Encuentros

20 años de Wau y los Arrrghs!!!

 

 

Los valencianos Wau y los Arrrghs!!! decidieron reunirse en 2023, para deleite y regocijo de los fans, y ofrecer una serie de granados y escogidos conciertos con motivo del 20 aniversario de la formación. El próximo, será este sábado, 9 de diciembre, en el Teatro Eslava de Madrid. Una oportunidad imperdible y sublime de ver en acción a una de las mejores -si no la mejor- banda de Garage, made in Spain, del planeta. Aprovechamos tan solemne ocasión para charlar con su frontman Juan Arlandis, Juanito Wau, sobre su trayectoria, veinte años dan para mucho, dentro y fuera de los escenarios, las vicisitudes y avatares de un grupo de salvajes, iconoclastas, sinvergüenzas, auténticos y tiernos, que ocupan, a día de hoy, un lugar privilegiado en el imaginario colectivo.

 

El 18 de mayo de 2017, en la decimocuarta edición del festival Surforama, os despedíais con un último concierto. ¿Por qué vuelven, después de seis años, Wau y los Arrrghs!!!? ¿Qué motivos han propiciado este reencuentro?

Volvemos porque básicamente nos hemos preguntado: “¿Por qué no?”. Volvemos porque somos una banda física en el escenario, ¿Para qué esperar más, a tener 60 años?. Volvemos porque cada bolo son tres meses de Mercadona.

Háblanos un poco de tus inicios en la escena musical valenciana. ¿Participaste en otras formaciones? ¿Cuándo empiezas a cantar y por qué?

Mis inicios se remontan a finales de los ochentas como Mod sin tener ni pajolera idea del movimiento (por eso lo dejé) para entrar de lleno en la explosión 60’s Punk y Garage. No tenía edad para un movimiento tan hermético como el Mod… Toqué la batería en un par de bandas que no tuvieron ninguna repercusión. Fue una época genial, toneladas de fiesta y precios asequibles para vivir. Empecé a cantar en el mismo momento que nació Wau y los Arrrghs!!!

¿Cómo os conocisteis y cuándo iniciáis vuestra andadura? Cuéntanos un poco cómo fue esa primera etapa de Wau y Los Arrrghs!!!.

Casi todos nos conocíamos de ir a los mismos garitos. A Claudia la conocía de toda la vida, a Fletán también lo conocía de hace un huevo, Satu estuvo muchos años junto a Manolo Gabba llevando los mejores garitos de rock & Roll de la ciudad. Luego más tarde conocimos lo que podríamos llamar “La sección alicantina”, no olvides que en la primera formación estaban dos futuros Membranas, Bola y Ramón, que venían de Alicante, al igual que Molongui. Los dos primeros se piraron y Molongui se quedó en Valencia. A Isidro, por edad lo conocí justo antes de entrar en la banda, hablamos de 2003. ¿Los inicios? Muy rápido todo. A los 15 días y con cinco canciones ya estábamos abriendo para los Tuna Tacos, sin letras ni nada, ya estábamos en una furgoneta recorriendo Italia… Lo dicho, la banda empezó con una velocidad de vértigo. En aquel entonces Bola, Molongui y yo vivíamos juntos. Esa casa era cualquier cosa menos una casa.

 

¿De qué forma crees que influye en vuestra idiosincrasia como banda el hecho de ser valencianos?

Sí, sin duda. Todos en la banda venimos de barrio obrero y de extrarradio. No solo por la banda sonora que nos inundó al no obviar el tecno, el desbarre y la pura fiesta. Nosotros elegimos otras movidas en el ámbito de la noche y de la música, pero no podías escapar, sin darte cuenta el “Tunda Tunda” ya formaba parte de tu biorritmo. Además de que no hay nada más valenciano que el “pensat y fet” (pensado y hecho) para muchas actividades y acciones de tu vida. En la música a nosotros nos ha funcionado de perlas.

¿Qué cambios ha experimentado la alineación a lo largo del tiempo y cómo ésto ha repercutido en vuestro desarrollo?

La primera formación éramos Bola al bajo, Ramón a la guitarra, Claudia al órgano, Fletán a la batería y yo a la voz. Fue una primera formación para arrancar, aún no estaba asentada la banda, pero el peligro de lo que se avecinaba ya se intuía. Esa formación duró poco. Entraron Molongui e Isidro y al poco Satu. Justo para el primer LP y las giras por Europa. Aquí sí que se asentó en todos los sentidos. Menos Isidro que se fue después del segundo disco y la entrada de Belinda, en los tres grandes discos se ha mantenido la misma peña. Es curioso, los dos que cerrábamos todos los bares, Fletán y yo somos los únicos que estamos desde el principio.

Para cualquiera en el planeta que todavía no os haya oído, ¿Cómo definirías vuestra música?

Real, honesta, eléctrica, nacida de una devoción absoluta por la diversión insana y por alejarte de la rutina.

En 2006, con la salida de vuestro primer EP, os lanzasteis de gira por Italia. ¿Cuál crees que fue el secreto de ese meteórico éxito?

El primer Ep salió en el 2004 (viaje a Italia) y el primer Lp en 2005. Considero que la propia inconsciencia de las cosas que iban sucediendo no son un secreto en sí. Que íbamos a un sitio, pues muy bien, que no íbamos, pues muy bien también. La fiesta no paraba … ¿Eso puede ser un secreto?.

Con la llegada del segundo largo “¡¡¡Viven!!!” (Munster Records, 2009) lo reventais a lo bestia. ¿Tuvo este hecho alguna repercusión en vuestras vidas, o por aquel entonces ya estábais sumidos en una espiral de muerte, destrucción y crapulismo? ¿Cómo vivisteis ese momento? Relátanos, por favor, alguna jugosa anécdota.

Las cotas de crapulismo y destrucción ya eran normales en el primer Lp. Ahora bien, fue con “Viven” cuando la cosa explotó a nivel de público, un cierto éxito que supimos asimilar con naturalidad y sobre todo disfrutar. Justo en el 2008/2009, año de la publicación del VIVEN, en nuestra ciudad hubo un boom sobre el Garage, cientos de chiquillos venían a nuestros bolos y se sabían todas las canciones, fue nuestro flipo/año. Por supuesto, fue una moda pasajera y esos mismos chiquillos se enredaron en otras movidas. Nada que objetar, nos pareció normal que siguieran los puretas a nuestros bolos. También fue el año de nuestra primera gira Mexicana, otra grande por USA, Puerto Rico, giras tochas por Europa y España…..Gente muy joven en tus bolos y muchos viajes. Ahí estaba la receta del “Éxito” del VIVEN. Con esta anécdota te puedes imaginar cómo funcionábamos y la fama que teníamos. Un día estando de gira en la carretera y antes de llegar al destino se me ocurrió llamar a un conocido promotor y pedirle medio kilo de Cecina. Claro , él se creía que le hablaba en clave. Y enseguida se puso a mover contactos para tener medio kilo de “Cecina”. Antes de llegar, él mismo le decía a los amigos “¡esto es una banda de verdad! ¡¡Medio kilo!! ¡Sin tonterías!”. Menos mal que nos percatamos de su contestación y le volvimos a llamar para decirle “¡Eh! De vaca o caballo”…más lío todavía, jajaja.

¿Las letras de las canciones en qué se inspiran, de qué se alimentan? ¿Forman parte de vuestras vivencias?

Cuando me preguntan por las letras no puedo evitar repetir una y otra vez que nacen como la esencia de la banda, por combustión espontánea. El 70% de las letras fueron escritas el mismo día de la grabación, no antes. Es complejo para mi hablar desde la calma que retazos tienen, en qué me baso. Tienen muchas cosas que mi mente desarrolló y supo ordenar y proyectar en un día concreto. A veces he pensado cómo hubieran sido si las hubieran escrito con tiempo. Eso, de momento, nunca lo sabré. A la banda y a la gente les gusta. Lo demás no importa.

Tomando como referencia uno de vuestros hits “Copa, Raya, Paliza”, pieza del segundo álbum, ¿Crees que en este sentido, el orden de los factores no altera el producto?

La predisposición es más importante que el orden. Solo con los buenos amigos puedes empezar con paliza y terminar con copa/raya.

Las frases que componen “Hoy No Me Verás Caer “, corte incluído en el tercer LP “Todo Roto” (Slovenly Recordings, 2013), ¿Tienen algo que ver con el hecho de haber dejado de beber alcohol? ¿Qué cambios experimentaste sobre el escenario a raíz de ese momento?

No es cuestión de escenario, era cuestión de recuperar mi vida, la que fuera, pero una buena vida. Por lo menos una vida donde poder tener la capacidad mental para gozar plenamente de lo bueno y fortalecerme en lo malo. “No Me Verás Caer” y “El Mañanero” son mis dos letras más autobiográficas. 14 años sin alcohol, 14 años de aprendizaje y celebración. ¿Por qué no cantarlo también?

¿Qué has aprendido en estos dos lustros de trayectoria, con que te quedas y que has descartado por el camino?

He aprendido a no juzgar tan ligeramente, he aprendido a escuchar, he aprendido a entender… En definitiva, he aprendido a querer. Antes era el tío más egoísta del mundo, bueno, tampoco quiero flipar. Aún lo sigo siendo un poco, tal vez de otra manera.

Veinte años de Rock & Roll dan para mucho. Sigues sintiendo predilección por los psicotrópicos, y en especial por el speed, para los momentos ocasionales de recreo y distracción, o has explorado otras vías más místicas de realización espiritual como por ejemplo el budismo o el yoga.

Para clavar un clavo necesitas un martillo y golpear. ¿Yoga y Budismo? No, aún no he clavado clavos con la mente.

Te falta un incisivo -como al “Risitas” o como a su cuñado “El Peito”, grandes figuras humorísticas de éste, nuestro país de piel de toro- (Confieso que te otorga cierto atractivo).  ¿Puedes explicarnos cómo lo perdiste?

​​Solo me quedan cinco muelas. ¿Atractivo? Por eso notaba en mi barrio un auge entre las chicas buscando “primitivismo bucal”. Tengo que hacer algo, ya no me compran chuletas. Mi pala la perdí hace 31 años en un concierto de los Flashback Five de un panderetazo en la boca. Así de sencillo….La banda quería ayudarme a buscarla. Siempre tendrán mi amistad

Además de los collares de huesos, ¿Con qué otros fetiches cuentas (estoy segura de que tienes más de uno)?

Siempre llevar zapatos de punta en el escenario y el único ritual que tengo es darle mis gafas a Satu cuando salgo al mismo.

Sabemos que te van los cómics, que trabajaste, incluso, durante algún tiempo en una tienda, ¿Cuáles son tus preferidos? ¿Qué otras cosas te ponen al margen de la música y los tebeos? Como decía Perales: “A qué dedica el tiempo libre”.

Amo el trazo afilado de Jose Ortiz, el pesimismo de Tardi, los mutantes y cuerpos de Corben, la línea luminosa de Juillard, la realidad histórica de Delaby y Bourgeon, el gamberrismo de Jano y Gallardo. Floto con Giraud y los guiones de Charlier, toda la cantera española que encumbraron la editorial Warren, Thorgal de Rosinsky es la aventura y el amor por encima de todas las cosas, Conan de Buscema, Magius, Boucq, Los cuatro fantásticos de Kirby y el Spiderman de Romita y por supuesto Jack Davis, Al Feldstein, Ibáñez y mi infancia con Tintín y Asterix. Me apasionan los libros de Napoleón y su Grande Armée, pinto aviones alemanes de la Primera Guerra Mundial, me apasionan los discos, el BARON ROJO, soldaditos de plomo, monstruos y mutantes, art books… ¿¡Yo que sé!

¿Qué es lo que más suena últimamente en tu casa, en la intimidad?

The Wrong Society, Peter and the test tube Babys, B’52’s, 999 y Black Sabbath.

Porque no solo de Garage y Punk vive el hombre. Por favor, ¿Algún “guilty pleasure»?

Las secciones rítmicas de los Chichos, el vendaval Rocio Jurado (esas letras ya no sé escriben), “Colors” de ICE T, “My dear Commissar” de FALCO.

 ¿Cómo (auguras) ves el futuro del Garage patrio, en un escenario que, a día de hoy,  desde mi perspectiva de fémina, parece seguir estando plagado, y bajo el yugo, de pollas viejas y flácidas?. ¿Qué opinas al respecto?.

¿Pollas viejas y flácidas? Jajajaja, vamos a ver, ¿Acaso hay relevo? Y no me refiero a bandas. Siempre habrá algunas bandas que surjan pero para estos temas las matemáticas son tan rigurosas que no hace falta ni echar mano de ellas. El público y la gente en general. A mi no me molesta que en las fotos de los festivales solo veas platos de paella, monumentos locales, hamacas en la playa y bailes en el salón. No me molesta porque es lo que hay. Gente mayor pasándoselo bien.

Algún conjunto mozo al que le tengas echado el ojo. 

Me han sorprendido los Roncos porque van a su bola y hacen lo que quieren, Las Gonadas, por sus letras y una mezcla perfecta entre fuerza y sensibilidad al proyectar su visión del Garage, y los jovencísimos Von Dreeds por su apuesta puramente Boston/Australia.

 ¿Cómo estáis viviendo estos momentos de reunión?

Está siendo lo mejor de todo esto. Hemos dejado claro que vamos a disfrutar sin ningún tipo de presión, nos da igual que sean tres bolos o diez. Lo que tenemos claro es que lo que hagamos lo queramos los cinco. Aquí ya no hay giras interminables donde acabar hasta los huevos uno del otro. La banda para nada va a condicionar nuestras vidas, que cada uno tiene la suya. Antes corríamos hacia la banda para huir de esas vidas. Ahora es al revés. Mira, contaba Juan Diego cuando hicimos la reunión para el primer bolo después de seis años en el Surforama, que él sabía que algunos no nos habíamos visto en esos seis años. Se quedó loco cuando nos vio en mi antiguo bar como si nos estuviéramos viendo todos los días. Eso es una banda y eso es ¡MAGIA!

¿Os habéis planteado volver a grabar algo, algún tema en la recámara? ¿Habrá más conciertos?

Conciertos sí, disco no lo sé…. A ver qué pasa en el 2024.

El sábado 9 de diciembre es tu cumpleaños… Tengo entendido que después del concierto la fiesta seguirá con tu pinchada en el Planet M Scifi & Rock’n’Roll Bar de Malasaña. ¿Cómo se presenta la velada?

¡Matizo!, nuestra pinchada. Los Arrrghs también van a poner unos discos … .Cómo te decía, algunos seis años sin verlos. Esto no me lo pierdo.

¿Algún mensaje de Juanito Wau para el mundo?

No tengo absolutamente ningún mensaje que decirle al mundo.

¿Quieres decir algo más?

El mundo es una mierda.

 

Texto : Tatiana Rius

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter