Artículos — 22 Julio, 2015 at 18:00

Steven Munar, quince años de discos y canciones

 Steven munar 1

2000-2015: 15 Years Of Songs es el nuevo disco del artista anglo mallorquín Steven Munar. Tal como indica el nombre del producto, se trata de una recopilación de la producción de este músico que siempre ha luchado desde la clandestinidad, con la honestidad como bandera y con una única arma que son sus canciones. Y es que, a final de cuentas, es de lo que se trata y de lo que perdurará: canciones. Y el bueno de Steven ha decidido que ahora es el momento de hacer parada y recuento del camino recorrido con una compilación que sirve tanto para adentrarse en su particular y rico mundo como para los que le siguen fielmente, ya que este nuevo lanzamiento -aparte de ofrecer grandes canciones que deberían ser mucho más conocidas- ahonda en versiones alternativas y temas que, por una razón u otra, se quedaron en el tintero y merecían ver la luz del día. Y si Steven Munar ha decidido hacer recuento de su obra, nosotros no vamos a ser menos y vamos a hacer lo mismo, repasando una obra que merece ser (re)descubierta por su brillantez, exquisitez y bien entendido eclecticismo; desde el pop al folk, desde el country al rock, de Inglaterra a Estados Unidos y hasta el infinito y más allá. Cuatro discos como cuatro soles que tienen que ser digeridos lejos de la escucha compulsiva, y merecen ser paladeados con la calma que requieren por su infinidad de detalles y que, una vez cobrada vida en el interior del oyente, nunca le abandonan, proporcionando ese efecto tan balsámico que a veces tanto necesitamos en estos convulsos y modernos tiempos que nos ha tocado vivir. Abróchense los cinturones, el viaje en el tiempo va a empezar; pero antes degusten Vds. el delicioso Berlín, la única nueva canción que presenta el nuevo trabajo.

 

 

Steven munar 15 years of songs

Miracle Beach (2007)

La aventura de The Tea Servants había finalizado (la cual merecería un artículo aparte), pero Steven Munar no puede dejar de hacer música y se lanza al ruedo en solitario con este Miracle Beach. Un disco que aún conserva el desparpajo y los aromas pop de la anterior aventura, pero que ya empieza a dar pistas de que la cosa se va a diversificar. El folk rock y las influencias de la música tradicional americana empiezan a asomar su cabeza, algo palpable en la embriagadora «The Girl With The Guitar Under Her Arm» o en la hipnótica «How can It Be So Beautiful». Pero lo que sigue quedando claro es que Steven sigue siendo un creador artesano del pop y que lo suyo son las canciones que rozan la perfección, como «Acid Rain» (aún imprescindible en todos sus recitales) o en el delicioso y taciturno tema título. Un debut que recoge lo mejor del pasado y también del futuro o de lo que está por venir, que no es poco.

The Language Of The Birds (2010)

Evolución absolutamente patente es lo que encontramos en este luminoso trabajo. Steven Munar ha madurado y crecido, y es algo constatable en todas y cada una de las canciones de este disco. Y no sólo eso. América le ha absorbido temporalmente y se puede afirmar que este sería su disco más americano: folk, country, algo de blues… Música americana sin paliativos, pero hecha desde la piel de toro. «The Sun» con su Steel guitar rezuma sabor americano por todos sus poros y «Sister Mary» tampoco se queda atrás. Pero si algo sigue presente es la canción bien hecha de robustos mimbres, el tema que da nombre genérico al trabajo o «God Has Helped (Hallelujah)» son canciones tan logradas que muchos matarían por ellas. Y si buscáis la composición folk perfecta, «Whistle» no anda muy lejos. Un paso de gigante.

 

Break The Rules! (2011)

“Le debo mucho a Break The Rules!, creo que es el disco que me volvió a poner en el mapa”. Razón no le falta al bueno de Steven Munar, ya que en su momento este álbum despertó interés por su figura y fue bastante aclamado por la crítica. No es para menos: en este trabajo todo fluye con una naturalidad que asusta, las diferentes influencias convergen en estilo propio y las composiciones carecen de mácula alguna. La música americana sigue presente en tonadas como «Here I Am» pero el folk europeo también tiene cosas que decir, como en la adictiva «Morning Breeze». Y también tiene este disco lo más parecido a un hit single que haya fabricado Steven, ese tema título que en clave folk rock nos presenta un estribillo que una vez escuchado te acompaña de por vida. Pero nombrar unas canciones, en este trabajo es solo otear la punta del iceberg: todas y cada una de las canciones merecen su detenida escucha ya que hablamos de un álbum que crece a cada escucha. Imprescindible.

Time Traveller (2013)

Y si superar el trabajo anterior se antojaba tarea harto complicada, al menos para el que suscribe estas líneas, el artista anglo mallorquín lo logra. De hecho, nos encontramos ante su trabajo más rock, no por sonoridad, pero si por actitud e intensidad. Está claro que un disco que empieza con una joya pop como “Beneath The Waves” no es un disco del montón, aunque la parte más country o americana haya desparecido casi del todo. Pero la taimada psicodelia de «The Lines In The Sky», el jazz contenido del tema título, el rock europeo de «Vampires (It Is At Nights Part Two)» nos muestran a un artista en onda totalmente expansiva y capaz de quien sabe qué si puede ahondar en su anterior. De momento, sigue siendo pasto de una selecta minoría, pero para Steven el límite sólo está en cielo.

Texto: Xavi Martínez

Foto: Juan González

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: