Discomático — 8 agosto, 2018 at 7:57

Janelle Monáe – Dirty Computer (Atlantic-Warner)

‘’Todo es sexo, excepto el sexo, que es poder. Si me jodes, yo también te joderé. ¿No sabes que el poder es solo sexo? Ahora pregúntate quién está jodiendo a quién’’. Así de contundente se muestra Janelle Monáe en «Screwed», parte de su tercer disco, el que probablemente haga de ella la estrella planetaria que siempre estuvo claro que llegaría a ser. Y lo hace dejando atrás el alter-ego futurista y androide Cindi Mayweather con el que se revistió en sus dos primeras entregas para reflejar sus propias preocupaciones, abrazando su individualidad más explícitamente que nunca, con un tono más autobiográfico, política y socialmente. El disco se abre con las armonías vocales de Brian Wilson en el corte que da título al álbum y, después, van apareciendo otros invitados como Stevie Wonder, Zoë Kravitz, Grimes o Pharrell Williams, lanzando soul, rap, pop, R&B, space-rock o lo que se tercie, aunque todos se ponen al servicio de Monáe y ninguno la oscurece. No obstante, la influencia más destacada del álbum es el difunto Prince, su mentor, que está claro que colaboró en «Make Me Feel» —el «Kiss» de este siglo— aunque no parezca acreditado y que inspira, por ejemplo, «Americans», el descendiente politizado de «Let’s Go Crazy».

XAVIER VALIÑO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: