Artículos

Blues en la encrucijada: Seth James revisita a Delbert McClinton

 

 

 

Muchos son los que aseguran que el blues está muerto. Pues desde aquí vamos a demostrar que no. Que está más vivo que nunca, y no solo eso, sino que ha sufrido múltiples mutaciones. Y que blues hay hasta debajo de las piedras. Blues bastardo, quizá. Pero a fin de cuentas, blues.

Traíamos hace poco a esta sección el tributo que Kevin Burt ha rendido a Bill Withers, y repetimos homenaje esta semana, aunque con distintos protagonistas. El homenajeado es Delbert McClinton, el maestro tejano a quien más de uno considera padre del americana y cuya relación con el blues nos dejó tantos y tan inmortales momentos, en una carrera que abarca cinco décadas. Y quien se encarga de rendirle honores es su paisano Seth James. Aunque no es la primera vez, de hecho. En su disco Different Hat (2021), ya se había acercado a él incluyendo una notable cover de «Solid Gold Plated Fool»; cuando McClinton, con quien James llegó a salir de gira, le sugirió que grabara ese tema, este no lo dudó un instante: “ha sido un himno para mí la mayor parte de mi vida. No ando buscando aprobación porque he aprendido que eso da miedo y simplemente no es algo saludable, pero cuando recibes ese tipo de asentimiento por su parte, significa mucho”.

Lessons | Seth JamesAhora, tras aquella singular incursión (y alguna otra anterior), ha ampliado la oferta y nos entrega Lessons, un álbum entero con doce versiones. Un trabajo producido por Kevin McKendree, colaborador de Delbert durante más de veinticinco años, y en el que se ha rodeado asimismo de algunos otros ex miembros de su banda, como la sección rítmica formada por Steve Mackey y Lynn Williams. Con ellos, más Rob McNelley a la guitarra, una sección de viento y un par de coristas, la espléndida voz de James (que guarda no pocas similitudes con la del autor original) ha encontrado el colchón adecuado sobre el que reinterpretar parte del cancionero del de Lubbock. Un repertorio obligatoriamente escaso -apenas doce temas-, constreñido por el formato que es, pero muy interesante en cuanto incluye varios de esos temas clásicos que todos, incluso lo que pudieran no ser fans, conocen («Morgan City Fool», «Maybe Someday Baby», «B Movie Boxcar Blues») al tiempo que da cancha a un par o tres menos populares.

Habrá quien encuentre las versiones del disco poco atrevidas, demasiado fieles a la original. Su parte de razón puede que tengan, pero ello no tiene por qué ser negativo per se. Seth James siempre se ha reconocido como un gran fan -un estudioso, en realidad- de McClinton; especialmente de su producción ecléctica, a la que considera, en buena parte, responsable de haberle empujado a seguir su propia carrera como músico. Y desde esa devoción y respeto debe entenderse y disfrutarse este Lessons. Sabiamente, James ha tratado -y conseguido con creces- de situarse en ese punto medio, cuando de versiones hablamos, en el que se evita tanto la relectura iconoclasta y pasada de rosca como el calco puro y duro. Dicen que la imitación es la mejor forma de halago; pero cuando hablamos de música, diríamos que la fórmula magistral pasa por honrar al original manteniendo su esencia, al tiempo que aportando sutiles detalles de tu propia cosecha. Y así ha sido.

Una magnífica excusa, en definitiva, tanto para recuperar esos discos de McClinton que toda colección debería albergar, como para -si es el caso- descubrir y/o seguir profundizando en la producción de Seth James, uno de los músicos más interesantes de lo que llevamos de siglo.

 

 

Eloy Pérez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter