Vivos

Ritchie Blackmore’s Rainbow – Tempodrom (Berlín)

 

Se apagan las luces de la sala. «Smoke On the Water» – el que aún sigue siendo el riff de guitarra más célebre de la historia – resuena por el recinto coreado por los 7.000 presentes. Así nos imaginábamos muchos el regreso al rock de Ritchie Blackmore, el hombre que le dio su renacentista espalda por casi 20 años. Sin embargo, para Blackmore, volver a la música pesada sería en sus propios términos, cosa que estábamos dispuestos a aceptar. La cuestión es la calidad de los mismos.

Difícil tarea es la de relatar lo vivido en el Tempodrom de Berlín. Dependiendo de cada uno, las impresiones serán muy diferentes. Por un lado, están los fundamentalistas, para los cuales ver a Blackmore es una experiencia religiosa y todo lo que haga roza la genialidad. Después, están los fans esporádicos, quienes van a un show de rock cada 3 años y a los que con la cantidad adecuada de cerveza todo les parece bien. Por otro lado, están los rockistas asiduos, los que han podido ver recientemente a Deep Purple, a Don Airey con su excelente banda, o a Glenn Hughes haciendo parte de este mismo repertorio. Para los que poseen un lúcido punto de comparación, el show de Rainbow definitivamente no convence a nadie.

Podría pensarse que el principal problema a la hora de recrear los clásicos de Deep Purple y Rainbow serían los vocales. ¿Quién tiene hoy en día el carisma original de Ronnie James Dio o Ian Gillan? Nadie. No obstante, el trabajo del chileno Ronnie Romero es sólido y adecuado. El repertorio elegido también es acertado, incluye muestras de lo mejor que ha compuesto Blackmore. El fallo está en que el set va de lento a mucho más lento. En esta noche las versiones suenan anémicas, soporíficas, sin ritmo. El único que parece hacer el esfuerzo de seguir a Ritchie, de tratar de tocar con él y de inyectarle energía a las interpretaciones es el bajista, Bob Nouveau, y está todo dicho. El resto de la banda parece estar tocando cada uno por su lado. Se hace evidente que Blackmore no ha practicado y que al conjunto le falta ensayo.

Por lejos, el mejor momento de la noche es «Soldier of Fortune» de Stormbringer. En acústico, sólo con su guitarra y la voz de Romero, Blackmore logra un momento intimo e intenso. Los temas del período Graham Bonnet/Joe Lynn Turner de Rainbow son más directos, no necesitan tanta interacción entre los músicos. Canciones como «Since You Been Gone» o «All Night Long» -aunque tocadas muy lentas- suenan bastante mejor que, por ejemplo, «Stargazer». Es duro para un fan ver a Blackmore preguntándole a sus músicos: “¿Qué parte viene ahora?”. ¡Por Dios, él compuso estos temas!

Finalmente llega lo que la masa había venido a ver: «Smoke On the Water». Incluso los carteles del evento así lo promocionaban: “Ritchie Blackmore – Mr. Smoke On The Water”. El Hombre de Negro se decide por una versión diluida, arpegiada, en la cual el riff llega recién a la mitad y de mala gana. Ni siquiera la termina de tocar, simplemente se quita la guitarra y se va del escenario, para sorpresa de sus pobres músicos. Luego vuelven para un «Burn» a velocidad de tortuga. Está asumido que este es Ritchie Blackmore con 73 años. No hay problema con eso. Simplemente, es triste verlo obstinadamente demoler, con desidia, su propia leyenda.

 

Texto y fotos: Nicolás Coitiño

One Comment

  1. Y encima casi todos los del relleno son musicos de Blackmore night el baterista,el bajista encima esta Candice night en la parte de los coros los unicos acertados es el teclista y ronie romero que puede cantar las canciones el problema es el mismo Blackmore ya tiene 74 años y tiene problemas en los dedos para tocar y toca lento la guitarra y le habra pedido al baterista que tambien toque mas lento los temas que eran rapidos encima esa bateria es una cargada es pequeña para esta epoca ahora se usa doble bombo en el rock y metal hasta la deep purple es mas grande la que usan.
    Me parece que vale mas la pena ponerse mas extremos y escuchar Nalpalm death ,Canibal corpse,motorhead antes que esta formacion con falta de garra y que hace dormir en cambio la de dooggi white en el 95 era re espectacular como sonaba hall of the mountain king en vivo y las canciones en general sonaban muy bien como si fueran la mejor banda que haya existido si sonaban como el mejor metal sinfonico con algo de hard rock, power o speed metal y algunos solos instrumentales ahora escuchar burn a medio tiempo que era rapido originalmente y solos muy largos mal hechos encima es decepcionante lo de los solos siempre se dedico a eso pero antes tenian calidad igual me parecian muy exagerados donde me encanta mucho es en space truckin del made in japan que dura 20 minutos y en dificult to cure en vivo con la orquesta philarmonica en 1984.

Responder a Anonimo Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter