Vivos

Nick Oliveri – Sala Groove (Portugalete)

 

Nick Oliveri

Dos hombres, dos guitarras, dos maneras de buscar un significado en la música y ofrecerlo a un puñado de personas que respetaron y disfrutaron ambas propuestas. Porque siempre que se pueda hay que acercarse a esos rituales no tan expuestos al gran público para encontrase con unas raíces más poderosas, menos manidas y muchísimo más ricas estética e ideológicamente.

La Sala Groove de Portugalete está alejada del centro urbano, semi escondida entre pabellones industriales y es un reducto para amantes de cierto underground, que abarca casi todo tipo de estilos.

La velada la abría Ian Mason, multifacético agitador musical, bien sea en su papel de frontman protometalero con The Wizards, bien sea en solitario, o en formaciones ya desaparecidas como The Jesus Grip (Folk), otras de las que ya no forma parte como Knives (Death Metal), o incipientes como GG Stalin (Punk). Vamos, que toca todos los palos y bien tocados.

Ian Mason

En este caso se presentaba en solitario. Ha ido dejando el Folk oscuro más en auge en detrimento de un Folk tradicionalista revolucionario, impregnado y empapado de esoterismo y misticismo cristiano. Y eso mostró, con sonoridades medievales y una base en la poesía cristiana del Siglo XIII, ofreciendo todos los nuevos temas del que será su próximo trabajo. Del anterior, “Ordalías”, nada pero eso ya nos lo esperábamos.

La religiosa “Quand Christus erat puer/Glare of Dionysos”, imbuida de furia medieval destacó de inicio, como la guitarrera “Ditirambo”. ”Once in Eleusis”, “Vision in Red” elevaron el discurso y finalizaba con “Stations of the Cross”, en un desparrame de anarquía sonora tras presentar a Nick Oliveri (que no Angileri, ex central del Getafe, textual… así es el señor Mason, capaz de hablar de Santo Tomás de Aquino, Goethe o este anodino central argentino casi en la misma frase).

Nick Oliveri

Y llegaba Oliveri. Nick Oliveri ni más ni menos y para medio centenar de acólitos. Todos sabíamos a lo que veníamos, un desparrame de versiones en clave acústica. Y Oliveri, todo un DIY pues vino sólo, tirando cable y preparando su set, encantado de estar aquí porque sus raíces con Bilbao son más que profundas. Basándose en su “Death Acoustic” hizo un repaso a toda su extensa historia musical: Kyuss, Queens of Stone Age, Mondo Generator, Dwarves y homenajes en forma de versiones de otros muchos grupos y artistas. ¿Temas? Un montón, muy crudos y feroces con este formato: “Bad boy 4 Love”, “”Truth is stranger tan Fiction”, “Another Love Song”, “Invisible like the Sky”… pero si nos quedamos con alguno, no me cabe duda que los dos de Roky Erickson fueron colosales: “Bloody Hammer” (largo, feroz, descarnado) y “Anthem (I promise)”.

Y el momento más intenso fue el recuerdo al peligroso ser llamado GG Allin. La interpretación de “Outlaw Scumfuc” fue imperial. Con esa mezcla de pasajes desquiciantes con otros de Punk melódico que dejaba claro que, antes de sus salvajismos, GG Allin no era mal músico. Pero el desquicie imperó en su corta vida (y eso que decían que su hermano era el loco de la familia). Menos de cincuenta minutos y finiquitado. El tiempo justo. Al final Oliveri bajó del escenario a dar la mano a cada persona que quiso venir a escucharle, sacarse fotos y conversar. Hay que ser más como Nick, educado, agradable y furiosamente íntegro.

Texto: Michel Ramone

Fotos: Dena Flows

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter