Artículos

Nick Cave, paranoia revisitada / #EnRutaEnCasa

 

https://www.ruta66.es/tag/enrutaencasa/

En 1986 Nick Cave era un joven bala perdida que iniciaba una carrera en solitario que de ningún modo podía llevar a imaginar su actual status de rock-star para grandes audiencias. Se encontraba escribiendo su primera novela y finalizando un álbum de versiones cuando le entrevistamos.

Nick Cave vive en Berlín desde poco antes que se deshiciese The Birthday Party. Me pregunto si será porque considera que Berlín es una ciudad al borde del vacío, él, un tipo que se proclama a sí mismo el ‘‘abuelito de la perdición’’ y que ha recopilado una serie de originales para hacerlos suyos en su próximo elepé (solo versiones, Kicking against the Pricks será su título). Un tipo que continúa en busca de imágenes que reflejen la parte más oscura del alma, incluso aquellas que han sido dibujadas por otros. A Cave le gustaría dar la imagen de vivir en un basurero; ahora gusta de hablar y citar a Jim Thompson, posiblemente uno de los escritores americanos más misóginos que haya habido nunca. Cave se limita a contestar las preguntas, no suelta fácilmente la lengua y no es difícil hacerle enfurecer.

Su pasión por las obras de Thompson me hace inquirirle sobre su posible misoginia.

‘‘¿Qué? ¿Misógino? No sé por qué, nadie me había preguntado esto antes’’.

Nick Cave es a veces tímido, paciente y, sobre todo, muy vulnerable ante comentarios negativos. Insisto sobre el tema de la misoginia.

‘‘Es obvio, aunque hace poco que lo descubrí, pero muchas de mis canciones están llenas de esa clase de inclinaciones. Espera un momento. Veamos, ¿qué significa esa palabra? ¿Exactamente, se refiere al odio a las mujeres, no? Bien, yo no odio a las mujeres, me gusta violentarlas, dañarlas. La misoginia es… una de las pocas cosas que aún puede impresionarme potencialmente, por eso mismo me excita un poco si escribo sobre ello’’.

¿Acaso estás realizándote un exorcismo?

‘‘No sé si es ese el caso, es una idea que estoy fomentando sobre el tema Quizá sea que simplemente lo aparto, y lo pongo en un plano creativo o estético que está razonablemente separado de mi vida. Quiero decir que Jim Thompson no es capaz, en la vida real, de poner en práctica lo que en el fondo le gustaría hacer, así que se pasó la vida escribiendo sobre ello, plasmando situaciones en las cuales podía asesinar a una mujer. Pero a mí no me ocurre lo mismo… no mataría a la misma mujer una y otra vez por esas razones, aunque es una imagen parecida a la que tengo en mi mente’’.

The Birthday Party

¿Entiendes a la gente que mata por amor?

‘‘Sí. ¿Matar por celos?, claro que lo entiendo’’. ¿Podrías hacerlo? ‘‘Ah… no sé. Quiero decir que no se si podría matar a alguien realmente, pero siempre hay una primera vez para todo, supongo. Prefiero disfrutar pensando sobre ello. Soy una especie de asesino de ropero. Estoy trabajando en el guión de una película australiana, que pasa en una prisión. Iba a ser sobre una mujer sola allí, una enfermera en la morgue que le sacaba el corazón a un muchacho’’.

Además de todas sus fantasías violentas y sus pinitos cinematográficos, hay, como hemos visto, un álbum listo. Como adelanto apareció ya un doce pulgadas donde Cave, acompañado por unos Bad Seeds fluctuantes, y sin el frenético Blixa Bargeld, cantaba piezas de Johnny Cash y Roy Orbison. En el elepé habrá versiones de Velvet Underground («All Tomorrow’s Parties»), Gene Pitney, Hendrix y una escalofriante revisión de, cómo no, «I’m Gonna Kill that Woman». Un disco que según su autor ha supuesto un trabajo mayor que los anteriores, y que resultará absolutamente imprescindible si mantiene ese feeling que contenía su cover de «The Folksinger».

¿Por qué continúas en Berlín?

‘’Tengo una amiga aquí. A veces algún berlinés se fija en un edificio y te cuenta que está hecho de un cemento especial y que la guerra no pudo acabar con él’’.

Así que aquí no hay nada que no encuentres en Australia.

‘’Bueno, a veces voy por casa, casi anualmente, cuando llevo más de tres meses allí me subo por las paredes. Creo que es porque en Melbourne la gente de mi generación no tiene ni idea de lo que hacer con sus vidas. Están acabando con sus vidas, de una forma u otra. Todas las navidades acaba sucediendo algo terrible, ocurren cosas horribles a gente que conoces y está tan lejos del resto de la civilización. Es el fin del mundo’’.

¿Ves a tu madre cuando estás allí?

’Sí, me quedo con ella. Hay cosas de ella que no tienen nada que ver conmigo: su tolerancia, su comprensión, su optimismo. Puede que me parezca a ella pero creo que tengo más puntos en común con mi último padrastro. Ella me acepta tal como soy: creo que en cierto modo sufre una angustia privada por mi forma de ser. Pero lee religiosamente cualquier cosa que se escriba sobre mí… cuando pienso en algunas de las cosas que se han dicho sobre mí me pregunto si se preocupará’’.

¿Es por eso que te llevas tan mal con los periodistas?

‘’No’’, se ríe. ‘‘Mi relación con la prensa ha llegado a un punto en el que ya no me importa saber por qué sueño con ametrallar periodistas. Supongo que lo que más me irrita es su clarividencia, parece que no les interesa la realidad. Hubo un caso en el que un chico de 13 años se ahorcó, vivía solo en Saint Kilda, Australia. Su cuarto estaba lleno de posters de Nick Cave, discos de Nick Cave e incluso creo que sus ropas eran parecidas a las mías. Después vinieron los titulares con cosas como ‘Adolescente Obsesionado con Estrella Punk’ o artículos con líneas tan asquerosas como: Nick, el hombre que inicia sus conciertos con la frase ‘que levanten la mano los que quieran morir’. Por no hablar de un artículo en el que aparecía el texto de «Six lnch Gold Blade» que no trata para nada el tema del suicidio y un comentario en el que se leía: ¿son estas las cosas que debe oír un joven?’’.

Pasando a otros temas, ¿qué ocurre con ese libro en el que llevas ya un tiempo trabajando?

‘‘Lleva un año y un mes de retraso en la entrega, pero el editor no me presiona en absoluto. Me parece que no cree que lo acabe jamás. Me refiero a que cuando me dijeron que tenía que hacer esta entrevista pensé: qué coño voy a contar si lo que estoy haciendo ahora es un libro’’. Pero eso no es exactamente cierto, hay un elepé en ciernes. ‘‘Ah, sí, he hecho el disco, pero la razón de que todo lo grabado sean versiones es que no puedo escribir textos en este momento’’.

El libro, And the Ass Saw the Angel, se ha convertido en la vida de Cave, y en un buen remedio..

‘‘El trabajo es una buena cura para un montón de cosas. Mientras escribo el libro pasan los días y me doy cuenta de que no veo a nadie. Tan pronto me convierta en un ídolo será cuando los demonios de mi tristeza se den a conocer. A veces me pregunto por qué estoy escribiendo este libro y he llegado a la conclusión de que tengo algo que debo exteriorizar, es como una oportunidad para mí de ser yo mismo. La obra crece y crece, si hay un solo día en el que no trabaje en el libro me vuelvo irritable, empiezo a preocuparme’’.

¿Es fácil para ti ser afectuoso? ‘

‘Necesito… necesito serlo. Pero esto concierne a determinadas áreas de mi vida personal que podrían acabar haciéndome internar en una perrera’’. En ese caso, ¿crees que el matrimonio es algo tribal? ‘‘Oh la la! En la última boda en la que estuve me pillaron en un momento de flaqueza y me pidieron que cantase un par de canciones en la recepción. Acepté, querían que hiciese un par de temas de Elvis y me pareció que era una buena idea. Al poco rato estaba encima del escenario con un grupo que interpretaba muy apañadamente «Kentucky Woman», y yo vestido con un divertido traje y una pajarita, cantándola’’.

¿Crees que le gustas a la gente, Nick?

‘‘No puedo permitirme el tener un sentimiento que los demás no tienen’’. ¿Cómo te gustaría ser recordado? ‘‘Ah, como alguien guapo, fabuloso, inteligente, divino… un genio. Sí, un genio de influencia inmortal. Como un dios. Pero no me importará si no soy recordado como un cantante de rock de la new wave. Espero erradicar ese estigma’’.

 

Texto: Rafa Cervera.

Artículo publicado en Ruta 66 nº 11, octubre de 1986

Lee más artículos clásicos en: https://www.ruta66.es/tag/enrutaencasa/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter