Discomático

Arthur Brown – Dance (expanded & remastered edition) (Esoteric Recordings)

 

 

 

En 1974 Arthur Brown era carne de gallina vieja. El éxito de «Fire» quedaba lejos y los discos junto a Kingdome Come, pese a su posterior reivindicación y su revolucionario sonido, no habían sido superventas precisamente. Así que este Dance se intuía como un retorno a lo grande.

Stevie Wonder lo produciría y Steve Winwood tocaría todos los teclados. Ambos habían dicho que sí. Lamentablemente, el sello, Gull Records, tenía otros planes; bueno, no tenían plan, porque no había dinero. Fuera Stevie y fuera Winwood. Finalmente, el productor fue Rodger Bain, que había trabajado con Black Sabbath y Judas Priest. No la elección más inteligente para un disco de «baile».

El sonido es extraño, como si las canciones no ensamblasen con la época y la producción. Pero siendo Arthur el tipo de artistas que es, hace que haya en él algo especial: ocurrencia, chispa, elementos del arte que descolocan en un disco que él visionó para ser bailable. Ojo con esto último, porque en el disco toca Andy Dalby, el guitarrista de Kingdome Come; no, quizás, el tipo de músico al que uno llama para intentar darle sentido al título del álbum. Por ello Dance es especial, lejos de ser una de sus obras imprescindibles, pero no el truño del que se habló en su día. Me sobran las versiones de los Animals y los Stones, pero canciones como «Helen With The Sun», «Is There Nothing Beyond God» o el tema título, dignifican el álbum.

Cuando el álbum salió al mercado, Arthur se ilusionó con la posibilidad de tener el apoyo de Tamla/ Motown en los Estados Unidos de América, que era la distribuidora de Gull Records en ese país. Pero en otro extraño movimiento del destino, Gull dejó de trabajar con Motown justo cuando Dance apareció. Los seis temas en vivo que aportan aquí el añadido demuestran que Arthur estaba listo para reventar aquél mercado, pues la banda era excelente y superan de largo lo expuesto en el álbum. Arthur siguió picando piedra, como ya era su norma. Pero jamás desistió, gracias a dios (del fuego).

 

Texto: Sergio Martos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter