Discomático — 10 diciembre, 2010 at 21:07

Lawrence de Arabia – Chant Darling

A las antípodas nos vamos. Nada más y nada menos que a Nueva Zelanda para hablar del nuevo disco de James Milne o, lo que es lo mismo, Lawrence Arabia. Debe andar cansado el hombre de que le digan que lo suyo suena bastante a los Beatles pero es que es lo que hay.

Y eso no significa que este Chant Darling no sea un buen disco y mucho menos que se trate del típico pastiche de influencias. Aquí hay hermosas canciones que recuerdan a los Fab Four pero también a algunos pasajes de Moby Grape, de Fleetwood Mac o de los primerísimos Badfinger. El propio Milne asegura que lo suyo es nuevo pop antiguo y no se nos ocurre mejor definición para su música. Las guitarras son nítidas y cristalinas, los coros adecuados y hermosamente armónicos y los pianos justos y pensados. Su único problema puede ser que con un disco como este el gafapastismo endémico más entroncado lo coja como bandera y se acaben estropeandon unas canciones llenas de sentimientos a flor de piel. Hasta los Okkervil River decidieron llevárselo de gira cuando oyeron su música. Aprovechen ahora que es el secreto mejor guardado de Nueva Zelanda. Luego Dios dirá….

Eduardo Izquierdo  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: