Papel — 18 octubre, 2018 at 7:08

Maestros del Doom – David Kushner (Es Pop)

Resultado de imagen de Maestros del Doom - David KushnerLo confieso, cometí el grave error de postergar unos meses la lectura de este libro, pese a contar con la garantía de Es Pop, el sello que nunca defrauda cuando decide incorporar una referencia a su catálogo. Su temática, las aventuras y desventuras de dos programadores de videojuegos, parecía muro insalvable para alguien que no ha jugado una partida de PlayStation en su puñetera vida, que desconoce las claves que permitieron que Doom, el juego, se convirtiera en un auténtico fenómeno de masas. Apuntando a tratado para ser consumido única y exclusivamente por las ingentes hordas de ‘’gamers’’ que hicieron inmensamente ricos a sus icónicos innovadores, Kusher logra eso y mucho más: quienes reverencian a los dos Johns que protagonizan el libro se lo pasarán en grande leyendo las evoluciones de dos freaks procedentes de familias desestructuradas que pasan de vivir pegados a la pantalla de un ordenador, convenientemente rodeados de cajas vacías de pizza, latas de refrescos y heavy-metal a todo volumen, a coleccionar Ferraris último modelo, ser recibidos como estrellas del rock a la que pisaban una convención del sector y a liderar una industria incipiente que actualmente muestra todo su poderío. Pero tanto ellos, los consumidores de juegos, como los profanos en la materia pueden acabar atrapados por los entresijos de las relaciones personales entre los dos iluminados en cuestión, los intríngulis de su auge (y caída) en un mundo cada vez más competitivo y el desplome de su amistad. Lo narrado en Maestros del Doom podría aplicarse a muchas otras historias, a otros ilusionantes proyectos nacidos de la pasión y la amistad que acaban destrozados por la ambición, los celos, los puntos de vista que van separándose paulatinamente. Aquí hay amistad, traición, egolatría y talento, un explosivo cóctel fascinante que no te permite abandonar la lectura aunque hasta el momento pensaras que Doom solo era un estilo musical y no supieras que durante una época algo llamado Quake facturó más que todos los puticlubs de la Costa Oeste juntos…

 

ALFRED CRESPO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: