Encuentros — 19 junio, 2018 at 11:49

PP Arnold, la primera dama del British Soul

Solo faltan tres dias para que arranque una nueva fecha del Black is Back Weekend, la cita obligada del año para todo soul-man que se precie. Uno de los grandes atractivos de este año es la actuación exclusiva de PP Arnold, la cantante americana que triunfó en Inglaterra. De su paso por las Ikettes a su relación con los Stones nos habla en esta entrevista entre muchas otras cosas. La 7ª edición del Black is Back Weekend se celebra en el Matadero de Madrid los próximos 22 y 23 de junio con un cartel de caer la baba: Ronnie Spector & The Ronettes, Joe Bataan & The Barrio Boys, dos míticos del ska como The Selecter y The Beat, The Excitements, Anaut y Gaspard Royant.De Patricia Ann Cole, alias PP Arnold, se sabe relativamente poco o, cuando menos, se querría saber mucho más porque, admitámoslo, sus dos álbumes en solitario grabados, entre 1966 y 1968, para el sello Immediate de Andrew Loog Oldham, saben tremendamente a poco.

Inmigrante del Soul en el Londres hirviente de los 60, tras su paso por la siempre exigente escuela de las Ikettes, tenía la guapura, el brío y el nerviosismo para ser un perfecto icono Mod. Tenía, además, la suficiente Alma para situarse en el Olimpo del British Soul primigenio. Y, también, y atiendan que ahora viene lo mejor, ahora mismo, con los 71 recién sonados, sigue siendo lo suficientemente hiperactiva como para volver a intentarlo en solitario, tras una dilatada carrera poniendo coros a la crème de la crème.

Y lo hace con incipiente material fonográfico –añejo y recién grabado- y una suculenta autobiografía a la vuelta de la esquina.

Supongo que, como la inmensa mayoría de artistas de Soul, te iniciaste en el Góspel. ¿Es así ? ¿Cómo influyó tu familia en el desarrollo de tus dotes musicales ?

En efecto, nací en una familia de cantantes de Góspel que emigraron a Los Ángeles a mediados de los 40. Mi abuela Stella Cole y su hermana Catherine Knight formaron la Full Gospel Baptist Church. Comencé a cantar con mi familia allí cuando era una niña, así que sí: mi familia influyó de forma muy decisiva en mi desarrollo musical.

Creciste en Los Ángeles, posiblemente la ciudad más interesante de EEUU cuando se habla de R&B, donde convivían majors y un sinfín de pequeñas etiquetas independientes. ¿Qué artistas te gustaban? ¿Johnny Otis? ¿T-Bone Walker? ¿Lowell Fulson? ¿Seguías la escena de Central Avenue?

Yo era muy pequeña así que sabía muy poco sobre el R&B y lo que pasaba en Central Avenue, pero mi abuelo, Papa Thea, sí la frecuentaba los viernes por la noche. Por otro lado, mi tío Booker formaba parte de la escena R&B y fue a través de él que escuché a artistas como Nat ‘King’ Cole, Sarah Vaughn, Johnny Otis o T-Bone Walker. Cuando ya estaba más crecida, Johnny Otis tenía su propio programa de televisión y ahí es donde supe de Etta James y de Little Esther Phillips, que me atraparon enseguida.

¿Cómo se tomaban tus padres el hecho de que escucharas música no-espiritual?

A mi familia le encantaba toda la música. Y, si bien cantaban en la iglesia los domingos, eran de Texas y amaban de igual forma la música religiosa y los grandes del Blues y del Jazz. Así que mi influencia musical abarca a todos los pioneros de la música negra americana. La radio sonaba en casa de sol a sol.

Tus inicios en el negocio musical fueron abruptos, tras un duro enfrentamiento con tu primer marido. ¿Qué ocurrió?

A los 17 años fui víctima de un matrimonio abusivo. Tuve dos hijos y tenía dos trabajos. La vida era difícil para mí. Un domingo, mientras hacía la colada en el lavadero del edificio en que vivíamos, estaba rezando a Dios para que me mostrara una forma de salir de aquella situación y, dos horas más tarde, recibí una llamada de Maxine Smith, ex novia de mi hermano Ronnie. Ella y Gloria Scott estaban desesperadas por asistir a una audición con Ike y Tina Turner. Las acompañantes del dúo, The Ikettes, estaban abandonando la gira en la que estaban enfrascados y necesitaban con urgencia un nuevo trío de coristas. Gloria quería ese bolo pero necesitaba el grupo completo, así que vinieron a mi casa pese a que les avisé de que mi marido jamás me dejaría. Aún así, terminé diciéndole que me iba de compras cuando, de hecho, fui a casa de Ike y Tina para esa audición.

Estuviste dos años con Ike & Tina. ¿Qué recuerdos destacas? ¿Mantienes el contacto con Ikettes como Maxine Smith, Robbie Montgomery o Gloria Scott?

Tengo muchos recuerdos pero para conocerlos tendrás que comprar mi autobiografía, “The First Cut Is The Deepest”, que saldrá en otoño. Respecto a los contactos, creo que Maxine Smith pasó a mejor vida. Sí hablo habitualmente con Gloria Scott y con la encantadora Vanetta Fields que ha tenido una carrera sobresaliente tras trabajar con Humble Pie. Vive en Australia donde se ha construido una carrera muy digna en la escena musical de ahí.

Según cierta leyenda sobre la tacañería de Ike, a cada Ikette se le pagaban 25 dólares por semana y se tenía que comprar su propio vestuario. ¿Es cierto?

Me temo que esa leyenda no es cierta. Yo cobraba 250 por semana, aunque sí tenía que pagar los hoteles y los gastos del día a día de mi bolsillo. Ahora bien, Ike & Tina siempre nos dieron los vestidos para salir a escena.

1966 fue el año en que tu carrera dio un vuelco. Ike conoció a Mick Jagger quien, impresionado, te presentó a Andrew Loog Oldham el cual te contrató para su sello Immediate. ¿Cómo fue, exactamente?

¡Una vez más, toda esa historia se cuenta en mi autobiografía que no tenéis que dejar de comprar!

Debutaste con una versión del “First Cut is the Deepest” de Cat Stevens, seguida por varios hits e gente como Paul Korda o Steve Marriott. ¿Tienes una idea aproximada de cuántas sesiones de grabación y bolos pudiste llegar a realizar en los años en que estuviste en Immediate?

¡Muchas! Además de numerosas sesiones de grabación en solitario y de mi trabajo con Steve Marriott y Ronnie Lane, canté en muchas grabaciones con artistas muy talentosos. Mira, en mi web, www.pparnold.com, puedes encontrar una discografía completa con mis sesiones de grabación. Respecto a los directos, piensa que recorrí todo el Reino Unido y muchos países europeos, incluyendo España. Me es realmente imposible pensar en cuántos pudieron ser.

¿Qué recuerdos guardas de la escena Mod británica?

Como artista estadounidense de Soul trabajando en Reino Unido la viví de cerca: aquella escena de chavales que combinaban la música de Motown, Atlantic o Stax con aquella estética, aquellas ropas, en Inglaterra se llamaba Mod y en EEUU la llamábamos Ivy League.

Eran finales de los 60 y me pregunto si, de alguna manera, asististe a la mutación de aquella escena Mod hacia lo que poco después iba a ser la escena Soul del norte.

En el momento de esa mutación que tú dices yo estaba en EEUU y no la viví. Sí me sorprendió, cuando volví al Reino Unido, descubrir que mi canción “Everything Is Gonna Be Alright” era un himno para la escena Northern Soul. Pero yo no estuve presente en los días del Wigan Casino.

Hablemos de tu –supongo que escaso- tiempo libre en el Londres de 1966/68. ¿Qué artistas escuchabas? ¿Qué locales te gustaba frecuentar?

Como dices, no tenía mucho tiempo de ocio ya que estaba constantemente grabando o de gira. Pasaba la mayor parte de mi tiempo libre con mis dos hijos, Kevin y Debra. Cuando salía, iba al Speakeasy, al Flamingo, al Bag of Nails o al Marquee. En alguna ocasión al Count Suckles ‘Q’ Club, al ‘100 Club’ o al Scots of St. James. Pero la verdad es que nunca he sido una gran fiestera y para mí todo aquello siempre fue mayormente trabajo.

Sobre la música que escuchaba, ahí sí, tengo muchos artistas favoritos… Aretha Franklin, Mavis Staples, Gladys Knight & The Pips, Martha & The Vandellas, Dionne Warwick, Otis Redding, Stevie Wonder, Four Tops, Ike & Tina, Rolling Stones, Small Faces y tantos, tantísimos más…

Trabajaste con Steve Marriott y los Small Faces en “Tin Soldier” e “Itchycoo Park”, pero tu colaboración con ellos se prolongó en el tiempo con Humble Pie y otros proyectos, ¿no es así?

¡Cierto! Steve fue mi verdadera conexión con The Small Faces y continué trabajando con él en el debut de Humble Pie. Luego volvimos a colaborar cuando reanudó su carrera en solitario con el LP “20 seconds To Midnight “.

En el Londres de los 60 había un nutrido grupo de artistas afroamericanos y antillanos haciendo Soul. Me refiero a Herbie Goins, Madeline Bell, Carl Douglas, Jackie Edwards, Jimmy James o The Flirtations. ¿Tenías contacto con ellos?

¡Madeline Bell es mi hermana del alma! La conozco desde que llegué a Inglaterra con Ike y Tina y todavía mantenemos un estrecho contacto. A las Flirtations las conocí cuando llegaron a Reino Unido y guardo mucha relación con Shirley y Viola aka Pearly Gates. También conocía bien a un grupo afroamericano que en aquel momento giraba mucho por Inglaterra, The Fantastics. ¡Entre las Hermanas del Soul estábamos muy unidas! En cambio, y aunque sabíamos los unos de los otros, yo no conocía personalmente a Herbie Goins, Carl Douglas o Jackie Edwards. Sí tenía más contacto con Geno Washington y Jimmy James con los que hice un fabuloso Soul Tour hace unos años. ¡Fue genial reunirme otra vez con ellos!

Tras grabar dos álbumes y un puñado de singles en Immediate firmas para Robert Stigwood y sólo grabas un par de sencillos. ¿Cómo no proseguiste con tu carrera en solitario? ¿Qué ocurrió?

Firmé como solista para el sello RSO de Robert Stigwood y, junto con Barry Gibb, grabé muchos temas incluidos los que mencionas, “Bury Me Down By The River” y “Give A Hand, Take A Hand”. Estoy muy contenta de poder decir que, en breve, muchas de estas canciones verán por fin la luz en el álbum “The Turning Tide” que incluye producciones inéditas de Eric Clapton y Caleb Quaye de mis días en RSO y Polydor. La verdad es que nunca dejé de grabar como artista, pero hubo un largo período de inactividad por mi parte debido sobre todo a la muerte de mi hija, Debra Elaine Arnold.

Como corista, ¿cuáles dirías que son tus colaboraciones más satisfactorias durante los 70 y los 80? ¿Nick Drake? ¿Clapton? ¿Dr. John? ¿Jimmy Witherspoon? ¿Billy Ocean?

Te diré que mis grabaciones y gira con Eric Clapton a principios de los 70 y mi grabación con The Beatmasters, “Burn It Up”, a finales de los 80, fueron las más gratificantes. Me encantó trabajar con todos los demás, pero fueron sesiones que no me reportaron mucho reconocimiento artístico. De hecho, han tenido que pasar 45 años para obtener un reconocimiento por mis sesiones con Eric.

Hace unos años te volvíamos a ver en el circuito Mod/ 60s, retomando sonidos clásicos del Soul y el R&B de los 60. ¿No te has planteado grabar nuevo material en esa línea?

Actué en varios eventos, incluido el Euroeyeyé de Gijón y la sala granadina Planta Baja, con Al Supersonic & The Teenagers, además de un par de eventos promovidos por los New Untouchables de Londres. Y… ¡Sí! ¡He grabado nuevo material producido por Steve Craddock de Ocean Colour Scene y que verá la luz pronto bajo el título “The New Adventures of PP Arnold”. ¡Estad al loro!

 

Texto: Alberto Valle

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: