Discomático — 17 junio, 2017 at 10:42

Garland Jeffreys – 14 Steps to Harlem (Luna Park)

Protagonista de uno de los mejores regresos a la actividad que puedan encontrarse en mucho, mucho tiempo, Jeffreys publica —de nuevo en su sello discográfico— la tercera entrega de un acto de auto reafirmación soberbio. Fuera del circuito durante demasiado tiempo, solo recordado por un pequeño pero activo círculo de admiradores atrapados por su peculiar discurso, siempre dominado por sus recuerdos, por lo que rodea al geniecillo de Brooklyn, Garland demostró un imponente estado de forma en los predecesores The King of In Between y Truth Serum. No baja el nivel en estos pasos con dirección a Harlem: aunque la inicial «When You Call my Name» viene envuelta en un sonido desfasado, se percibe que la voz, su voz, sigue conservando toda su potencia. Lo certifica en la vacilona «Schoolyard Blues», y a partir de ella la inspiración y la clase se disparan. Nos recuerda que los puntos de conexión con su viejo amigo Lou Reed son más que evidentes en la preciosa canción que da título al disco y en un «Waiting for the Man» vitamínico y nervioso, nos permite recordar que un importante porcentaje de sangre latina sigue corriendo por sus venas («I’m a Dreamer» podrían haberla interpretado Mink DeVille), degustar su tributo a la British Invasion («Help», de los Beatles), echar la vista atrás para regresar a los tiempos en que compartió experiencias con bandas como The Clash («Reggae on Broadway»), introducirnos en su círculo íntimo (la bonita balada interpretada junto a su hija, «Time Goes Away») o, finalmente, dejarnos mecer por «Luna Park Theme», viaje a Coney Island durante el que Laurie Anderson saca de nuevo el violín de su funda.

 

ALFRED CRESPO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: