Rutas Inéditas

Atom Rhumba, la elegante teoría del caos

Los bilbaínos despiden «Cosmic lexicon» este viernes en la sala Vol de Barcelona y músicos y periodistas de toda la geografía nos cuentan que significa el grupo en sus vidas.Muchas voces señalan a Atom Rhumba como un sinónimo de elegancia y maestría. Otros tantos, como un ejemplo de resistencia ante las adversidades. Activos desde el 96 y entendidos como un grupo de Nueva York nacido en nuestras tierras, los de Bilbao llevaban siete años de silencio cuando el año pasado lanzaron “Cosmic Lexicon” (El Segell, 2018), un álbum exquisito que volvió a demostrar que Atom Rhumba son infinitos. Su ritual eléctrico ha sabido subvertir el orden del rock añadiendo todo tipo de sonidos, unos sonidos que han hecho mucho mejor la vida de todos nosotros.

Por eso hemos hablado con compañeros de batalla de los Atom, músicos, periodistas y gente variopinta de la escena, que nos ha explicado qué les ha supuesto cruzarse en el camino con tales tótems de los garitos, las salas y el underground en sus múltiples versiones.

Gaucho Divino (aka Charlie Mysterio)
“¿Cómo definirlos? Primero, son personas adorables. De categoría. Segundo, unos killers en escena pero con clase. Señorío estelar. Tercero, su música palpitante reúne en magistral asimilación todo cuanto prefiero de los 60/70s: free, punk, cosmic, high energy, feedback, funk, swamp blues, kraut, noise, ambient, dub.
Y no, no son de Detroit, N.YC. o Berlin. La realeza del rock bastardo, la crema de lo subterráneo se encuentra cerca, en Bilbao. Encima giran sin parar porque son genuinos.
Surgieron dos palabras al intercambiar impresiones con el gran Víctor Coyote, tras el último y devastador concierto de Atom Rhumba: Lirismo y Drama”.

Javier Corcobado (músico y escritor)
“A mediados de los años 90 del siglo pasado, mi amigo Javier Lomas, cantante de Hermana Mary, me puso “Switch on” de Atom Rhumba. Me fascinó. Me recordaba a la No Wave neoyorquina, a James Chance & The Contortions. Y me compré ese single.
Años más tarde, ya en este siglo y habiendo trasladado mi residencia a Euskal Herria, inicié el proyecto CANCIÓN DE AMOR DE UN DÍA (de 24 horas de duración), en el que invité a Atom Rhumba a participar.
En el proceso de realización de la obra de 24 horas, murió uno de sus artistas participantes: Josetxo Ezponda de Los Bichos. Rober y yo nos conocimos en persona en su funeral en Iruña, y conectamos muy bien. Así que optamos por homenajearlo con una improvisación de 30 minutos que forma parte de CANCIÓN DE AMOR DE UN DÍA.
Atom Rhumba es uno de los grupos más salvajes y elegantes que puedas disfrutar en directo. Saben manejar con maestría el ruido y el rock’n’roll. Benditos sean”.

Josele García (Elle Belga, Manta Ray)
Atom Rhumba han sido, son y serán un grupo imprescindible.Un contrapunto necesario a posturas faltas de militancia. Y es que Rober no entiende la música como una cuestión superficial, para él se trata de un compromiso. Es un músico de raza, de esos a los que debemos tener muy presente, y a los que rendir admiración y respeto.
Atom Rhumba representan la mejor cara de un sonido basado en la guitarra como arma definitiva, y diseñan estructuras que no buscan la complacencia inmediata del respetable. Lo que en realidad ocurre es que logran pasarte por encima como si de una apisonadora se tratase.
Yo he sido, soy, y siempre seré fan de este grupo necesario e imprescindible

Aida (Jupiter Jon, Lisabo)
“La primera vez que vi a Atom Rhumba fue de casualidad. Tocaban con Akauzazte en el Matadero de Azkoitia. Eran los tiempos del Backbone Ritmo. Canciones de un rock con aristas, sonidos punkies, funkies, new wave, y negroides. Aquella noche me abrieron una puerta a músicas que yo por entonces desconocía, sonidos cercanos como Los Bichos y Cancer Moon, y lejanos como los fabulosos Captain Beefheart o James Chance & the Contortions.
Les seguí la pista hasta el día de hoy a los que considero grandes amigos y muy buena gente.
Atom Rhumba es un ejemplo para mí de la resistencia en la música. Es sorprendente como después de tantos cambios de músicos en la banda, cada persona nueva que se integra lo hace como si hubiera estado ya. Me gustaría ver por un agujerito qué pócima mágica les da Rober en los ensayos. Es una célula donde la mitosis es perfecta y la esencia, la herencia genética, no solo se mantiene, sino que mejora con cada cambio.
¡Larga vida a Atom Rhumba!”

Isa (Aries)
“Conocí a Atom Rhumba a finales de los 90 en Bilbao. Me encantaba verles en directo y tenía la suerte de poder hacerlo a menudo; en esos días, para mí eran una anomalía ya que en mi entorno casi todo el mundo hacía (hacíamos) punk rock y derivados, mientras ellos fusionaban multitud de influencias dispares y eran más complejos y sofisticados. También me gustaba que eran de los pocos grupos que abrazaban una especie de sensualidad y sensiblidad femenina, muy poco habitual entonces.
En esos años yo tocaba en Electrobikinis y tuvimos el gusto de hacerles coros (para su disco Chasing The Onagro) y compartir una minigira de la que recuerdo muy poco. Lo que tengo grabado a fuego (mi memoria favorita de Atom Rhumba) es un concierto suyo en la sala Xurrut de Gorliz. Recuerdo estar apiñados en el público y ver caer sudor del techo y las paredes; recuerdo a Sergio y Rober con sus camisas relucientes, aullando, taconeando, berreando a la gente en la cara; recuerdo a Alberto y Javi con mega flow y recuerdo sentir una especie de hermoso caos ante mis ojos: un caos de parones, guitarras chaladas, contracciones de electricidad, hardcore y soul, todo como un enredo perfectamente ensamblado. Un chispazo deslumbrante que hizo a mi vida ser mucho mejor. Muchas gracias, Atom Rhumba y por muchos años más”.

Germán Carrascosa (La Alegria del Barrio, Jugos Lixiviados)
«La primera vez que vi a Atom Rhumba fue en el festival Serie B de Pradejón en 1997 durante la «Tarde basura» donde el sello Alehop! presentaba gran parte de su escudería, entre ella nuestro grupo Jugos Lixiviados liderados por el inigualable Mississippi Blind Mike. Sólo con escucharlos en la prueba de sonido nos quedamos abrumados ante semejante apisonadora sónica tan bien engranada y con un gusto tan excelente, pese a que quisimos disimularlo diciendo que se parecían mucho a los Birthday Party.
Desde aquel día hasta hoy, las veces que se han cruzado nuestros caminos ya sea a nivel de amistad como tocando en conciertos (con Glitter souls, Bananas o La Alegría del Barrio) han sido para mi una explosión de amor, conexión y admiración por su arte. Dios bendiga a estos Bilbaínos»

Miren (Tulsa)

“Mi primera noción de ellos fue cuando ganaron el Villa de Bilbao en 1998 y las paredes de la facultad estaban pobladas de carteles con ese simbolo atómico extraño. Luego vino una minigira compartida con Eletrobikinis, compartida de verdad, compartiendo furgoneta, ingresos y gastos. En cada concierto sudaban y sudábamos como un ejército de hienas en los monegros. Adentrarse en el universo de Atom Rhumba es como cuando oyes a los Stooges por primera vez, sientes que se apodera de ti una fuerza eléctrica y maligna que no quieres dejar de obedecer. Ellos nunca persiguieron el éxito y eso seguramente nos ha privado de verlos más en directo, pero por otro lado, ha contribuido, seguramente, a que ese espíritu sucio, arrebatador y tan particular siga intacto. 21 años después siguen en pie y hay que celebrarlo. El que no haya ido nunca a un concierto de Atom Rhumba aún puede remediarlo”.

Gaizka Insunza (Audience)

Siempre he considerado que Atom Rhumba es una superbanda. A pesar de las múltiples mutaciones que ha sufrido la formación durante los últimos 20 años, ha sabido mantener un pulso, una tensión, ese punto de riesgo que hace que sigas interesado en sus nuevos trabajos o nuevas giras. En cierto modo, y a pesar de las diferencias estilísticas, en audience les hemos considerado como nuestros hermanos mayores.

Quiero destacar que he sentido cariño por las distintas formaciones de Atom Rhumba y me gustaría destacar 3 bolos que corresponden a estos períodos.

1- En el Xurrut con la formación inicial (Sergio, Alberto, Jose, y con su primer saxofonista apoyándoles, era Igor, no?). Creo que fue el año 2000, y fue un concierto de rock and roll, punk y funk bailongo y sudoroso.

2- Ya con Alvaro, Jabi y Nacho… se lo dejaron difícil a un Jon Spencer en horas bajas en la Riviera de Madrid. Sería 2005 o así. Vamos, que les comieron la tostada…

3- Por último, bolazo que nos ofrecieron en el Trinkete de Gernika, dentro del festival Lekuek, ya con el bestia de Joseba Irazoki a la guitarra y Cabezafuego al bajo. Creo que fue el año 2014.

Espero que haya Salud y Rhumba para rato!!!!!!!!

​​​​​​Fernando Gegundez (Colaborador vitalicio de Ruta 66)
“Atom Rhuma es Rober, el barakaldés más atípico de todos los tiempos. Atom Rhumba tiene dos etapas, la que funcionan como banda fija y la que Rober echa mano de los mejores mercenarios que se puedan imaginar. Más limitada instrumentalmente la primera y por tanto más punk, más sobrada la segunda, con grandes músicos pero, salvo excepciones, escogidos según los parámetros de su condición insurrecta-rhumbista. Un rhumbismo que el cabrón de Rober ha mantenido con uñas y dientes, a base de permanecer hombro con hombro con los grandes nombres de la vanguardería vascófona y de tener la no wave y Captain Beefheart como dos de sus grifos con mayor caudal. Es un orgullo ser su amigo”.

Kike Turron (músico y crítico musical)
Nos queda la Tunk!
“Supe de ellos por El Tubo. La directora de aquella revista me habló muy bien de ellos y de lo lejos que distaban sus planteamientos respecto del resto de los grupos de la escena. Corrían finales de los noventa y a mi me habían pegado mucho los discos de la Spencer Blues Explosion y los Cramps y en ellos, en esos jóvenes pero ya expertos Atom Rhumba, veía ese destello, esas maneras para agitar el blues con el rock. Pronto nos tocó compartir escenario, King Putreak y Atom Rhumba en un mismo cartel auspiciado (de forma indirecta) por la directora, era en la Sala Tunk de Irún, un complejo con sala y locales de ensayo que, para aquellas (noviembre o diciembre de 1998), estaba aún en construcción. Recuerdo una puerta trasera a un lado del escenario que daba a una escombrera y que nos hacía las veces de camerinos. Ahí estuvimos tragando polvo y bebiendo whisky ambas bandas, en los camerinos, nosotros éramos muy entregados y ellos nos demostraron que aún lo eran más. El otro día los fui a ver a Madrid, a la chiquitilla pero coqueta Fun House. Había quedado con Oskar Benas, su nuevo guitarrista y viejo colega, y allí mismo, Benas me contó que en aquel bolo de la Tunk él era el técnico de luces, y que se acordaba perfectamente porque yo le había reconocido por ser el guitarrista de Fermín Muguruza, y que eso le hizo muchísima ilusión”.

Javier Corral-Jerry (Radio Euskadi, periódico de Bilbao)

“Veo a Atom Rhumba como perfecto eslabón entre aquellos primeros grupos vascos de rock alternativo pioneros (Cancer Moon y Bichos claramente) y todo lo que ha podido venir después. El talento y el empeño de Rober! en perpetuar la banda contra todos los obstáculos que genera el desgaste del tiempo es digno de destacar. Siempre ha sabido rodearse de grandes cómplices, porque esa es su primera razón de ser. Su carácter no admite mercenarios. Hay una elegancia y una rabia en su propuesta que no es apta para cualquiera.
A nivel personal, siempre he contado con ellos para propuestas jugosas a través de Izar & Star. A sabiendas que Rober! Iba a salir con algo insólito y especial. Y así ha sido. Recuerdo los tours de force en los homenajes a Lou Reed y David Bowie, como algo salvajemente” sublime.

Javier Gallego (Carne Cruda)
“Atom Rhumba son como su propio nombre: una bomba atómica para bailar y emborracharse. Tienen uno de los mejores directos de garaje rock que he visto en mi vida. Son salvajes y precisos al mismo tiempo. Van a velocidad de vértigo, parece que están a punto de descarrilar, que el caballo se desboca y les va a tirar de la silla, pero lo tienen todo siempre bajo control y consiguen sonar encabritados como cabrones y exactos como un reloj. En un concierto de Atom Rhumba quemas más calorías que en un mes de gimnasio y te ahorras un dineral en terapias de psicoanalista.

Diego RJ (El Sotano de Radio 3)
«La palabra «cool» aquí la traducimos como «guay». Pero «guay» no llega a definir lo «cool» que son los putos Atom Rhumba. Grupo único en su especie, poseedor de ese groove secreto que puede arreglarte un mal día. Mi opinión sobre ellos es que «molan que te cagas» -traducible también como «cool»-. Máximo respeto.»

Raúl (Tokyo Sex Destruction)
“Desde finales de los 90’s fueron un grupo que destacó dentro de todo el pop que se hacía en la época de “la música indie” estatal, siempre me llamaron la atención por sus salvajes y explosivos directos, algo que supongo me influenció a la hora de crear mi propia banda… Ya no solo eran bandas que venían del otro lado del charco, aquí teníamos a Atom Rhumba! Q no tenían nada que envidiar a todos ellos. Soul, no wave, blues, suciedad y toneladas de sudor. En el 2001, monté un concierto de ellos, en la mítica sala Magic de Barcelona, en la que mi banda dio uno de sus primeros conciertos. A partir de ahi surgio una “bonita” amistad con Rober que aún perdura. Larga vida a Atom Rhumba, gora Atom Rhumba!”

Kaki Arkarazo (Negu Gorriak, M-Ak, productor)
“Tengo varios flashes en la memoria relacionados con Atom Rhumba que me surgen en forma de secuencia cinematográfica. La primera es el desafío de segalaris que organizamos en Garate coincidiendo con la primera grabación de Atom Rhumba.
Ahí estábamos Elena, Robe y yo rodeados de una turba de baserritarras con las carteras llenas de billetes dispuestos a apostar por uno de aquellos dos segalaris fornidos que no paraban de segar nuestra hierba.
Fue un espectáculo único con aires de triki y pintxo de tortilla, celebración perfecta del momento, del encuentro que dio como fruto aquel disco increíble e irrepetible. Un disco que desde el principio sonaba solo.
“Backbone ritmo”
Era el cóctel perfecto para mi. La transgresión vestida de funk sudoroso. Potencia brutal, fuerza de choque que la cinta transmitía con tremenda facilidad. No tenia mas que darle al REC y la batería de Nacho sonaba como un trueno.
Otro flash me lleva a una fiesta de madrugada en Tokyo donde sonó de repente “Skimo Bones”.
Me quedé con los ojos a cuadros. Entonces no había internet apenas. Sabía que ellos habían estado en el “Fuji Rock” tocando pero de ahí a oírlos pinchados por un dj japo y darme cuenta de lo bien que sonaban me dio otra perspectiva de lo que significó aquel disco.
Tercer flash. Robe en Garate enseñándome un disco de los Blues explosion que sonaba como el culo. Estábamos buscando nuevas referencias para el segundo disco y ya Robe empezaba a coger confianza y a convertirse en una especie de hermano pequeño provocador chinchándome cada vez que surgía la oportunidad.
Había girado con ellos como técnico por todo el estado presentando el disco y ya compartíamos claves de conversación musical como para discutir de todo hasta el infinito, por lo que en cuanto oi aquello le dije. Como te grabe el disco con esta mierda de sonido me vas a matar.
Y ahí empezamos con el “Amateur Universe”.
Guiados de esta misma dialéctica de discusión y provocación mutua vamos forjando una historia musical única y maravillosa que nos ha traido álbumes tan grandes como Gargantuan mele y Cosmic Lexicon. Cada uno de los discos con un diseño de producción trabajado y diferenciado, con su propia personalidad, fruto como digo en gran parte de una relación personal que se empezó a forjar en una sega-apostu hace mas de 15 años, en las campos de hierba de Garate.
Por cierto, ganó Erasun. Cortaba la hierba descalzo.


Rafa Suñen (Los Chicos)
Rober Atom fue la primera persona de un grupo al que respeto que me dijo que le gustaba el nuestro. Fue en Pradejón. Él iba en coche y bajó la ventanilla para decírnoslo mientras nosotros estábamos en la calle, bailando con calimocho, ya a la luz del día, como los payos de alegría gitana que somos. Acabábamos de empezar y desde entonces nunca nos hemos perdido la vista. Mañanas de resaca escuchando a Beasts of Bourbon, sprays de caca artificial junto a Iñigo, bodas, comidas de seis horas en el Euskadi profundo: hemos compartido casi 20 años de viaje con ellos, pero por encima de la amistad, que es profunda, están los discazos que han grabado, música perenne en nuestros viajes en furgoneta y fuente de inspiración para saber que hay que partirse el cogote en cada cosa que hagas con un grupo. Lo único que me jode de Rober es que nunca diga qué tipo de cremas antienvejecimiento usa y si lo que lleva es peluca. A veces creo que es un muñeco, uno al que aprecio con cariño, respeto y cachondeo.

Guiller Momonje (artista multimedia, Patrullero Mancuso)
Mi relación con Atom Rhumba? Bueno, tendría que hablar en principio de mi relación con Rober! anterior al grupo, cuando a principios de los 90 andábamos atravesados por la noche bilbaina, entre mis idas y venidas de Madrid con Patrullero. Una relación, posteriormente lejana en lo geográfico pero cercana en el cariño y admiración que nos tenemos. Para mí fue un sorpresón, y esto nunca lo he dicho, descubrir a Rober! como músico en ese primer single de Alehop! junto a dos de mis compañeros de Yogur, Sergio y Alberto. Desde ese primer trabajo magnífico todo ha ido siempre a más, a mejor. En esa época no parábamos de compartir escenarios, y de acudir a sus conciertos como público, de hecho llegué a ver una vez en Madrid una formación del grupo en la que no había nadie de la actual, Rober! es el que queda de la original y ese día le debió de pillar en Londres de compras, o algo, según recuerdo… Poco después tuve el gustazo de poner letra a unas de las canciones de su largo Chasing the onagro, discazo producido por el negro de los Gories, y desde entonces nos vemos cada vez que vienen a tocar por Asturias, donde vivo. Tengo todos sus discos, por supuesto, y he de reconocer que alguno de ellos hasta me lo he comprado. Y encima es que Rober! es de Barakaldo, como mi madre y familia!

Pablo Cabeza (Berria, Gara)
“Atom Rhumba dejarán un pedazo de historia en la que no aparecerán ni los oyentes distraídos ni los responsables de tanto medio de comunicación baldío-si acaso, para señalarlos. Los protagonistas serán su talento, sus lascivos discos y su audaz propuesta sonora.”

Beatriz (artista visual)
Sin pertenecer al ámbito musical, Atom Rhumba ha hecho que me sienta parte de ellos como una más. Y es que poner imágenes a esta jauría del disparate donde el ruido, el griterío, la suciedad, la imaginación y la distorsión toman rienda suelta es algo que nos fluye sin consenso previo; al igual que si estuviésemos improvisando en un ensayo.
Cosmic Lexicon es un equilibro entre belleza y brutalidad, los conceptos básicos en mi modo de entender la vida y, por tanto, el arte.

Roni Río (McCoyson, Las Nurses)
Alguien me habló a finales de los 90 de un grupo de Bilbao que manejaba influencias musicales (Pussy Galore, Cramps, Gories, etc.) que por aquí en esa época -salvo honrosas excepciones como la familia Alehop!- nadie tenía y que eran parte de lo que a mí TAMBIÉN me había llevado a querer hacer ruido. Pero de eso ya hace mucho tiempo y tras coincidir tocando en la época de «Chasin’ the onagro» pasaron a ser mi grupo preferido del mundo mundial!!

Les he visto crecer musicalmente y crear un sonido propio que no solo deja atrás esas influencias sino que las supera… Pero más importante que todo eso es la sincera amistad con Rober! que aún perdura con los años. Gora Atom Rhumba , gora Rober!

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter