Meeting Point — 18 mayo, 2017 at 11:32

Meeting Point: Jona Gómez y José Lama (Atentoesquivo)

Nos congratulamos de poder presentar a Atentoesquivo, una formación barcelonesa que ya ha cumplido un quinquenio practicando rock de alta calidad lleno de trazas pop. Acaba de publicar su segundo larga duración (Mundo Animal), grabado en Blind Records y masterizado en los celebérrimos Magic Garden de Los Ángeles. Una cuidada e interesante propuesta, que podrá disfrutarse en directo el próximo 26 de mayo en la sala Monasterio de la Ciudad Condal, compartiendo cartel con Temible.

 

Disco

Grace de Jeff Buckley

“La primera vez que escuché a Jeff Buckley rondaba el año 95. Recuerdo que fue concretamente en un programa que dirigía el celebérrimo Ramón Trecet, llamado si no recuerdo mal, Diálogos 3. Nunca olvidaré mi primera impresión, un inquietante efecto, mezcla de alucinación e incertidumbre, cuando sonaba a través de mi radio “Mojo Pin”. No sabía dónde ubicar ese registro de voz ni esa extraña manera de ejecutar notas y acordes con las cuerdas de una guitarra, ni reconocía esa capacidad hipnótica que parecía caminar con un pie en el más allá. Busqué referencias en mi memoria y en mi entonces limitado repertorio de veinteañero iconoclasta, y caí, como no, en las odiosas comparaciones – no pienso nombrar ninguna- excepto una, su padre, el talentoso y peculiar Tim Buckley, al que tuve la oportunidad de reconocer, unos años después, en la propia voz de su hijo. Compré, por fin el álbum GRACE, y quedé conmocionado durante una larga temporada. No voy a describir las sensaciones que me acompañaron durante todo ese tiempo y que aún siguen vivas hoy por hoy, ni voy a explicar canción por canción todas las impresiones que pude o aún puedo sacar, pero si algo tengo claro, es que, en lo que a este álbum se refiere, sobran palabras”

 

 

 

 

Canción

– «Una Decima de Segundo» de Antonio Vega.

“Esta canción podría representar para mí la cúspide de la composición del Pop cantado en castellano, y me atrevería a decir, sin ningún rubor, que no tiene nada que envidiar a ningún tema clásico de carácter universal, incluyendo el extenso repertorio anglosajón del Rock y del Pop. Me entusiasmó desde la primera vez que la escuché, y lo sigue haciendo por unos cuantos motivos: Cómo fue capaz de dotar de lirismo un tema en apariencia científico y supuestamente frío como la física; cómo llenó de imágenes poéticas y a su vez sencillas ese bucle melódico que soporta la canción y, sobre todo, por la naturalidad con la que ejecuta cada nota y espera en cada silencio. Me parece una creación fascinante por su emoción y una de las mejores muestras de su genialidad. Y no restemos importancia, por supuesto, al piano de Teo Carralda, que logra una comunión visceral y totalmente espontánea con la sensibilidad vocal que caracteriza a Antonio Vega. Una eterna joya para los amantes de la música”

 

 

 
Concierto

U2 (1992).

“Mayo concretamente y hacía pocos meses que U2 acababan de reinventarse con el disco Achtung Baby (nov1991). Sorprendente el tratamiento de los nuevos temas, sorprendente el cambio de look, pero para acabar de demostrar y mostrar al mundo su metamorfosis, prepararon la gira ZooTV. No recuerdo exactamente con quién fui a aquel concierto, no sé si el sonido fue especialmente bueno o malo, como tampoco recuerdo con detalle todos los temas que tocaron ese día… lo que sí recuerdo es el estado de shock que me dejó aquel inicio: Bono “The Fly” fumando entre los espasmos que le producía el riff de Zoo Station, sumergido entre innumerables monitores, gigantes, pequeños, que inundaban el escenario. Aquellos Trabant (coches de la Alemania del este) colgados en el techo, los mensajes que aparecían en las pantallas para mostrarte y alertarte cuánto poder puede tener la información. Conmocionado tras aquel derroche de ingenio, modernidad en el rockl y vatios, fui consciente de que se habían acabado los chalecos, coletas y pantalones vaqueros. En aquel momento supe que estaba viendo algo muy grande, un antes y un después en la forma de tratar los conciertos de las grandes bandas. Memorable noche la de aquel día.”

 

 

 

 

Película

American Beauty de Sam Mendes.

 

“En plena etapa de descrédito demócrata, con el presidente por aquel entonces Bill Clinton diezmado por su reciente escándalo Lewinsky y sumidos ya en la antesala de una orgía neoliberal de grandes dimensiones (Administración Bush), American Beauty fue desde mi punto de vista, un golpe certero cargado de significado. Su manera de tratar un tema tan recurrente como es el “modus vivendi” de la clase media acomodada en USA, un argumento en principio muchas veces explorado, pero que puede ser válido, incluso actualmente, para cualquier sociedad occidental.

La capacidad de Sam Mendes (junto con un gran elenco de actores, que incluye a un Kevin Spacey o una Annette Bening no tan conocidos en ese momento) para describir en tono despiadadamente satírico el intento de mantener las apariencias a través de la ostentación materialista; la doble moral enfermiza solamente sostenible desde la más profunda hipocresía y la obsesión permanente por encontrar la satisfacción personal a cualquier precio. Pero también la otra cara de la moneda: La búsqueda inocente de la belleza y el amor; la poesía como elemento liberador inmediato para escapar de un mundo decadente que se desmorona sin remedio, todo ello bajo la mirada esperanzadora de la Juventud. En fin, más allá de ser una película, lo considero una obra de arte “

 

 

Libro
Crónica del pájaro que le da cuerda al mundo de Haruki Murakami

Intemperie de Jesús Carrasco.

 

Perdón, pero no he podido decidirme entre los dos libros que me vinieron a la mente en cuanto supe de esta propuesta. ¡Además, el nexo de unión entre los dos libros, es que ambos protagonistas se encuentran metidos en un pozo en un momento de la novela, qué casualidad!! Por esa razón, los libros serán dos:

 

El primer libro que se me pasó por la cabeza fue Crónica del pájaro que da cuerda al mundo de Haruki Murakami, para mí, novela de novelas, un compendio de relatos dentro de una misma novela, narrada con un magistral trato espaciotemporal y en donde la historia principal que protagoniza el joven Tooru Okada, queda engullida en muchos momentos por los relatos que se suceden durante sus más de 900 páginas. Posiblemente debido también al momento en el que lo leí, me fascinó tanto que siempre lo recomiendo en cuanto surge la oportunidad, así como todos los de Murakami.

 

El segundo libro, al que no he podido renunciar, es más cercano, tanto en el origen de su autor, como en el momento de su lectura. Se trata de Intemperie, opera prima de Jesus Carrasco. ¡Un libro brutal!! Podría ser la antítesis del anterior: ¿Cómo con tan poco, se puede decir tanto?

Cuenta la historia de un niño que huye de su realidad, que es violenta, dura, cruel, hostil… en un lugar inhóspito, castigado por una sequía interminable. La narración transcurre en un ambiente rural, no muy lejano en el espacio ni en el tiempo y pese a su crudeza, respira un dramatismo lírico cautivador desde la primera hasta la última palabra.

Durante su lectura, te embarga la angustia, sientes el corazón encogido por todo lo que trasmite el autor en su relato (las bajezas, pero también grandezas de las que somos capaces los seres humanos), pero también sientes la gran belleza de las descripciones, los vocablos usados… Al acabar de leerla te sientes emocionalmente un poco como su título indica: los sentimientos desnudos, a flor de piel, a la intemperie. Puñetazo de realidad.

 

 

Vicente Merino

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: