Vivos

Extreme – Alcatraz (Milán)

 

Un lunes 9 de noviembre de 1992, en plena resaca post olímpica, Extreme actuaron en el Palau dels Esports de mi ciudad, Barcelona. Su show de inicio estaba programado en la sala Zeleste (actual Razzmatazz), pero otra resaca, la del efecto “More Than Words” generó que la venta de entradas fuera buena, y se pasara a un recinto de mayor capacidad. Podríamos considerar, o al menos servidor lo considera de ese modo, esa gira como una de las que marcó el final de la era en que las bandas de hardrock, dominaban el mundo con giras de escenarios llenos de pasarelas, pianos de cola o secciones de viento para acompañar los temas, todo dentro del concepto, más es mejor.

 

Pasados más de treinta años, vuelvo a tener delante de mí a la banda de Boston, en esta ocasión no en un pabellón, sino en un recinto de grandes dimensiones, el cual estoy seguro de que sobrepasó el aforo permitido del mismo,  Está claro que, aunque su reciente álbum “Six (2023)” cumpla el objetivo de revivir y poner al día su sonido, éste es deudor de la nostalgia y de una escena, que al fin y al cabo es la que atrae al público que se acerca a sus shows, con ganas de ver el estado de forma de la banda.

Dejó claro que se encuentra en muy buen estado de forma y en concreto esa noche con un plus de motivación especial por el “sold out” que tenían delante. Aunque Gary anda muy justo de voz, va sobrado de carisma, muy activo y demuestra lo buen frontman que es. En el caso de Nuno, queda fuera de toda duda su labor a las seis cuerdas, y destaca como complementa de forma muy efectiva las partes vocales, generando un equilibrio perfecto en el sonido de la banda. Esto ha hecho que, sin duda, a día de hoy se muestre como el líder, siendo él quien más interactúa con el público, presentando temas y quien más cupo tiene en escena con sus solos. Así mismo, la base rítmica juega un papel imprescindible cubriendo el espacio sonoro en todo momento.

La banda despachó de inicio una primera parte de show sencillamente perfecta, manteniendo el pulso rockero, tirando de catálogo (“Decadence Dance”, “Rest In Peace” o “Hole Hearted”), y acudiendo a lo mejor de su reciente trabajo. El concepto “Medley”, es algo que dominan como quieren, y lo saben hacer con muy buen criterio, enlazando introducciones o interludios con pequeños pasajes de temas clásicos que dotan de un plus al tema que están interpretando Desde aquí insto a todos los que estén leyendo esto, que recuperen la interpretación de la formación del medley de Queen en el tributo a Freddie Mercury del año 1992.

Pero todo lo bueno mostrado en la primera parte del show, se vió lastrado en una segunda parte que se inició con la cuota acústica de la noche. Un solo de Nuno y enlazando dos temas lentos seguidos, que, si bien uno de ellos fue la esperada “More Than Words”, bajó el ritmo en exceso. La forma de encarar el show a partir de ese momento, y como estructuraron el mismo con temas más recientes, hicieron que se resintiera en su tramo final hasta cerrar con “Get The Funk Out”. Para el bis, la banda cometió el error de arrancar con dos baladas enlazadas, que, si bien generó un ambiente emotivo, a posterior, el acudir a un tema nuevo para cerrar, no fue el final más esperado, En mi humilde opinión cerrar con un clásico habría sido acabar por todo lo alto.

Texto: Óscar Fernández Sánchez

Fotos: Sonia Eireos Gallarin

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto: Oscar Fernández Sánchez

Fotos: Sonia Eireos Gallarin.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter