Vivos — 4 abril, 2014 at 13:42

Jeremy Irons & The Ratgang Malibus – Rocksound

JIRMPICCometeríamos un grave error si metiéramos al cuarteto sueco dentro del pelotón general de revivalistas nórdicos sin hacer un análisis más detallado de su mundo interior. Estableciendo los fundamentos hay capas y capas de influencias diversas que interactúan entre ellas creando un algo especial. Eso que solemos llamar personalidad, carisma o, simple y coloquialmente, “estos tipos lo tienen”.

Son arquitectos de las seis cuerdas. La dupla de guitarras teje universos y texturas alambicadas que transmutan en cuestión de segundos. Pasando del absoluto lirismo a la explosión guitarrera más salvaje con una fluidez y una naturalidad asombrosa.  Juegos de orfebrería eléctrica regulados por las reglas del hard setentas, besando el metal en algunos momentos, la psicodelia más expansiva y pasajes progresivos. E incluso momentos en que la sombra del noise rock y las enseñanzas de la juventud sónica planeaban sobre la tormenta chisporroteante que surgía, como una estampida de elefantes, de los amplificadores. Para ejemplo mayúsculo el enlace entre «Bloom» y «Skin Deep», pura filigrana ejecutada al milímetro con una intensidad arrolladora.

Punto y aparte merecen las cuerdas vocales de Karl Apelmo.  Con un tono y unas inflexiones que recuerdan al fraseo del añorado Jeff Buckley perfilando épica y melodía con un acertado uso de los efectos de voz. Presentaban nuevo disco, Spirit Knife, cuyos temas superan en densidad y en carga atmosférica a sus predecesores y que encajaron en el set con aceitosa claridad. Al final, tras rematar el concierto con la interpretación de «IAOA», el público engorilado y la banda en llamas, uno se va para casa con la satisfacción interior de haber vivido otro de esos mágicos momentos que en ocasiones te da el rock & roll. Compartido con los valientes que desafiando a la noche de perros que azotaba la ciudad condal se acercaron bajo la lluvia al club de Poble Nou. No llegué a tiempo de ver a 1886, los teloneros locales, pero, por lo que me comentaron,  dejaron una excelente impresión.

Manel Celeiro

FOTO: Marc Rockemberg

One Comment

  1. Por momentos me recordaron al juego que los legendarios status quo llevaban con las dos guitarras un duelo o mas bien un complemento la una de la otra, animandose mutuamente, hay quien sugirió a thin lizzy. Supongo qyue cada cual tira de sus recuerdos. La cuestion es que tienen un juego de guitarras apabullante y un frontman con mucha personalidad, como pocos diria yo. Y esa forma d ecantar y poner el alma. Yo salí encantado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: