Artículos

Colter Wall, Western Swing & Waltzes and Other Punchy Songs canción a canción

Muchos somos los que opinamos que lo de Colter Wall, sin cambios, tiene fecha de caducidad. Que sus discos acabarán siendo acusados – o ya lo son – de linealidad. Que eso de dejarlo todo en su voz, o vozarrón, huyendo de instrumentaciones excesivamente compleja acabará cansando. Pero, lo cierto es que disco tras disco el tipo sigue ahí, y lejos de perder adeptos, los gana. Además, y ya que lo hemos apuntado, en este disco hay algo más de instrumentación ¿Un cambio? Veremos.

 

«Western Swing & Waltzes». Uno de los temas propios del disco y, quizá, lo más destacable de él. Cuesta creer, como siempre sucede con él, que no estemos ante un tipo curtido y bastante más mayor que lo que indica su carnet de identidad (24 años). Espléndida canción, alegre y puramente country. Este puede ser el camino de su futro.

 

«I Ride An Old Paint / Leavin’ Cheyenne». Volvemos al formato al que nos tiene más acostumbrado, guitarra y voz, esta vez con el acompañamiento de una armónica. Difícil no imaginarse en una fogata en medio del desierto. El tema lo popularizó, entre otros, Woody Guthrie.

 

«Big Iron» en Gunfighter Ballads And Trail Songs, Marty Robbins incluía esta canción con la que aquí vuelve la instrumentación ¡y qué bien le sienta! La canción, de 1959, cuenta el duelo entre un ranger de Arizona y Texas Red en el pueblo de Agua Fría. Wall la borda.

 

«Henry And Sam». Otro tema a ritmo de vals con un deje a Johnny Cash y esos crescendos que tan bien hacía el hombre de negro. Ideal para los que no se cansan de comparar a Colter con Johnny. El tema sigue en las armas, ya que estamos.

 

«Diamond Joe». Conocidísima canción tradicional que ha cantado desde Bob Dylan a John Mellencamp y cuyos derechos registró, curiosamente Harry Belafonte (avispado el tipo). Aquí tenemos una nueva revisión de la historia de un personaje que en palabras de John Lomax y JB Dillingham “era un ganadero de Texas, cuenta la historia, tan rico que se decía que usaba diamantes en los botones de su chaleco”.

 

«High & Mighty». Lanzada por primera vez en 1975 por el nieto de su autor Lewis Martin Pederson III en su disco Rodeo No1 Sport, no hay duda de que Colter mejora, y mucho la original. Su voz es la clave de todo.

 

«Talkin’ Prairie Boy». Un blues hablado al estilo del primer Bob Dylan. Un género que Wall también domina como pocos. Se trata de otro de los temas propios que incluye el músico e intenta explicar el encuentro de cinco músicos en un bar alrededor de unas cervezas. LA grabación es totalmente artesanal e incluso se oye el chirriar de unas puertas hacia el final.

 

«Cowpoke». Versión de Stan Jones, el autor de la célebre «Ghost Riders In The Sky». LA canción original fue grabada por Elton Britt and the Skytoppers en 1951. Su letra es contradictoria, ya que narra lo romántico de ser un vaquero errante pero también las penurias que supone llevar esa vida.

 

«Rocky Mountain Rangers». Cuando yo era niño me chiflaba la policía montada de Canadá. Pues aquí tenemos una canción dedicada a ellos y a como hicieron frente a una rebelión en el país en 1885. Evidentemente su ritmo tiene mucho de montar a caballo.

 

«Houlihans at the Holiday Inn».  Cerramos con otra original de Colter Wall. Había que acabar con un ritmo trotón y un lamento de un vaquero viajero. Y esta es esa canción. El tema que pone punto y final a otro buen trabajo del canadiense.

 

Eduardo Izquierdo

2 Comments

  1. Marcos Herria

    Me encanta esta sección. En papel no está ¿no? Deberíais llevarla….

  2. Lucas Hernández Hernández

    Toda la razón. Un lujo sería leerlo en papel. Una buena guía de discos.

Responder a Marcos Herria Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter