mientras que el rock progresivo ha sido calificado repetidamente como pretencioso…  

“La psicodelia surgió del Flower Power y la necesidad de añadir colorido al mundo gris de los años sesenta, aunque teníamos a los Beatles y los Stones. La psicodelia era pura experimentación y búsqueda de lo trascendente, de ahí que la gente se metiera mucho en la música hindú. Creo que la música progresiva trata de eso. Progresivo significa que deberías progresar y buscar nuevos colores, en vez de quedarte estancado. Es por eso que en nuestro nuevo álbum tenemos un caleidoscopio de géneros y sonidos, desde lo trascendental a música country, pasando por blues e incluso música coral tipo ‘barbershop’ y un poco de riffs persas… se trata de explorar. El tema ‘Oceans’ se grabó en el estudio, sin nada preconcebido, ni el tono, ni los acordes, ni las melodías, nada… realmente en directo… Aunque más tarde Tony y Billy añadieron algo de teclados, fue pura espontaneidad en el momento… Creo que funciona”.

¿Te gustan otras bandas psicodélicas, de esa época o después?

“Mis dos grupos favoritos eran Yes y Genesis. Aunque naturalmente Jimi Hendrix era la estrella del espectáculo…”

¿Conoces los dos estupendos discos que grabaron en los 80 The Dukes of Stratosphear, la banda paralela de XTC?

“Sí, son divertidos y realmente son un buen homenaje a esa época…”

Es estupendo que tengáis a Tony Kaye en la nueva formación, con su órgano Hammond, y a Billy Sherwood al mando de la grabación. ¿Cómo contactaste con ellos?

“Bob se puso en contacto con Billy y le preguntó si podía encargarse de la producción y pulir un poco la música, y también si podía seguirle el rastro a Tony Kaye. Billy dijo que estaría encantado de implicarse (aplausos para él), ¡y curiosamente estaba trabajando entonces con Tony! Muy amablemente Tony aceptó tocar el Hammond en el disco… ambos hicieron un trabajo estupendo y les estamos muy agradecidos por implicarse en lo que estábamos haciendo”.

¿Os pusisteis en contacto con Chris Squire o Jon Anderson de cara a alguna colaboración?

“Pues no, la verdad es que hace tiempo que perdimos el contacto. Sin embargo Chris nos hizo llegar un mensaje a través de Bill deseándonos suerte con el proyecto… Esperamos encontrarnos cuando hagamos el segundo disco con Billy en Los Ángeles”.

¿Eso es lo que tenéis planeado de cara a un futuro, un segundo disco?

“Haremos un concierto de fogueo en Londres dentro de un par de meses… Y de hecho ya tenemos las canciones para el segundo disco, al menos las líneas melódicas. Ya veremos de qué género serán y cómo se van a desarrollar cuando hagamos las primeras grabaciones en París… luego acabaremos en Los Ángeles de nuevo con Billy aunque creo que si pasamos tiempo allí con Billy y Tony todo cambiará más y probablemente acabaremos con más canciones… Gracias por la entrevista… por cierto, estuve en Barcelona la semana pasada, ¡una ciudad genial!”

Texto: Jordi Planas

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: