Vivos

The Schizophonics – Aniversario Sala Upload (Barcelona)

 

Pues nueve añitos ya de sala Upload en la Ciudad Condal, y reconozco que se ha convertido en prácticamente la sala que frecuento con más asiduidad. Enclave perfecto en el marco del Poble Espanyol, cómoda, con buena visibilidad y bebercio a precios bastante asequibles. Un diez por ellos, y también por la fiesta que montaron para celebrar los fastos. Tres bandas que iban del punk al garage y pasando por el electro y también DJ’s pero eso ya es harina de otro costal y no de esta Ruta.

La cosa empezó con el trío Tetas Frías (sí, habéis leído bien) un trío femenino que mezcla punk furioso y electro y que salieron cual miura en un coso taurino. Dos guitarras, vocalista y unos ritmos programados montaron mucha bulla en el poco tiempo del que dispusieron. La vocalista se desgañitó y puso todas las ganas del mundo, y lograron poner en ebullición el local a temprana hora. Curiosas e interesantes como mínimo. Los siguientes en aparecer en escena fueron Dura Lex, que afortunadamente poco tienen que ver con las trasnochadas vajillas francesas. Lo suyo también tira hacia el punk rock de clara ascendencia 1977, pero con algo también de electro, pero sin abusar.

Con la sala ya bastante llena cuajaron una actuación intensa y furiosa y con bastantes tablas, normal, ya que son músicos con muchos tiros pegados en otros proyectos. También gustaron y acabaron bastante ovacionados, normal si a una actitud a la que no se le puede poner ninguna pega le añades pildorazos punk como «Bees & Honey» o «Bleeding For You». De momento sólo tienen un EP pero dejaron con ganas de saber si mantendrán el tono enrabietado cuando publiquen su primer larga duración.

 

El fin de fiesta si hablamos de rock lo pusieron en clave garage ese valor seguro que son The Schizophonics. Obviamente nada nuevo bajo el sol, para los que ya los hemos podido catar en directo, pero no por conocer ya el guión de antemano no íbamos a dejar de disfrutar de su particular película. Esa impecable puesta en escena esta vez con una base rítmica al completo femenina cool y elegantes como pocas respaldando al espasmódico Pat Beers a la voz y guitarra, que nada más pisar las tablas dedicó el concierto al recientemente fallecido Wayne Kramer, y ya dio paso a su particular y habitual ritual escénico. Delgado como un manojo de teas e hiperactivo, saltó, se revolcó por el suelo, arengó al público, bailó e hizo los mil aspavientos que como siempre encandilaron al público. Por supuesto la mandanga en forma de canciones no dejó de ser ese garage salvaje habitual en el combo. Burradas como «The One I Want» , «Desert Girl» o la ya clásica «Steely Eyed Lady», dejaron al público tan extenuado o más que al bueno de Pat. Un pase corto, pero que de intensidad e hiperactividad no se le puede pedir más. Por supuesto es más de los mismo, pero sorprenden y mucho al neófito en sus conciertos y siempre entretiene al que ya les tiene cogidos el pulso. Ninguna pega, óptimos para acabar una fiesta de celebración, que continuó pero por otros derroteros estilísticos. Buena celebración y a por unos cuantos años más de rock & roll y Upload.

Texto: Xavi Martínez

Fotos: Sergi Fornols

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter