Papel

Kike Babas & Kike Turrón – Sol y Sombra. Los Rodríguez (BAO Bilbao Ediciones)

 

 

 

La historia de Los Rodríguez comienza y acaba en el mismo punto: «Princesa» de Sabina. Entre medias, la circunferencia que traza la trayectoria de la banda está llena intensidad.

 

A través del relato en pequeños incisos o aportes de quienes lo vivieron, directa o indirectamente como coetáneos, se construye la historia y la narración; un relato conocido como puede ocurrir en Enrique Bunbury: Lo demás es silencio de Pep Blay. Los Kikes hilan una intervención con otra por medio de pequeños detalles o datos que arman el relato, aunque en ocasiones las intervenciones, casi telegráficas, pecan de corrección política y amiguismo, dejando una sensación en el lector de que quizá falta gente más cercana e implicada en el proyecto. Esta biografía oral se construye a través de la impresión de músicos de la época explicando cómo fue su primer encuentro o concierto, y no solo por medio de las crónicas de los periodistas especializados. Si bien, al tratarse del testimonio personal hay momentos de fanfarronería canalla por parte de algunos entrevistados que desmerecen el relato.

Que el libro tome el nombre de uno de los temas compuestos por Julián Infante no parece casualidad, pues la historia gira entorno a su figura y los eternos estereotipos rockeros -hay una perpetuación del sexo, drogas & rock ’n’ roll generacional- que proyectaba, así como su comparación con Keith Richards: el Keith Richards cañí se llega a afirmar de él. Esto concede demasiado peso de Tequila en las aportaciones. Sin embargo, queda claro que la raíz y columna de la banda es Julián, según se cuenta, pese a que las composiciones las firmasen en su mayoría el tándem Calamaro/Rot, en conjunto o por separado.

Si bien, en algunos momentos el relato se recrea con nombres y pasajes, al repetirse, este eje un recorrido por bandas del underground madrileño, así como las bandas embrionarias de lo que serían Los Rodríguez, y una BSO del libro más allá de estos. A esto se añade el archivo de fotografías, incluso el personal de Rot, reuniendo un interesantísimo documento gráfico.

Ocurre que es difícil reflejar una historia conocida, pese a ello, los datos que aporta el trabajo de Los Kikes resulta de lo más relevante, dibujando un mapa de los lugares y las tiendas en el relato se cuela la historia de la ciudad en los primeros 1990. Quizás el exceso de peso que tiene el consumo de drogas en el relato contrasta falta de una mayor profundidad musical: cómo llegan los temas o el trabajo de composición, en el relato la mima idea es contada por unos y por otros, siendo la banda de rock más importante, por qué Pato nunca llega a ser un Rodríguez, en el pasaje donde cuentan la historia de tocar en la cárcel con Manolo Tena, explica Ariel que luego grabaron con él como músicos/banda de sesión, pero falta ahondar en esta historia y en este tipo de colaboraciones.

La banda se despidió con un LP imprescindible para la música, Palabras Más, Palabras Menos, demostrando que no están por debajo de lo anglo (este tema de discusión del Olimpo anglo es harina de otro costal y las carreras en solitario de Rot y Calamaro lo demuestran (en 1997 entregan Hablando Solo y Alta Suciedad respectivamente).

Explica Vilella que la primera canción que ensayaron fue «Princesas», también la última que grabaron los miembros vivos para el homenaje a Joaquín Sabina:“Germán Vilella: Andrés llegaba a eso, a trabajar,  así que nos metimos en el local. De entrada, tocamos «Princesa» de Sabina”. Y así lo corrobora Ariel: “Ariel Rot: (…) Cuando no teníamos qué tocar, tocábamos el «Princesa» de Sabina.”

Quizá sea la definición de los Rodríguez: “él andaba muy perdido… y nos juntábamos los perdidos”, aunque Ariel Rot lo dice sobre Antonio Flores, es aplicable a los cuatro muchachas que dejaron uno de los legados más breves, pero indispensables de la música rock.

 

David Vázquez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter