Encuentros

Bringas, “Lo peor para un músico es que no le pasen cosas”  (Estrenamos el video de «Siempre Nunca»)

 

‘Siempre nunca’ es el último trabajo de Bringas, proyecto encabezado por el veterano músico bizkaino Gorka Bringas. En este nuevo disco, la banda se muestra mucho más compacta, y apuesta por una variedad estilística que les lleva del swing al blues, pasando por el funky o el soul, pero sin perder las señas de identidad del sonido Bringas: guitarras y mucho rock. Hoy estrenamos el video del tema que da título al álbum.

 

‘Siempre nunca’ es el título de tu último trabajo, un disco que, por lo que tengo entendido, ha dado muchas vueltas hasta su publicación…

Desde que terminamos el EP anterior, ‘Fiera, vamos a tener que llevarnos mal de nuevo’, en 2017,  inmediatamente empiezan a salir temas para el siguiente trabajo, pero ya sabes cómo es el proceso de creación que, a veces, te salen diez canciones en dos meses y, a veces, una en dos años. Así que, cuando empezó la pandemia, aún me faltaba algún tema, pero esos meses de confinamiento hicieron su labor y salieron un par de canciones para completarlo.

La idea era sacar el disco en 2020 pero todo se complicó con este tema y, al final, sale en 2021… la cosa es que, como había tiempo de sobra para grabar, en vez de meternos en un estudio diez días y hacerlo como siempre, decidimos hacerlo a la manera “Frankenstein” y grabar baterías y voces en El Submarino Records con Iñigo Eskauriaza, muchas guitarras en casa, algunas cosas en Tío Pete, coros en Grabasonic, y, finalmente, toda la mezcla y mastering lo he hecho yo.

¿Cómo ha sido la experiencia de hacer este trabajo de mezcla?

Tenía muchas ganas, porque es algo que siempre había querido hacer y que tenía pendiente. Cuando entras a un estudio, vas siempre con el tiempo justo pero, como esta vez tenía tiempo, me decidí a aprender y, aunque la verdad es que he metido muchísimas horas, estoy muy contento con el resultado. Creo que, en un estudio, no hubiera sido viable hacer el disco como lo he hecho.

La pandemia coincidió en un momento en que justo íbamos a dejar de tocar para centrarnos en el disco, pero todo se ha alargado demasiado y nos ha dado este tiempo para hacer las cosas de otra manera.

En el vídeo, realizado por Juan de lA sERNA, participan, entre otros, Dani Merino (LOS RETROS), Virginia Fernández (SEDA), Dann Hoyos (SPACE OCTOPUS), Koki Chamorro (LOS BRAZO).

En el disco nos encontramos con un abanico de sonidos muy amplio, que va desde el swing al blues, pasando incluso por el funky o el soul… ¿todo tenía cabida en este nuevo trabajo?

Yo nunca hago un disco con una idea preconcebida, ni me pongo límites. Simplemente, creo que es la evolución de uno mismo con el paso del tiempo. De hecho, ahora estoy haciendo canciones nuevas que, seguramente, irán en el próximo disco y no tienen nada que ver con estas. Hay gente a la que no les gusta que le cambies mucho pero, mirando con perspectiva, es el disco con el que más contento estoy… aunque eso es lo que suele pasar siempre con el último (risas).

De todas formas, lo que creo que ha cambiado en este trabajo ha sido, aparte de la producción, obviamente, la aportación de los músicos, porque ha entrado Isra (Redondo) a los teclados y Pit (Idoiaga) ha estado en toda la grabación, y esos dos elementos le dan un carácter totalmente diferente al disco.

Supongo que, el hecho de tener una banda asentada y con la que ya llevas tocando un tiempo, te da la tranquilidad necesaria para irte a esos lugares sonoros diferentes con más confianza…

Sin duda, Pit aporta muchísimo y, hoy en día, es parte fundamental del sonido de Bringas y a mí me da una gran seguridad tocando que me permite relajarme más; Borja (González) y Joseba (Bastida) han crecido con Bringas y eso se nota ahora porque ahora aportan mucho más… Cuando yo digo que he producido el disco es una forma de hablar, porque la producción artística corre a cargo de todos, aunque yo, al final, sea el que tiene que tomar una serie de decisiones.

En cuanto a las letras, textos muy cotidianos y sobre cosas que a cualquiera nos pueden pasar… Bringas en estado puro ¿no?

Yo no soy ni muy guapo ni muy feo, ni muy listo  ni muy tonto, ni muy alto ni muy bajo… soy un tipo del montón que hace canciones, así que hablo de lo que vive la gente normal: amor, desamor, amistad y las cosas que nos pasan en la vida… eso no quiere decir que, a veces, no dejes volar la imaginación. Pero normalmente, hablo de aventuras propias y de hecho, me cuesta muchísimo escribir una canción si no está basado en algo que me pase a mí.

¿Se ha notado el encierro a la hora de hacer temas nuevos?

Lo peor para un músico es que no le pasen cosas, la estabilidad es fatal para esta profesión… o eso creo yo, a lo mejor, cuando tenga esa estabilidad, cambio de opinión (risas).

Pero está claro que, si se te corta la vida social, y estás metido tres meses en casa ¿sobre qué vas a escribir? Yo, afortunadamente, tenía casi todo el disco hecho cuando llegó la pandemia pero, si hubiera tenido que hacer siete canciones en esos meses, no habría podido hacerlo.

Recientemente, también  has participado con la asociación Dale CandELA, impulsada por Jaime Lafita, enfermo de ELA, para luchar contra esta terrible enfermedad. Háblanos de este proyecto.

Yo pienso que, cuando te llaman para colaborar con una causa tan noble como conseguir fondos para la investigación de una enfermedad, no hay por qué plantearse no participar. Eso es lo que pasó con esto, Asís Arana contactó conmigo para grabar una canción y así empecé a conocer el proyecto. Una vez que estás metido ahí, el beneficio es para uno mismo por la satisfacción personal de estar ayudando a una gran causa.

Lo hacen todo muy bien, Jaime es un superhéroe, tiene un carisma de la leche y sabe cómo es esta enfermedad y que todo lo que está haciendo es para un futuro y que, a lo mejor, gracias a esto,  se encuentra una solución. Así que, sí animaría a todo el mundo a que ayude en lo que pueda aportar.

Para ir terminando, háblanos de cómo te ha afectado este último año y pico. ¿Es el peor momento que has vivido como músico en tus 30 años de carrera, o la cosa ya estaba tocada antes de todo esto?

El negocio de la música no ha cambiado, “el business es el business”, y hora viven otros de ello de otra manera, lo que pasa es que el rock no está de moda. Todos sabemos que no se venden discos, aunque vuelva el vinilo… va cambiando la forma del negocio, pero también hay que decir que ahora, salvando el periodo pandémico, lógicamente, se hacen más conciertos que nunca.

Que el panorama musical actual no coincida con nuestra línea no es culpa de nadie, simplemente es que a la chavalería igual no les gusta el rock. A mí me da pena cuando veo lo que escuchan… seguramente, eso mismo les pasaba a mis padres, pero, aun así, hay un panorama más amplio que nunca y hay gente haciendo de todo…

Pero si hablas de negocio, los músicos que andamos a la pelea siempre hemos estado sobreviviendo. Otra cosa buena que ha traído la pandemia, aparte de que se nos han abierto escenarios que antes habrían sido impensables, es que se ha dado más visibilidad a ciertos sectores y se han dedicado recursos a los músicos… Seguramente pocos, pero esta vez ha habido algo, aunque, cuando pase todo esto, volveremos a lo de siempre.

¿Y por qué crees que no se ayuda a la cultura que, en estos meses, tan necesaria ha demostrado ser para la gente?

Pues por varias razones; para empezar, los músicos no somos los más sindicalistas del mundo, y siento decirlo, pero cada uno vamos a nuestra bola y, como mucho, nos juntamos para hacer colaboraciones musicales, pero para poco más porque, entre otras cosas, estamos muy acostumbrados a tener otro medio de vida.

Pero no se puede hacer más que darlo todo en cada concierto, para convencer cada vez a más gente para que compren tu música o para que vuelvan a verte. Las circunstancias son las que son y me gustaría que los profesionales de la música tuvieran un apoyo mayor por parte de las instituciones porque la cultura es la base de la sociedad. Mientras tanto, yo sigo buscándome la vida para tener mis conciertos cuando se pueda, y con eso me vale. Claro que me gustaría poder vivir de mi música, pero yo entiendo que, cuando vas con tu producto, le tiene que gustar a los demás. Y yo siempre tengo la ilusión de que, si lo que hago, les gusta a 2.000, ¿por qué no les va a gustar a 2 millones? Pero, para eso, te tienen que conocer, eso es lo más complicado porque hay que aprender a hacer cada vez más cosas y ya casi nos hemos convertido en pequeñas “sociedades anónimas” (risas).

Texto: Sergio Iglesias

Fotos: Javier Gimeno

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter