Encuentros

Sonidos Circulares, hablamos con el autor Pepe Prieto

Podemos decir categoricamente que la aparicion de “Sonidos circulares” es una de las novedades literarias musicales mas importantes de este 2019,un libro que recoge en forma de recopilacion  unos discos llenos de calidad y melodia de alto grado que abarca desde el 2000 al 2018 y su alma mater es Pepe Prieto que aparte de esta tarea investigativa nos sorprende cada sabado con su programa radiofonico llamado Hotel Arizona en Radio Enlace. Anunciamos que el libro “Sonidos circulares” será presentado el Sabado 13 de Abril en Radio City Discos con motivo del Records Store Day y si el libro no lo puedes encontrar en tu ciudad aqui tienes una direccion donde lo puedes conseguir: https://sonidoscirculares.bigcartel.com

Una vida dedicada a la música en toda su extensión que llega hasta estos momentos en donde publicas tu primer libro “Sonidos circulares”, ¿desde cuándo tuviste el concepto de hacer un libro?

La idea surgió hace como unos 12-13 años cuando mi amigo Jesús (Radio City discos) y yo nos planteamos la posibilidad de plasmar en papel todos esos grandes discos que se iban publicando y a los que muy pocos hacían caso. Por circunstancias el “boceto” de ese proyecto se quedó aparcado durante más de una década y por fin en 2016, tras un ERE que me sacó de la empresa en la que trabajaba, tuve el tiempo para poder dedicarme con total compromiso a la selección definitiva de los discos, su escucha y su posterior escritura.

Un libro dedicado al underground del pop, psycho-folk, psicodelia, costa oeste y demás derivados con arraigo clásico americano, ¿qué buscas con la edición de “Sonidos circulares”?

Bueno, también hay muchos discos de grupos/solistas ingleses, australianos, escoceses, neozelandeses, irlandeses… jajajaja. Básicamente dar la visibilidad que, desde mi punto de vista, merecen todos los álbumes reseñados en el libro. Hay algunos que ya han tenido sus 15 minutillos de fama (o incluso un poquito más), pero otros no han llegado a recibir la más mínima atención por estos pagos. Por lo tanto creo que es una buena forma de que ya queden registrados para la posteridad, aunque sea de una manera modesta, y que puedan ser descubiertos por los lectores. Otra de las finalidades que persigue “Sonidos Circulares” es la de demostrar que en pleno siglo XXI se sigue haciendo una música fabulosa, que poco -o incluso nada- tiene que envidiar a la facturada en décadas anteriores, aunque algunos hayan enterrado esa posibilidad hace muchos años.

¿Qué fechas propones de ediciones de discos dentro del libro?

El libro incluye discos publicados entre el año 2000 y 2018, ambos inclusive.

La idea de dar a conocer solistas y grupos con poca repercusión o éxito, ¿era un enigma que querías que saliera a flote de cara al público?

Evidentemente, como te explicaba antes, el fundamento principal de “Sonidos Circulares” es el de a conocer (tanto al melómano más curtido, como al menos “trabajado” en ese sentido) una serie de nombres que han ido pasando periódicamente desapercibidos para casi todos, medios especializados incluidos. Básicamente, se trata de sacar del ostracismo a muchos grupos y solistas que harán que el lector/oyente alcance altas cotas de satisfacción, que descubra, que se inspire, que se eduque, que se divierta o que sirvan de recordatorio. Al fin y al cabo es una guía que pretende hacer de filtro en la abrumadora oferta sonora a la que el ser humano de este siglo se ha visto hostigado.

 ¿Cómo se ha desarrollado la elaboración del libro?

Como esto viene de hace muchos años atrás, y como hago un programa de radio semanal, en un principio fui recopilando los discos que yo mismo elijo como álbumes favoritos de cada año en Hotel Arizona desde el año 2000, eso me dio un listado base con el que trabajar . Luego fui seleccionando de las estanterías todos los álbumes que tenía en casa de ese mismo periodo y tributándoles nuevas escuchas, hasta hacerme con más de un millar de posibles candidatos a aparecer en el libro (de hecho se han quedado fuera más de doscientos discos). Una vez seleccionados todos los “aspirantes”, vino el trabajo de escritura propiamente dicho y el que, junto con las nuevas audiciones, más satisfacción me ha reportado. Una vez acabado decidí que me lo iba a autopublicar e inicié una campaña de crowdfunding que culminó con éxito a mediados de diciembre. Y posteriormente todos los temas relacionados con el diseño y la maquetación, que son unos aspectos fundamentales en el libro -cortesía de mi amiga y artista Sonia M Paredero-, la burocracia propia de esas actividades, la impresión y la promoción del mismo. Como ves, poca cosa. Jajajajaja

¿Has contado para el desarrollo íntegro de la realización del libro con colaboradores que te han ayudado para conseguir un buen final del mismo?

Exceptuando el trabajo de ilustración, maquetación, diseño y algunos aspectos relacionados con el formato y la corrección de textos, todo el trabajo lleva en exclusiva la firma de Pepe Prieto.

Jose, aparte de ser coleccionista de discos, de ser difusor de contenidos musicales con tu programa Hotel Arizona, ahora mismo te conviertes en un investigador literato musical, ¿cómo son estas tres facetas en tu vida diaria cotidiana?

Pues, qué te voy a decir, sumamente placenteras. En este momento me estoy dedicando exclusivamente a esto último que apuntas y no sé lo que tardaré en volver a la rutina del trabajo tradicional, valga la expresión, espero que sea para largo. Lo de coleccionar discos es bastante sencillo y compatible con cualquier otra actividad, creo yo, aunque quita algo de tiempo decidir que material adquirir y que otro no, aparte del propio para poderlos disfrutar. Y lo de dar a conocer música a través de Hotel Arizona es, finalmente, una suma de esas dos otras actividades y que me fluye de una manera bastante natural, aunque hay que apuntar que también roba una cantidad de tiempo apreciable. Pero en líneas generales son actividades con las que disfruto mucho y con las que aprendo, todavía más.

¿Qué te seduce en tu interior con la aparición de “Sonidos circulares?

Una ilusión tremenda, profe. Imagina ver la dedicación de más de diez años a un proyecto, que este se vea por fin realizado y que lo puedas tocar con tus propias manos. Además concebido y ejecutado de una manera totalmente independiente, sin el apoyo de ninguna editorial, todo por mi cuenta y riesgo, y en el que plasmo de una manera totalmente subjetiva mis filias sonoras. Ha sido un orgasmo de los gordos que esto haya visto a la luz.

Mención especial merece el reconocimiento de Hotel Arizona, el programa de música que llevas realizando desde hace tiempo en Radio Enlace, ¿cómo fue la idea inicial de hacer un programa de radio?

Lo cierto es que era una ilusión que yo tenía desde que ra adolescente. Sería el año 2003-2004 que un par de amigos (uno de ellos es Jesús de Radio City discos) y yo estábamos siempre hablando de música y decidimos dar un paso más allá. Ellos ya tenían experiencia en radio y al surgir la posibilidad de tener nuestro propio espacio en las ondas no dudamos en ponernos manos a la obra. Era un programa en la emisora madrileña Radio Carcoma, de una hora de duración y hecho por tres jovenzuelos con muchas ganas de hablar y de poner las canciones que les gustaban, pero hecho de una manera un tanto precaria. Luego Jesús abrió Radio City, dejó el programa y posteriormente la emisora cerró. Nos quedamos dos al frente del mismo, llamado Grand Prix, y nos mudamos a Radio Enlace, pero seguía siendo un espacio sin muchas pretensiones (corría el año 2007). Posteriormente, por una serie de circunstancias que no vienen al caso, me quedé yo solo a los mandos y decidí cambiar su nombre por el de Hotel Arizona y ahí la cosa ya cambió bastante. Decidí que iba a ser un programa lo más parecido a uno profesional, y con unos contenidos a la altura, y creo que lo he conseguido. Una de mis máximas en la vida, que he aprendido de mi madre, es que si vas a hacer algo por cuenta propia y que te ilusiona, por pequeño que esto sea, hazlo lo mejor posible. Y lo aplico todas las semanas a Hotel Arizona.

¿Qué filosofía musical quieres exponer a tu público en cada programa de radio que realizas?

En realidad Hotel Arizona es un programa que lo que quiere mostrar es que hay canciones preciosas ahí fuera y que hay discos que, literalmente, te salvan la vida. Y no tienen por qué ser los clásicos de siempre (que también) sino otros, menos conocidos o con menor relevancia mediática. Yo soy un amante embobado de la melodía, de la atractiva, claro, pero al fin y al cabo de esas composiciones que cuando las escuchas por primera vez dices: «Buff que cosa más bonita, ¿no?». De eso versa un poco Hotel Arizona, de manifestar que hay una música increíble que merece la pena ser escuchada, independientemente del grado de exposición previo que haya tenido.

Un programa que parte de rescatar discos del ayer y discos de plena actualidad entre otras cosas, ¿qué parámetros musicales tienes a la hora de seleccionar discos en Hotel Arizona?

Pues, aunque sea de Perogrullo, el de la calidad. No te imaginas la cantidad de discos que recibo semanalmente a los que tengo que dar una escucha y que realmente no alcanzan mi autoimpuesto certificado ISO. Enlazando con la respuesta anterior, básicamente los que me hagan sentir que merecen la pena aparecer en el repertorio semanal y desde una perspectiva totalmente subjetiva, claro.

 ¿Cómo ves el actual panorama de la radio musical en nuestro país?

Creo que no pasa por su mejor momento, sobre todo si nos salimos de algunas emisiones de Radio 3 y de algunos podcast independientes. Bueno, en las emisoras generalistas lo de la música es para llevarlo directamente al anatómico forense, y no siempre fue así. Me parece un tanto deprimente que con todas las facilidades que hay ahora para dar a conocer un producto, el que sea, se haga de una manera tan mediocre y con tan poco buen gusto. Y eso pasa un poco en la radio, no hay apenas elegancia (excepto puntuales excepciones) y, valga la redundancia, buen gusto a la hora de seleccionar los contenidos. Pero algunos valientes resisten ante tanta vulgaridad y eso es de agradecer. Otra cosa que me parece subrayable es el tema de la proliferación de podcast. Eso en su concepción original es positivo y permite que se difunda más la cultura en general y la música en particular. Pero, ojo, que no vale todo y hay alguno que otro que si desapareciera, no pasaría absolutamente nada, por intrascendente, poco profesional, mal hecho y por pretencioso. Vuelvo a aquello de «Si vas a hacer algo, hazlo bien».

La aparición de compañías discográficas pequeñas en España está latente últimamente con sabor underground, ¿qué opinión tienes de esas apariciones de nuevos sellos discográficos?

Hombre, eso es un poco similar a lo que te comentaba antes delos podcast. Si el producto que venden es bueno, pues perfecto. Pero si lo que ofrecen no aporta calidad, pues mejor no publicarlo. En todo caso creo que en la actualidad hay un buen número de sellos en España que están haciendo las cosas muy bien y yo, particularmente, lo agradezco. De hecho, muchos de ellos suelen disfrutar de bastantes minutos en Hotel Arizona.

Quiénes son las personas a nivel musical que más te influyen en estos momentos para seguir descubriendo nuevos grupos y discos.

Pues mi principal dealer en ese sentido es Jesús Radio City. Luego hay algunos personajes por las redes sociales de los que también algo se aprende. Pero básicamente, y que esto se entienda bien… soy bastante autosuficiente en ese sentido.

¿Cuál es el disco perdido que todavía no has conseguido?

Pues aún no lo sé, espero que muchos y que una vez adquiridos aparezcan otros y que esto no pare nunca.

¿Habrá dentro de un tiempo otro libro musical de Jose Luis Prieto?

Con ese nombre no, puede que con el de Pepe Prieto, jajajajaja. Pues estoy trabajando en otro proyecto literario, pero de una manera menos obsesiva que con “Sonidos Circulares”. Si me permites, no voy a desvelar la temática. También he aprendido de mi madre que la discreción es fundamental en esta vida.

  ¿Algo más que añadir?.

Querría agradecer encarecidamente a todos los mecenas que participaron en la campaña de crowdfunding para que el libro “Sonidos Circulares” pudiera ver la luz y a todos los medios y personas que han colaborado en la difusión de su posterior publicación. Ah y que no os olvidéis nunca de escuchar hermosas melodías y de ser extremadamente felices.

Texto: El Profe

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter