Imagen

High Fidelity – Sara Kucserka & Veronica West (Hulu)

 

Inédita en nuestro país, High Fidelity es una revisión para televisión de la novela de Hornby y la película de John Cusack. Aquí la protagonista y dueña de la tienda de discos es Zoë Kravitz, la hija de Lenny (del matrimonio con Lisa Bonet). Zoë lo hace bien. Muy bien, resulta creíble, pero los guiones de los capítulos, en realidad, no aportan demasiado respecto al glorioso libro o la película original.

El primer capítulo ruboriza un tanto a quien escribe —quizás por exceso de canas— cuando la Zoë va repasando novietes. Esto está muy manido y por de pronto mi reacción fue preguntarme: ¿esto es una serie para adolescentes? Luego en el segundo capítulo nos explica algo también cien veces planteado, cómo hay que grabar una buena playlist para acertar en la “diana” del receptor (antes eran citas de casete). Y así van deambulando los capítulos de forma entretenida pero totalmente intrascendente. Una distracción pasajera que no dejará poso. Se podría haber profundizado más en los dependientes de la tienda de discos y aprovechar más escenas en esos templos del placer con compradores, disquisiciones sobre música, etc. En cualquier caso, la negativa de una dependiente de vender a una clienta un disco de Michael Jackson por abusador resulta curiosa. En cuanto a la música, pues que quieren que les diga. Más allá de unos cuantos temas gloriosos, la modernez también hace mella en la b.s.o. del producto televisivo. Quizás por temas de derechos de autor. Hagan con su tiempo lo que deseen.

Texto: Jordi Sánchez

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter