Discomático

Disco del mes – DRIVE-BY TRUCKERS «The Unraveling» (ATO-Pias)

 

La madurez es un concepto curioso, sobre todo cuando lo asociamos con algo relacionado con el rock and roll. De hecho, hay incluso un estudio realizado por Spotify al respecto que señala que el gusto musical alcanza su madurez alrededor de los 35 años, que a los 42 tendemos a dejarnos llevar un poco por lo que escuchan los demás (¿la crisis de los cuarenta?) para volver definitivamente a alcanzar esa madurez y no soltarla de los 50 en adelante. No son pocos los que se han apresurado a considerar que en el caso de los propios músicos sucede algo parecido.

Por eso hay defensores que aseveran que detrás de esa definición de madurez, para los intérpretes y escritores de canciones, se esconde un sinónimo de coñazo. Con sus seis letras. Mientras otros más vehementes aún defienden que en ella está el secreto para que cualquier carrera se dote de empaque. La razón para este segundo grupo de impasibles oyentes parecen dársela grupos como Drive By Truckers o The Hold Steady, que no han hecho sino convertir la citada madurez en la mayor virtud de su propuesta actual. Cierto es, además, que Patterson Hood o Mike Cooley ya han pasado ampliamente las cincuenta primaveras, cosa que acabaría por confirmar, si el estudio de marras tuviera razón, que no solo han alcanzado el punto de ebullición musical, sino también la sazón adecuada en lo que se refiere al gusto, algo necesario para cualquiera que quiera dedicarse a su oficio. Y no es que les haya sido precisamente fácil.

En 2007 tuvieron que ver como uno de sus grandes activos, Jason Isbell, dejaba la banda para iniciar una más que destacable carrera en solitario. Su marcha coincide prácticamente con uno de sus peores momentos a nivel creativo, con un A Blessing And A Curse (2006) que, siendo un buen disco, quedaba muy lejos de sus obras pretéritas. Y lo peor de todo es que la marcha de Isbell tras su publicación parecía dejarlos heridos de muerte, a pesar de lo que consiguieron salir adelante combinando discos más o menos brillantes con otros simplemente aceptables, para los que sabíamos de o que eran capaces. English Oceans (2014) darles la extremaución. La fórmula parecía exprimida y las ideas se mostraban agotadas. Era un buen disco, probablemente muy bueno si la firma no fuera de los Drive By Truckers, pero para ellos era demasiado poco. Aunque eso cambió en apenas dos años. Con la publicación de American Band (2016). Un trabajo que podemos considerar el inicio de un trayecto que ahora cierra este The Unraveling.

El asalto a la madurez de los Truckers. Conscientes de que el momento de escribir himnos tarareables o largos desarrollos instrumentales más propios de la soberbia juvenil había pasado. Vuelven la vista hacia atrás, y luego miran lo que tienen alrededor. Y sienten ganas de explicarnos lo que ven. Así nace American Band, disco con el que pretendían ponernos en sobre aviso de lo que iba a pasar en su país con la elección de Donald Trump. La furia se había alejado ligeramente – que no del todo – de las guitarras para situarse en las palabras y las atmósferas. Era el momento de hablar de problemas como el racismo, la violencia policial, las armas o la inmigración. Sin rubor. A la cara. Mostrando sus preocupación por un sistema que se desmoronaba a pasos agigantados tras el recuento del último de los votos que dio la elección al pelucas.

The Unraveling, en cambio, son los restos del naufragio. El resultado de esos casi cuatro años de locura que a finales de este mismo 2020 amenazan con prorrogarse. Y eso que se inicia con «Rosemary With A Bible And A Gun», una canción de amor inspirada en Memphis, lugar en el que se grabó el dálbum (concretamente en los antiguos estudios de Sam Phillips). Pero tras ella, es hora de no dejar títere con cabeza.

La afilada e intensa «Armaggedon’s Back In Town» desata las hostilidades con sus guitarras rabiosas, para que el medio tiempo acelerado de «Slow Ride Argument» confirme que estamos ante una de las mejores encarnaciones de la banda en mucho tiempo con un juego vocal pregunta-respuesta brillante. La acústica «Thoughts And Prayers» es tan adictiva con su sencilla percusión como «21st Century USA», reflexiva, mordaz, pero algo juguetona en su melodía. «Heroin Again» es intensa desde su riff, mientras «Babies In Cages», con Cody Dickinson a la washboard, deja una de las letras más inspiradas del álbum, y hay unas cuantas. «Grievance Merchants» es pura elegancia, y «Awaiting Resurrection» el necesario homenaje al sonido sureño de los temas lentos, sin que falte buena dosis de experimentación.

Un disco excelente que confirma que hemos recuperado definitivamente a una de nuestras bandas favoritas.

 

Texto: Eduardo Izquierdo

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter