Discomático — 13 octubre, 2017 at 7:04

Danny De La Matyr – Crybaby (Pretty Olivia )

El ciudadano americano De La Matyr abre su álbum con un premonitorio «Drift Away» para continuar con «Waterslide», una balada heredera del beatliano White Album donde diríase que la voz amenaza con romperse delicada a cada paso. En «Lynes» parece evocar un nítido viaje setentero hacia la Dwight Twilley Band vía «Looking for the Magic», aunque incluso en esos momentos el disco rezuma un poso de nostalgia muy particular, que da paso a opciones multicromáticas y más elaboradas como en el caso de «Misfire». En cortes como «Sure Do Need You» vuelve a demostrar que es en los medios tiempos donde mejor se mueve este secundario de lujo, forjado a base de colaboraciones con gente como Jesse Malin o el Big Star Jody Stephens, y capaz de sonar de lo más exhuberante en canciones de esencia rockista como «Rippin’ my Soul Out». Danny de la Matyr se ha soltado la coleta con un álbum para paladares exquisitos. Sin duda es el disco de rock melódico por excelencia en lo que llevamos de año.

 

ENRIQUE  MUÑOZ  GARCÍA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: