Encuentros

Eva Riot, “preguntarme a mí por gustos musicales es como entrar en un mercadillo”

Hace tiempo que en esta Ruta empezamos a prestarle atención al mundo del podcast, desde nuestra sección de radio. Son tiempos de rock and roll, claro, pero como decía aquel, los tiempos están cambiando. Uno de nuestros favoritos nos llega desde Dallas, Texas, pero protagonizado por Eva Riot, una maestra española trasladada a la ciudad tejana que nos cuenta sus peripecias por Estados Unidos de manera más o menos regular y siempre con un trasfondo musical, cosa que ella atribuye a la presencia, como escudero del programa de su marido Dolphin Riot, redactor esporádico de esta Ruta, colaborador de Rock and Roll Animal o Rock Bottom Magazine y cabeza visible de Downtown Losers. Aunque aquí la protagonista es Eva Flores, la mujer que hay detrás de Eva Riot, y con ella quisimos charlar un buen rato. Bienvenidos y bienvenidas al mundo de Los Riots

 

¿Qué te lleva a meterte en un mundo como el podcasting?

Pues se me ocurrió cuando volvíamos de nuestro viaje a South Padre Island (Texas). Dolphin me había contado que había conocido a una pareja de españoles en Twitter que vivían en Carolina del Sur y que tenían un podcast (Interstate 77). También me rondaba por la cabeza la idea de sacarle provecho a esto de los viajes y a aportar información sobre esos lugares que estábamos visitando, primero pensando en amigos y familia, la verdad. Conozco a otras maestras españolas que trabajan en Dallas y que ponían fotos de sus viajes en redes sociales aportando algún detalle pero siempre me dejaban con ganas de saber más, me parecía que a la foto le faltaba información. Y, además, J.F León, amigo nuestro, siempre que íbamos a su casa cuando vivíamos en España y nos escuchaba contar nuestras historias, nos decía que teníamos que hacer una sitcom y llamarla Los Riots, él pensaba más en el rollo este tipo Escenas de Matrimonio, como esa serie de los 70 que se llamaba Los Roper. La verdad es que creo que se lo pasaba bien con nuestras conversaciones de matrimonio (risas). Ese día que te digo, que volvíamos de ese viaje del sur de Texas, se me juntaron de repente estas tres ideas y le dije a Dolphin “hagamos un podcast”. Y él me dijo, “ok, pero el podcast es tuyo, yo solo colaboro”. Y así nació “el podcast que todos estabais esperando” (risas).

 

Imaginamos que Dolphin te animó o te contó lo bueno y lo malo de esto ¿qué consejo te dio?

Creo que no me contó mucho, la verdad. Me animó porque me anima a todo lo que quiero hacer, no especialmente por ser un podcast y ser él colaborador habitual en ese momento de Rock and Roll Animal (el podcast de JF León). En base a nuestro podcast concretamente, sí me dijo que era probable que no lo escuchara nadie, y realmente nunca he sido muy consciente de que lo escucha más gente aparte de su madre, mi sobrino, mi hermano y algunos amigos más (risas). A veces pienso que hay desconocidos escuchando nuestras chorradas y me da vergüenza. En cuanto a consejos, pues me suele decir cosas básicas, que le hable al micro, que intente que no se note cuando estoy leyendo mis apuntes, que haga un guion para tener claro de qué quiero hablar… Lo de si sigo sus consejos o no es ya otra historia…

 

Al final, es un podcast que aunque explica vuestros viajes tiene bastante de musical. Esa parte sueles dejársela a Dolphin ¿Por qué?

Está claro que Dolphin sabe mucho más de música que yo, de hecho, sabe mucho de muchas cosas, también de historia, que es otro de los temas que tratamos. Los temas musicales que abordamos en el podcast siempre suelen estar más inclinados a sus gustos musicales que a los míos, que a veces coinciden pero no siempre, y cuando coinciden, él sabe más que yo sobre ese grupo o cantante en cuestión. La música para él es una parte muy importante de su vida, para mí es más un entretenimiento y todo eso sobre productores, primeras grabaciones, miembros, ex miembros, años de edición de discos… a mí me dan un poco más igual, y para él es algo completamente natural, le sale sólo hablar de ello. Es lógico que sea él quien cuente esas cosas, no tiene ni que buscarlas, como mucho, confirmar alguna fecha o algo así. Con la historia, como he dicho antes, igual, aprovecho que es como una especie de Wikipedia de cosas (risas).

¿Cómo te preparas los programas? ¿Cuál es el trabajo previo?

Normalmente, cuando vamos a viajar, suelo mirar sitios de interés para visitar, es algo que hago antes del podcast también, supongo que lo que hace la gente normalmente. De ahí ya saco cosas porque si veo que vamos a ir a Memphis y que hay una mansión de 1871, reformada y convertida en museo que perteneció a dos familias y que dicen que vive en ella el espíritu de algunos de los que vivieron allí, pues ya sé que luego voy a buscar más información para contarlo en el podcast. Alguna vez, hemos ido a algún sitio para luego hacer un podcast, como fue el caso de París, Texas. La historia también surgió en el coche. Dolphin me contó que había una población en Texas llamada Paris, con Torre incluida y que había también una película titulada precisamente así, “París, Texas”, de Win Wenders, que no se rodó allí, por cierto. Entonces yo investigué un poco ese lugar y descubrí que en esa ciudad se había producido un linchamiento público en 1893 planeado y ejecutado brutalmente. Ya tienes ahí un programa perfecto. Otros programas han sido sacados de viajes que ya habíamos hecho previamente, como el de la gasolinera de la Matanza de Texas, el de San Antonio… o incluso en el programa sobre Jefferson, el de las pulgas, simplemente nos sentamos y grabamos, fue todo prácticamente improvisado, con Google por delante para buscar en el momento algo concreto y ya está, sabíamos que queríamos sentarnos a grabar sobre ese viaje pero no había tenido tiempo de buscar nada ni preparar nada previamente.  Pero lo básico es haber estado en el lugar y sacarle partido con historia, cine o música, buscando información en internet… y por supuesto con nuestras propias aventurillas, que son las que le dan el toque especial.

 

No mantenéis una regularidad pero eso no parece quitaros escuchas ¿cómo lo interpretas?

Pues me parece genial la verdad, que se haya formado un grupito de personas que esperan pacientemente a que se alineen los planetas y grabemos y editemos un programa nuevo, sea cuando sea que eso vaya a ocurrir. Debe ser que se divierten y que les alegramos ese ratillo. Al principio si había una intención de sacar más o menos un podcast cada 2 semanas o cada 10 días. Empezamos el verano pasado y teníamos mucho tiempo libre. Luego empecé a trabajar de nuevo y Dolphin empezó con su libro y el tiempo libre a veces lo empleaba en estar con Minerva, nuestra hija, en sacar adelante trabajo para el cole o simplemente a descansar. Dolphin también ha estado colaborando en un podcast, en Twitch… y también grabar con Minerva despierta se hace complicado a veces. Pero intentaremos ser más constantes, aunque no prometo nada (risas). Creo que la gente lo entiende.

 

¿Qué hace una profesora andaluza haciendo un podcast en Dallas?

Supongo que te refieres a que qué hago aquí… Primero, la verdad, intentar cambiar de aires, llevaba 8 años viviendo en Leganés y necesitaba salir de allí. Uno de los motivos por los que me apetecía irme era por cambiar, mejorar y aprender cosas nuevas con respecto a mi profesión. Fue algo que nos llegó un poco de casualidad. La maestra que me sustituyó durante mi baja por maternidad, se había venido a Dallas a través de un programa del Ministerio de Educación y lo estuve comentando un día con Dolphin. Hablamos del tema así por encima y a los pocos días Dolphin me dijo, “solicítalo y si te lo dan, nos vamos”. Era el verano de 2018, estuvimos buscando información sobre Estados, el programa en sí, experiencias de otras personas, tema económico… y cuando llegó el momento, en diciembre de ese mismo año, lo solicité. Al principio a mí me daba un poco de miedo ya que Minerva era muy pequeña, tampoco me veía preparada para irme tan lejos… así que solicité el programa para que mi marido no me diera mucho la brasa (risas) y pensando en rechazarlo después si me lo daban, ya que todos estos trámites burocráticos llevan bastante tiempo y tendríamos que esperar varios meses hasta saber si me seleccionaban o no. No le dije nada a Dolphin, claro, sobre lo de rechazarlo después. El caso es que a medida que se iba acercando la fecha de las entrevistas (fue en abril de 2019) vi que me ilusionaba la idea de que me aceptaran y empezó a apetecerme mucho venirme a vivir aquí. Había solicitado Texas porque había muchas plazas y porque la relación sueldo y coste de vida era bastante buena. Otros Estados, por ejemplo California o Nueva York, pueden parecer más atractivos en principio pero son lugares muy caros y el sueldo de un profesor se queda un poco corto. De todos modos, mucha gente piensa que Texas es puro desierto y no, hay ciudades muy grandes: Dallas, Austin, Houston, San Antonio… Nosotros habíamos soñado con ir a vivir a Austin, por el tema musical, de allí es Gary Clark Jr. del que somos muy fans, y es además la ciudad donde más salas de música en directo hay a nivel mundial, creo, así que pensamos que vivir allí molaría. Pero tú no puedes elegir la ciudad, son los asesores técnicos del programa del Ministerio los que hacen esa selección. Y me ofrecieron hacer una entrevista para un distrito escolar de Dallas. Pasé la entrevista, me contrataron y aquí estamos.

 

¿Por dónde van tus gustos musicales? ¿Cuáles son tus bandas favoritas?

Dolphin quiere que diga que mi banda favorita es Kiss (risas), y me gustan, sí, pero tanto como favorita no es. He pasado por etapas en lo de escuchar música y mis gustos e intereses musicales son variados. En mis 20 fui fan de The Cranberries a muerte. En mis 30, mientras Dolphin escuchaba a los Ramones, a los Stooges y a los Stones, por nombrar a 3, yo escuchaba heavy metal (Saxon) y punk electrónico (Le Tigre). También escuchaba mucho en esa época a KT Tunstall, Dresden Dolls, The Sounds y… ¡Turbonegro! ¡Nada que ver! Creo que preguntarme a mí por gustos musicales es como entrar en un mercadillo, o en una tienda de Jefferson, Texas, que te pueden vender cualquier cosa (risas). Ahora diría que mis bandas favoritas actuales son Imperial State Electric (aunque creo que ahora mismo ya no están en activo) a la que he disfrutado mucho cuando los he visto en directo, Black Keys o lo que sea que haga Dan Auerbach (The Archs, él mismo en solitario…), Jack White y por supuesto mucho Otis Redding. El soul se ha convertido en el sonido al que nunca le digo que no. Ser maestra y tener cada día a 20 críos durante 8 horas hace que valores mucho el silencio y normalmente prefiero silencio a música, sí, soy esa clase de ser… Pero Otis me acompañó en un momento duro de mi vida y salvó mi alma así que es siempre bien recibido.

 

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de vivir en Estados Unidos?

Hay algunas cosas banales, pero no por ello menos sorprendentes, como por ejemplo que las tiendas de donuts cierran a las 12 de la mañana y que es algo que se toma solo para desayunar; que los camiones son mucho más largos que en España; que se habla mucho más español de lo que pensaba (al menos en Texas). Que cuando te encuentras con alguien primero hay que preguntar “How are you?” y hay que contestar de vuelta, después el otro pregunta lo mismo, espera la respuesta y ya después empieza la conversación, es como una especie de ritual de cortesía. Es verdad que en España también se saluda y se suele preguntar qué tal estás o algo así, pero aquí es algo que pasa siempre vayas donde vayas. Que son muy educados y te piden disculpas por casi todo, hasta por cruzarse por delante tuya en el pasillo del supermercado, al final es todo un “sorry, you ́re good” (que es lo que te contestan cuando pides disculpas tu), “thanks, no problem, how are you? I love your t-shirt” (muy típico también que alguien que te cruzas por el súper o la dependienta de alguna tienda te diga de repente que le gusta tu camiseta o tus pantalones)… (risas). Otra cosa que me ha sorprendido es que aquí lo celebran todo, no saben estar tranquilos, cada mes hay algo: Halloween, Thanksgiving, Christmas, el día de San Valentín, el día de San Patricio, Easter, el día de la madre, el del padre, el 4 de julio… Y por supuesto cada festividad tiene sus cosas típicas (decoración, regalos, chocolatinas específicas de la fiesta en cuestión…) en los grandes almacenes desde un mes o 2 antes, o sea que si no quieres quedarte sin disfraces de Halloween mejor que empieces a comprarlos en septiembre. De hecho, la semana antes de Halloween ya están poniendo incluso lo de navidad en algunos sitios. En España también se celebra todo esto más o menos, pero aquí es otro nivel. Hay quien habla de consumismo desbordado, pero realmente no me parece que en España se consuma menos, creo que eso es una idea que se tiene de EEUU como si sólo pasara aquí, pero todos sabemos que la primavera llega a cierto centro comercial español mucho antes de que acabe el invierno (risas)..

 

Igual que Gonzalo tiene su alter ego en Dolphin Riot ¿hemos de hablar de una Eva Riot?

Bueno, somos los Riots, así que supongo que en parte sí hay una Eva Riot. En la época en la que  te comento que era fan a muerte de The Cranberries, unos amigos me llamaban Lola, como la cantante, porque me gustaba cantar las canciones de esta banda y además lo hacía sin pudor delante de quien fuera (risas). Y estos amigos también me llamaban Molko, porque en esa época llevaba el pelo corto al estilo de Brian Molko, cantante de Placebo, así que lo mezclé y tuve un alter ego llamada Lola Molko, (risas), era interesante. Después de eso, cuando empecé a trabajar de maestra, una de mis primas me llamaba Evil (mi nombre, Eva, modificado a Evi y de ahí a Evil) y adopté el alter ego de Miss Evil. Ahora, pues al estar casada con Dolphin Riot y vivir en EEUU, donde las mujeres adquieren el apellido del marido al casarse, podríamos hablar de Eva Riot, tuve este nombre un tiempo en redes sociales de hecho. A lo mejor también podría hacerse él llamar Gonzalo Flores, (risas), de hecho, en mi escuela creen que Flores (mi apellido) es el apellido de mi marido, y me miran un poco raro cuando intento explicarles que no, que aunque esté casada, no tengo su apellido. No sé, creo que me quedo con Lady Tower en todo caso, por el apellido de Gonzalo y mi gusto por las novelas de Jane Austen o incluso Juego de Tronos, me suena más a señora importante.

 

¿Hasta cuándo habrá podcast de los Riots?

Pues ojalá que durante mucho tiempo. Nuestra idea es seguir explorando lugares y poder contarlo, y entre viajes, poder contar otras cosas relacionadas con EEUU o con cosas que nos gustan o nos llaman la atención… Le decía a Dolphin hace unos días que llevamos 2 años en Dallas y que nunca hemos grabado podcast sobre Dallas, o sobre Kennedy, por ejemplo, que fue asesinado aquí, o la casa que usaban para los exteriores de la serie Dallas, hablar de la ciudad…. Así que uno o varios programas sobre Dallas deberíamos hacer. Habrá que ver también si en algún momento tenemos que reinventarnos y no hablar sólo de viajes. De momento creo que tenemos cuerda para rato, y  con lo que nos gusta hablar a Dolphin y a mi va a ser difícil callarnos, lo de escucharnos ya será decisión de nuestros oyentes.

 

Eduardo Izquierdo

One Comment

  1. Me encanta como cuenta las cosas, pero digo… lo de Kiss más bien creo que es cosa de un recuerdo inconsciente que tiene grabado. beso y abrazo para los dos.

Responder a franxiscoflores1 Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter