Discomático — 25 febrero, 2018 at 12:47

Cody Carpenter – Cody Carpenter’s Interdependence (Bue Canoe)

Cody Carpenter es hijo de John Carpenter. Y John Carpenter no debería necesitar presentación alguna. Director de títulos míticos de la Historia del cine, quien más quien menos sabrá de su faceta como compositor en sus propias películas. Una faceta que trasladó a su vástago desde muy temprana edad,  y que acabó cristalizando en trabajos conjuntos. Así Cody colaboró en la banda sonora de Vampiros (1998) y Fantasmas de Marte (2001), y recientemente, también junto a su padre y el ahijado de este, Daniel Davies, ha firmado Lost Themes (2015) y Lost Themes II (2016), el debut discográfico del viejo director fuera de lo cinematográfico. Heredando no sólo el talento sino el gusto por los sintetizadores de su progenitor, Cody entrega ahora el primer disco enteramente a su nombre. Secundado por un equipo de músicos de lujo, entre los que destaca el bajista Jimmy Haslip, miembro de Yellowjackets, en los once temas del álbum no escasea precisamente ese jazz fusion que caracteriza a la banda de L.A.

Enteramente instrumental, con un pie fuertemente anclado en los ochenta y con absoluta predominancia del sintetizador, el disco se mueve entre teclados sacudidos por una base rítmica potente, de regusto funky en no pocos momentos, y sólo se acerca a zonas pausadas en contadas ocasiones.

Siendo como es un disco indiscutiblemente progresivo (el propio Cody reconocía en una reciente entrevista que sus principales influencias son “Vince DiCola, grupos de prog rock como Genesis, Emerson, Lake & Palmer, así como el grupo de fusión Return to Forever”), y si bien es cierto que algunos números como «Heart of Slag» o «The Procession» remiten directamente al neo prog clásico, el hecho de haberse grabado con un fuerte componente de improvisación le dota de una notable frescura jazzy.

Quizás no para todos los públicos, ni siquiera dentro del prog, lo del joven Cody vendría a archivarse en la estantería de los discos para dejarse sorprender, y ver si se es capaz de disfrutar al respecto. Razones para ello las tiene.

 

Eloy Pérez

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: