Vivos

Susan Santos – El Sol (Madrid)

Tras una intro de redobles de batería, en formato trío y ante muy buena entrada para ser entresemana, apareció Susan para presentar las canciones de Sonora su último trabajo que como ella misma explicó, saldrá en un par de meses, a la vez que agradecía a la gente que no se hubiera quedado en casa esa noche… como premio, el privilegio de ser los primeros en escucharlas en el primer concierto de la gira.

 

Así fue como fueron sonando desde el inicio nuevas canciones como  «Snakebite» o «Have Mercy» dominadas por electrizante hardblues en el que los habituales solos de guitarra de la protagonista, comenzaron ya a enardecer al público, a la vez que reafirmaba su vena más hardrockera y setentera en canciones ya conocidas como «Dusty Road» o «Fever», para ofrecer una breve tregua en forma de medio tiempo «So Long» otra de las nuevas composiciones.

La noche comenzó a echar chispas con el primero de los invitados Jose Nortes con quien Susan recordó que ha grabado Sonora en su estudio Black Betty y con quien a dos guitarras,  atacaron otra nueva «What I Want» presentada como una canción que habla de hacer lo que le da la gana a cada cual, como así hicieron la dupla de guitarristas que se lanzaron de forma salvaje en festivo duelo de solos y punteos, en uno de los momentos más excitantes de la noche, con permiso del ofrecido por el siguiente invitado…

…y es que si Susan llegó hace unos años a la capital desde su Badajoz natal, lo mismo hizo desde Granada en el 62 Miguel Ríos como cantó en  «Cosas que le debo a Madrid» en la que narra su inicial y dubitativo periplo por la gran ciudad. Lo hizo con chupa de cuero, tercio de cerveza en mano y esa voz tan particular que parece, no solo no apagarse, sino crecer ajada en tronos imposibles, para el regocijo de un público que copó el momento álgido de la noche con innumerables grabaciones para su difusión en red (pasen y vean).

Difícil mantener el nivel tras el vendaval, pero «Rattlesnake», un clásico de su discografía junto a Paco Mayo en la tabla de lavar como último invitado de la noche, y y la infalible, vigorosa y pegadiza -está sí conocida como adelanto del disco a presentar- «Hot Road Lady» lograron mantener el nivel, aun cuando ya sólo quedaba la guitarra de Susan en el escenario. Incluso se aceleraron las revoluciones en el final, con un brutal y enérgico delirio eléctrico «Let it Ride» otra de las nuevas, y ya en el bis acabar con los tres sentados en el centro de la sala, con el batería baqueteando en el suelo casi a ritmo de rockabilly, el viejo «Skin & Bones» para poner fin a una feroz  y bulliciosa noche.

 

Texto y fotos: Antonio Cancho

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter