Vivos

The Almighty – O2 Forum Kentish Town (London)

 

En marzo de 1992, el guitarrista Andy ‘Tantrum’ McCafferty, dejo la banda, y con ello se rompió la formación original que se ha reunido ahora para celebrar el 35 aniversario de la fundación de la misma. Esa formación grabó dos excelentes discos “Blood, Fire & Love (1989)” y “Soul Destructión (1991)”, donde se abrazaban al momento, sonando Sleazys, Hardrockeros al 100% y con el punto de pandilleros de barrio como buenos escoceses que son.

Aunque curiosamente, uno de los puntos álgidos de la banda fue a posterior, cuando en verano abrieron el día del festival Monsters Of Rock 92 de Donington Park (momento que recordó esta noche con emoción en la presentación de “Free ‘n’ Easy”), allí se presentaron con el nuevo guitarrista Pete Friesen que venía de la banda de Alice Cooper, con un sonido más duro, que dejaba claro que Ricky Warwick no quería perder el carro alternativo, ya que era la tendencia que venía pisando fuerte.

Personalmente, creo que la necesidad de Ricky Warwick durante su carrera por adaptarse al momento, ha jugado en su contra, ya que ese motivo ha hecho que no se le valorará como es debido, y se le reconociera lo gran frontman que es. Pero la historia ha querido que un buen puñado de años más tarde, nos encontremos en una fría noche en un club del noroeste londinense con los miembros que empezaron la aventura, con la intención de que la baja temperatura se quedará en el exterior del recinto. Así mismo, de inicio hay que destacar que el público londinense considera a The Almighty como uno de los suyos, y solo viendo cómo se entregan con cada segundo del show, deja claro que para los que venimos de fuera, la experiencia de verlos en “casa”, le da un valor añadido.

Por otra parte, evidenciamos que esta reunión, a pesar de contar con tan solo tres fechas (Glasgow, Manchester y London), se ha gestado con cariño, tomándose su tiempo para ensayar cada uno de los temas que sonarían en las mismas. Aunque los miembros que se subieron al escenario, solo habían grabado juntos los dos primeros trabajos de la banda, el setlist escogido abarcaba algo más, teniendo representación los álbumes “Powertrippin (1993)” y “Crank (1994)”, no en vano, esos trabajos mantenían el núcleo de la banda, y en el caso del último, se evidencio el cariño que le tienen, ya que significa una pequeña ruptura sonora y adaptación a otros tiempos.

Aunque reconociendo por mi parte, que espera un setlist compuesto por sus primeras obras y alguna cara B y versiones que contenían sus singles como “Bodies” de los Sex Pistols, después de ver el resultado de su elección, ésta fue la correcta. La banda salto a escena por la vía directa con “Resurrection Mutha”, “Over The Edge”, Addiction” y “Destroyed” de un tirón, por lo que poco se puede objetar para meterte en el show de forma inmediata. Cuando Warwick se dirigió a la audiencia, lo primero que hizo fue señalar y agradecer a sus compañeros de banda el volver a estar juntos un buen puñado de años más tarde.

A partir de ese momento todo fluyo con una sensación de emoción cargada de energía, constante y que se mantuvo muy alta, sabiendo la banda buscar los momentos de subidón como en “Full Force Lovin’ Machine”, con otros de carácter más emocional como “Little Lost Sometimes”, donde aparecen las guitarras acústicas que tan buen juego dan a sus temas. Esa estructura, permitió que la banda llegará al final del show con la tensión perfecta, “Crank And Deceit” la subió aún más y marco el camino hacia la final “Free ‘n’ Easy” uno de sus hits, y donde la banda rozo el éxito (o lo obtuvo, según como se mire), y que fue básica para finalizar una primera parte, sencillamente perfecta. El bis arranco con una ovación y canticos de “Al Fuckin Mighty” por parte del público y que “Crucify” solo hizo que acentuar la adrenalina del mismo, “Jesus Loves You… But I Dont” bajo un poco las revoluciones y preparó el final con la  brillante “Wild & Wonderful”, que cerró un show de una banda activa y muy bien compenetrada, con un claro componente emocional, y que dio un plus a un líder de esos con una actitud espectacular, y que lo convierte en el frontman definitivo, pocos se permiten mascar chicle y cantar a la vez y dominar la escena con una seguridad absoluta.

Finalizaremos la crónica con las palabras que dejo Warwick en su Instagram, y que podrían resumir a la perfección todo lo vivido en la noche londinense: Los últimos tres días han sido épicos, emotivos y afirmadores de la vida. Estar de vuelta en el escenario con mis amigos más antiguos, y retomar todo donde lo dejamos, igual de fuerte, igual de salvaje y todavía más The Alfuckinmighty fue increíble. Desde el fondo de mi corazón quiero agradecer todo a mis compañeros de banda y equipo, y lo más importante, a los fans más leales y apasionados que cualquier músico podría desear. ¡Os quiero a todos!

Texto: Oscar Fernández Sánchez

Fotos: Sonia Eireos Gallarin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter