Rutas Inéditas — 30 diciembre, 2011 at 0:00

Rodney Crowell, Algo Ha Cambiado

RUTAS INÉDITAS

En esta sección encontrarás textos no publicados en Ruta 66. Críticas de discos o libros, de conciertos,  artículos o entrevistas atemporales que por un motivo u otro no transitaron por la Ruta 66. Ahora ruedan en estas Rutas Inéditas……..

 

Sigue siendo el mismo romántico sin curación de siempre. Ese que compartió noches de alcohol y poesía con Guy Clark y Townes Van Zandt, escribió las canciones más tristes que Emmylou Harris haya grabado jamás y llevó a la dulce Rosanne al altar. Pero algo ha cambiado en él. Tras un largo período de inactividad (1995-2001), motivado por los típicos reajustes domésticos/vitales post-divorcio, ha vuelto diferente. No es sólo que ahora se autofinancie sus trabajos y que haya decidido no comprometer su arte. Es que su música ha adquirido una fuerza y trascendencia ausentes en su obra hasta el momento. Rodney ya no hace canciones, hace discos. Discos conceptuales, profundos y divertidos a la vez, que buscan respuesta a los males que acechan este mundo loco, loco, loco en el que estamos. «The Outsider», su última entrega, completa la que probablemente sea la mejor trilogía tejana desde Train A Commin’ / I Feel Alright /, El Corazón. El yerno de Cash al habla. 

 

En tu web dices que The Houston Kid, Fate’s Right Hand y The Outsider constituyen una nueva etapa en tu carrera. ¿Qué ha cambiado?

Con The Houston Kid tomé la decisión de que, a partir de aquel momento, sería fiel a mi mismo por encima de cualquier otra cosa a la hora de grabar un disco. Y, para asegurarme de ello, empecé a financiarme mis trabajos.

¿Hasta qué punto este cambio ha afectado tu forma de componer?
Mi estilo, en términos de oficio y ética, sigue siendo el mismo que en 1977. Aunque mis canciones hayan tenido éxito, nunca las he escrito para que fueran comercialmente viables. Esa fidelidad a mis principios es la que me ha permitido que me haya concentrado en lo que me ha parecido más significativo en cada momento. En otras palabras: no compondré canciones de amor para el gran público a no ser que la inspiración me lleve a ello.

The Outsider
es tu disco más político hasta la fecha. ¿Es un deber para los singer-songwriters, el escribir sobre el estado el mundo?
En mi caso, es una responsabilidad artística. El ataque al Word Trade Center me hizo tomar conciencia.  El presidente de los Estados Unidos ha dado una respuesta muy poco elaborada al complejo problema del terrorismo. Tuve envidia cuando vuestro jefe de estado, recientemente elegido, quitó a España de Iraq y empezó a buscar fórmulas para que facciones opuestas se entendieran. Mi punto de vista es que la política de Bush ha ensanchado todavía más la división  ideológica existente entre el mundo musulmán radical y lo que se ha dado por llamar occidente. Si la mentalidad política americana sigue derechizándose, mucho me temo que el estado y la iglesia podrían convertirse en una misma cosa. El cristianismo más derechista y extremista cree, más que en ninguna otra cosa, en el fin del mundo y en Armagedón, deberíamos estar preocupados. Añádele la corrupción política de esa América corporativizada y… No me atrevo a seguir. El caso es que ha sido dando forma a esas preocupaciones que he consignado el trabajo con más contenido político de mi carrera.

El disco ha sido visto por algunos medios como una reacción a la administración Bush, pero da la impresión de que no sólo estás hablando del presidente sino de la situación que vive la nación a nivel político y social…
América es una mezcla complejísima de muchos grupos, con una parte importante de su interior al borde de la inocencia y la ignorancia. Sólo el diez por ciento de los ciudadanos tienen pasaporte y un pequeño porcentaje de ellos lo utiliza.  Los americanos están muy poco instruidos en cultura global. Hay grupos con responsabilidades de poder importantes que manipulan ese desconocimiento para conseguir sus intereses. La televisión no sólo se ha convertido en el opio de las masas, también es el altavoz de la izquierda y la derecha. En Washington, y esta es una opinión mía, los congresistas padecen de una acusada falta de integridad. El mundo político es increíblemente corrupto. Y eso incluye, por naturaleza, la administración presidencial. Publicando «The Outsider» he querido enfrentarme más al concepto de codicia política en general que al presidente en sí mismo. Pero si piensas que el disco habla de él, tampoco te lo voy a discutir…

¿Debemos entender el hecho de que éste sea tu trabajo más rockero como una consecuencia de la rabia que sientes?
Que tenga un sonido más potente es resultado de haber estado girando con una formación de dos guitarras, bajo y batería. Enfocamos la grabación de un modo muy parecido al que enfocamos los shows: simplemente tocando las canciones como una banda.

¿Cómo se lleva eso de ser un liberal en un país dominado por los conservadores?
Como puedes deducir de mis respuestas, estoy muy preocupado por la subida del conservadurismo en América. No tengo ningún problema con la auténtica ideología conservadora. Por definición, conservar significa abstenerse de desperdiciar los recursos. Veo a toda esa gente llamada conservadora asumiendo religiosamente una agenda moral y, a su vez, dejándose llevar por una avaricia que no presta nada de atención al contexto global. ¿Te has dado cuenta de que, a lo largo de la historia, aquellos que han tratado de imponer su visión de la moralidad han sido normalmente los más amorales de la sociedad? Según mi manera de pensar, que hombres y mujeres mueran jóvenes y que se pase olímpicamente de preservar la ecología planetaria me parece el máximo desperdicio de recursos naturales imaginable.
 
«Shelter From the Storm» es una de las canciones más dolorosas y ambiguas de Dylan. ¿Qué te empujó a versionarla?
La idea no fue mía. Un programa de televisión, Crossing Jordan, nos preguntó si podíamos convertirla en un dúo, así que el arreglo surgió de un encargo. El show tenía algunos requisitos que representaron todo un desafío para Emmy y para mí, especialmente los cambios de acordes. Del enfrentarnos a ese reto y ver cómo tenía que cantar cada uno nació una versión única de una canción que es muy compleja. En este caso fue la necesidad la madre del invento.

Emmylou es un nombre clave en tu carrera. ¿Qué significa para ti?
Emmylou es una gran amiga, como una hermana. De hecho, creo que sonamos como hermanos cuando cantamos. Quiero a Emmy de verdad. Utilizando lenguaje callejero, somos sangre de la misma sangre.

Infancia, creencias y política han sido los temas que has abordado en tus tres últimas entregas. ¿Qué viene ahora? ¿Sobre qué cosas estas escribiendo estos días?
Las canciones que me están saliendo ahora mismo son menos manifiestamente políticas. Sólo el tiempo dirá dónde me llevaran. Desde un punto de vista estilístico, puedo hacer muchas clases de discos. Esperaré a ver qué es lo que me parece más auténtico y crearé a partir de aquí.

JORDI PUJOL NADAL

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: