Rutas Inéditas — 15 octubre, 2014 at 16:58

Doctor Feelgood, Cuando fuimos reyes…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En esta misma semana, la que va del 13 al 19 de octubre, pero en 1976, el inmortal disco en directo de Doctor Feelgood alcanzaba el número uno de las listas de ventas en las Islas Británicas. Todo un hito y un verdadero triunfo para una manera de entender el rock & roll. Que, no hace falta decir, compartimos plenamente en esta redacción desde su fundación. Nuestro colaborador Manel Celeiro se acuerda de la efemérides y le dedica unas líneas en estos días que se reedita la discografía de los ingleses en vinilo a través de Grand Records y distribuidos por Karonte en España. Una buena ocasión para que puedas dar un descanso a tus viejas copias.

Descubrir este disco cambió mi vida. No, no hace falta dramatizar ni ponernos muy trascendentales, pero si varió, y mucho, mi punto de vista musical. Cerrado en un universo de heavy metal y hard rock escuchar por primera vez discos como Born To Run, London Calling o este del que vamos a hablar me enseñó que había vida ahí afuera más allá del universo metálico. Su maravillosa portada, una de las mejores cubiertas que he podido ver, reflejaba perfectamente lo que contenía su interior.

Bajo luces rojas y azules la mirada de loco peligroso de Wilko Johnson y el sudor cubriendo la cara de Lee Brilleaux, un recuerdo para él allá donde este, transpiraba calor y rock & roll. Desde los garitos de Canvey Island al número uno de las listas británicas siendo fieles a su estilo. Predicando la palabra del  rock y el ritmo y blues.

Esa guitarra anfetamínica que entre espasmos vomitaba rock de verdad, del que nace en las calles, los curros duros y los bares, una armónica empapada de blues y una rudimentaria pero eficaz sección de ritmo. Y temazos tan adictivos como «Back In The Night», «Roxette», “She Does It Right”, “She Does It Right (o como dar una clase maestra de la buena utilización de cuatro acordes), «Going Back Home» (menuda entrada de batería), «All Through The City» y una selecta lista de versiones, la propia «Stupidity» del gran Solomon Burke, «Talkin About You», «I’m a Man», «Walking The Dog»,  en una grabación, según cuenta la leyenda sin un solo retoque en estudio, que es pura vida.

Innumerables las veces que he llegado a escuchar (y escucho)  este disco, y las que quedan. Si tienen su copia de vinilo hecha ciscos, como es mi caso, no duden en hacerse con la reedición digital de hace unos años. Extensa en el caso del compacto de audio, veintitrés canciones, y algo menos rumbosa en el DVD. Que anda bastante escaso de minutaje  pero bueno, menos es nada. Y no se pierdan, si todavía no lo han visto, el film que Julian Temple realizo sobre ellos, Oil City Confidential / The Story of Doctor Feelgood. Imprescindible.

Manel Celeiro

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: