Encuentros — 4 Septiembre, 2012 at 18:22

Napoleón Solo, intentando salir a flote

Pete Towsend firmó una sentencia arrolladora cuando compuso la letra de «My Generation» en 1965: “Hope I die before I get old”. Siete palabras que canalizaron las frustraciones y deseos de unos jóvenes desencantados con lo que les había tocado vivir. Casi cuarenta años después la cosa ha cambiado, o tal vez no. Un quinteto andaluz llamado Napoleón Solo vuelve a recordarnos que juventud, frescura e innovación no están reñidas. Aunque, eso sí, la rebeldía y transgresión promulgada por el guitarrista de The Who se ha disipado. Su segundo trabajo discográfico, “Chica Disco” editado por El Volcán, nos muestra una amalgama de pop, psicodelia y rock dosificado perfectamente hermanado con Niños Mutantes, Maga o Los Planetas. Contactamos con ellos mientras preparan su actuación en el DCODE Festival (el próximo 14 de septiembre)… y un buen número de bolos durante los meses de octubre y noviembre: 19 Oct. Valencia (Sala Wah-Wah); 20 Oct Zaragoza (La Casa Del Loco); 25 Oct – Santiago (Sala Moon); 26 Oct – A Coruña (Sala Le Club); 27 Oct – Vigo (La Fábrica De Chocolate) y 23 Nov. – Bilbao (Sala Azkena).

 

 

 

Alonso, resulta curioso que el titulo de vuestro segundo disco sea Chico Disco y en la banda no haya chicas ni hagáis música disco.

Nos gusta que sea así porque pensamos que expresa mucho más. Al final esto hace que ni el título, ni la portada, ni la relación de estas dos cosas con la música que hacemos, defina nada en concreto.

La propuesta musical de la banda es muy concreta y particular: rock estratosférico, pop inspirado en los 60 y algo de psicodelia.

La propuesta musical de la banda, nosotros que la observamos desde dentro, se trata de canciones muy distintas entre sí. En cada canción cuidamos los arreglos y melodías de forma independiente. Esto se hace prestando atención a lo que la música te pide. Resulta difícil desde dentro, colocar nuestra música en un estilo musical, puesto que tenemos diferentes influencias y al final acaba saliendo tímidamente en los temas. Además, cuando se trabaja mucho en una canción, y te vas alejando de la primera idea, se vuelve aún más difícil.

Comenzáis el disco con una canción de despedida, «Adiós». Paradójico.

Musicalmente, «Adiós» es la canción que más nos gustaba para abrir el disco, luego pensamos en el título que tenía y nos gustó más aún. Era muy emocionante la idea de empezar un disco con un adiós.

Hay algo de ruptura en muchos temas.

La mayoría de nuestras canciones tratan el amor. Y en este disco hay más de ruptura, cierto. Los textos de las canciones están basados en experiencias reales, y en este disco se han juntado varias rupturas.

En vuestro anterior disco la producción corrió a cargo de Fino Onoyarte (Los Enemigos, Clovis, Los Eterno). En este segundo habéis elegido a Emmanuel del Real (Café Tacvba). Explicarnos qué motivo os impulsó a elegirle.

Nos gustan mucho las producciones de Emmanuel del Real y Cafe Tacvba. Ese fue el motivo por el cual hicimos la propuesta a Meme para que produjera nuestro nuevo disco. Cuando aceptó nos pusimos contentísimos, y ahora con el resultado final, y después de haber trabajado con este gran músico, tenemos la suerte de haber aprendido mucho con él y estar en paz con nuestro trabajo realizado. Meme ha sido otro componente más del grupo y ha tenido un gran peso en este trabajo.

Sois cinco miembros en la banda. ¿Cómo os repartíais el trabajo en cuanto a composición? 

Las canciones las compongo yo y de ahí se llevan al ensayo. Cuando acaban en el disco han experimentado una forma y una intención muy distinta a la de la primera versión que yo grabé en maqueta. Cada uno las filtra consigo mismo, eso es lo que nos hace ser una banda. 

La crisis es imparable y a veces tengo la sensación de que ha venido para instalarse definitivamente. ¿Os afecta este fenómeno económico a nivel personal y musical?

Hemos ganado algo de dinero con el grupo en dos ocasiones solamente. Hemos empezado con este proyecto ya en medio de la crisis y no hemos vivido lo anterior, cuando se ganaba dinero por tocar. Pero es algo emocionante intentar salir a flote tal y como están las cosas; hay que trabajarlo más, y pelearlo mucho; en eso estamos. Se malvive bastante, pero seguiremos haciendo música.

¿Sabíais que en Dinamarca hay otros Napoleón Solo practicantes de ska-soul?

Sí, lo hemos visto en Spotify. Y muchos grupos más que se llaman igual hemos encontrado en internet. Eso da igual.

RAFA GARCÍA-MORENO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: