Vivos

Jerry Joseph – The Water Rats (Londres)

 

 

 

Gravitas. Un término que no es sencillo traducir al castellano y tampoco es fácil de acotar a no ser que sea de forma muy personal. Hablamos del peso específico, de la transcendencia, aplomo y autoridad que algunos seres humanos tienen según abren la boca, normalmente ganado a pulso por vivencias y sufrimiento, no por un estudio minucioso de cómo impactar o llegar a los que sean vulnerables ante cualquier gesto efectivo.

Esto, evidentemente, es algo subjetivo. Para mí son clarísimos ejemplos de ello gente como Johnny Cash o Steve Earle y, si nos ponemos a rebuscar en las capas más escondidas de los grandes compositores, nos encontraremos con Jerry Joseph.

Desde que pone sus pies en el escenario y comienza a introducirte en lo que vas a compartir con él, hasta que lo abandona, hay un sentimiento de comunión. Estamos hablando de un tipo muy intenso. Introduce casi todos los temas para que tengas claro que no solo va a tocar y a cantar, va sobre todo a “contar”. Es un tipo que ha caminado por el filo de la navaja, por lo cual aquí no hay efectismos baratos. Si te dice que está luchando por mantenerse sobrio, te lo crees y percibes cada gota de sudor. Jason Isbell lo incluyó hace no mucho en una lista de lo que él llamo “triple threats”.

Artistas que sobresalen como cantantes, compositores e intérpretes. En directo todo esto cobra un brillo especial alrededor de su menudo cuerpo. Tal es el brillo que sus acompañantes quedan completamente ensombrecidos. A parte del brillo de Joseph, me temo que hay que apuntar que tenían todos el mismo carisma que sus amplificadores, pero bueno, esto se queda en un detalle sin importancia a la hora de juzgar el grueso de lo que Jerry ofreció.

Jerry nos regaló un viaje por pasajes de sus anteriores álbumes (nos ha recordado varias veces que tiene más de treinta) y ha tocado varios temas de su último disco “Baby, You Are The Man Who Would Be King”. El punto álgido en mi opinión llegó con “Dead Cofederate”, del maravilloso The Beautiful Madness. Nos contó que esta canción casi se queda en el tintero, ya que está hasta los mismísimos cojones de la gente que se dedica a criticar las tradiciones sureñas de forma barata e insustancial y temía acercarse a ese terreno con este tema. Dos expertos en todo lo contrario, Paterson Hood y Jason Isbell, le convencieron de que no era para nada el caso y le animaron a darle a esta canción la luz que se merece.

En todo momento he sentido que estaba con alguien que me otorgaba el privilegio de enseñarme un pequeño atisbo a su alma. Esto es personal e intransferible y es lo que hace que estas sensaciones sean difíciles de convertir en palabras. Así que lo dejaré aquí. Jerry es un tipo único. Si tienes la oportunidad de compartir un rato con él, creo que saldrás ganando.

 

Texto: Javier H. Ayensa

Fotos: Paul Docker

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter