Encuentros — 18 marzo, 2014 at 10:18

Victor Sánchez, un paseo de la Alhambra a Central Park

victor sanchez

 

 

Una larga trayectoria musical acumula en sus alforjas Víctor Sánchez. Ilusionado con su nuevo trabajo, Sacro Monte (Wild Punk, 2014) este vitalista músico granadino recuerda sus primeros pasos en la música mientras compartimos un café en la zona universitaria de la ciudad. Inicios musicales enfocados hacia la guitarra clásica, sus primeras bandas, Doctor Ruina y Del Ayo (con los que llegó a grabar dos notables discos) y casi quince años como guitarrista y mano derecha de Lapido, dato que aprovechamos para lanzar la primera cuestión.

Aunque este es ya tu segundo disco mucha gente te conoce como el guitarrista de Lapido, no se si esto te molesta… ¿te consideras alumno musical de José Ignacio?

 No me molesta en absoluto, pero creo que aunque hay aspectos que compartimos y sigo alguno de sus caminos, pero no todos, de alguna manera ha sido un maestro para mí pero me veo distinto: creo que mi música es menos blues que la suya, menos antigua (risas) el es muy Dylan, yo me veo más influenciado por la música americana, me gusta el folk y The Byrds.

No eres el primer miembro de la banda de Lapido que emprende carrera en solitario, impulsa y anima el jefe a que voléis por vuestra cuenta?

 Sin duda que es así, el entiende que somos músicos con ideas propias, aparte de trabajar con él tenemos nuestras inquietudes, somos compositores, yo siempre he compuesto canciones desde los tiempos de Del Ayo y Doctor Ruina, y no he parado de escribir canciones.

En este nuevo disco se aprecia una evolución respecto a “Yo Quemé A Gram Parsons”; lo encuentro más rotundo y musculoso, aparte de tener un tono más optimista frente a la melancolía un tanto dubitativa que trasmitía tu debut.

 Estoy de acuerdo, tanto en la construcción de los temas como en la producción final, todo tiene más peso, está mas estudiado y tiene un sentido más claro de hacia donde va Víctor Sánchez. Es lógico teniendo en cuanta que el anterior era mi debut, tienes muchas dudas y te estas descubriendo, en este segundo disco tenía los conceptos mucho mejor definidos. En cuanto al tono vital que mencionas en principio no había reparado mucho en ello, hago los discos y las canciones nuevas y de alguna manera paso página…, son el producto de un momento determinado y no le doy más vueltas. Puede que sea así como dices, el primero tenía un tono más melancólico, intimista, quizás más relajado. El nuevo es un disco más de banda, de construcción con todos los músicos aportando su energía, es una obra más grande en definitiva.

Uno de los temas que aporta claramente esa energía a que te refieres abre el disco, “En Un Mundo Perfecto”, con un toque de rock seco y directo que recuerda a Ian Hunter.

 Es claramente una canción single que te mete de un empujón en el disco, me gusta pensar que es un tema en la línea de “Heroes” de Bowie, si te fijas bien tiene esa estructura de menos a más que va envolviendo y crece, por ahí iban las intenciones.

Hay otro tema que personalmente me parece sería el single perfecto, me refiero a “Alambra-Central Park” con ese tono chulesco que trae a la memoria a Burning o Mink De Ville.

 Yo también lo he dudado, hay varios temas que barajé para utilizar como carta de presentación, entre ellos la que mencionas. Finalmente me decidí por “Un Mundo Perfecto” por la que veo una canción menos clásica, tiene un aire más moderno y actual y me parecía la mejor para single.

Hablemos de tus guitarristas preferidos . . .

 Podríamos estar horas con este tema (risas)… lo que tengo claro que siempre me han llamado la atención los guitarristas menos virtuosos, los que con menos digitación me llaman más la atención. Aparte de referencias clásicas como Eddie Cochran o Chuck Berry, me llamó desde joven mucho la atención Mick Campbell, un músico súper fino que tiene toques sencillos, sutiles pero magistrales, que se te quedan grabadas; ese es el tipo de músico que me gustan, Roger Mc Guinn, George Harrison que hace sabe trenzar grandes melodías con su guitarra.

Vamos ahora con la parte lírica, de gran peso en tus canciones; una de tus estrofas pintan a su protagonista “abrumado por tanta información en tiempo real” ¿sientes personalmente la presión de ese aluvión de datos que nos llueven a diario?

 Sin duda, por ahí van los tiros, claro, tenemos demasiada información, tenemos demasiada música, tenemos demasiado You Tube, es imposible asimilar la tormenta de datos de todos lo tipos que diariamente nos cae encima, no hay tiempo para sacar la esencia de todo eso. ¿Te acuerdas cuando comprábamos un disco y lo exprimíamos hasta la saciedad? Tampoco quiero parecer un retrogrado, tiene cosas positivas poder acceder a tantas grabaciones, pero echo de menos una manera más reposada de disfrutar de la música.

“Recemos al Dios de la lluvia”, “enciende una vela al santo” o “no pierdas la fe” son frases de tu puño y letra. Con estos tiempos tan descreídos que vivimos, ¿hacen referencia estos textos a apelar a algún tipo de fe, creencia o esperanza?

Para mi tiene importancia la religión, no soy extremadamente religioso, pero tengo fe y creencia en hechos que están sobre nosotros, fuera del alcance del ser humano, no se si es religión, ánimo o fe, pienso que precisamente en los tiempos que vivimos es importante no dejar de lado la faceta espiritual que todo ser humano tiene, cuando precisamente el sistema nos impulsa a volcarnos solo en el aspecto material de la existencia.

 Texto: MANUEL BORRERO

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: