Discomático — 8 febrero, 2018 at 7:15

La Bien Querida – Fuego (Elefant)

Premeditación, Nocturnidad y Alevosía fue lo más parecido a un salto en parapente o a  un trabajo gestado en un laboratorio, el disco con el que definitivamente sueña cualquier músico. Es decir, ambicioso y arriesgado, trazó una línea, separando de por vida una primera etapa suya de descubrimiento y una segunda en la que a partir de lo aprendido, desarrolla un universo complejo y propio, fascinante y variable. Porque cada disco de La Bien Querida es un viaje alucinante, en ocasiones te vas al Trópico, después pasas por Reikiavik​ y, finalmente, de vuelta a casa, piensas en comprar billetes para conocer otro destino exótico. Para esta nueva fuga, Ana-Fernández Villaverde sube pasajeros a la tripulación que se quieren sumar a la fiesta, ya sea J de Planetas como gran firma, Muchachito como agitador —ambos presentes en la juerga de «Recompensarte»—, Jordi Montero a las cuerdas, los poemas de Pedro Salinas o Manuel Cabezalí de Havalina a la guitarra para la pócima folk de «Fuerza Mayor». En la brillantísima «7 Días Juntos» y «Permanentemente», sucesión de dubs, de electrónica cachonda, de ritmos sintéticos. Y en «Lo Veo Posible», ella te transporta a los sesenta, cuando las mujeres perdieron el miedo en este país, cogían una guitarra y cantaban lo que sentían —con aire a Jeanette en su voz—, y La Bien Querida cuenta con una ventaja añadida: dispone de técnicas muy vigentes en pleno siglo XXI.

 

TONI CASTARNADO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: