Encuentros

Los Andes, delicatessen power pop desde Argentina

Se hizo esperar el segundo trabajo del grupo bajo título de  «Backgammonesque» editado por el sello especializado Rock Indiana de Madrid hace unos meses, pero ha valido la pena la espera porque el todo resultado no podría ser más satisfactorio. El tándem Sebastian Rubin y Juan C Marioni recrean en ocho temas de energéticas guitarras acompañadas de melodías enriquecedoras con puro sonido power-popero, todo un trabajo global de un espíritu abierto y enriquecedor. Sin mas preámbulos nos ponemos en contacto con Seba Rubin para contarnos todo lo que se cuece alrededor de este nuevo trabajo.

Después de lanzar «Obras cumbres» han pasado unos años en ver la luz un nuevo trabajo del grupo, ¿Cómo ha transcurrido todo este tiempo para la creación de nuevos temas?

Habría que decir que lo que pasó entre el primer y segundo disco fue la pandemia, jaja. La realidad es que ya antes de ella había habido un quiebre en Los Andes y nos quedamos solo Juan y yo. El proyecto ahí mutó de una banda con un directo activo a una más orientada a componer y grabar, tocando más de vez en cuando en formato pequeño. La pandemia nos encontró componiendo, primero a distancia, pasándonos ideas y maquetas, y luego ya encontrándonos en parques para mostrarnos ideas y terminar canciones. Al levantarse el aislamiento y las necesidades de distanciamiento, metimos quinta a fondo para grabar y terminar el disco.

Ha sido muy metódico este «Backgammonesque» por el tiempo que le habéis dedicado….

Inevitablemente, el haberlo trabajado a distancia y en nuestras casas, nos permitió y obligó a serlo. Siempre lo fuimos, pero en este caso, la forma de componer y grabar nos obligó a tener un orden desde lo formal, con ficheros y archivos y un drive y tal, jaja. También resultó en un álbum lleno de detalles y cositas que por ahí, en un formato de pre producción más en sala de ensayo y en vivo se pierde.

¿CÓmo se desarrollaron las sesiones de grabación del disco en el Estudio Marioni?

La grabación se extendió a lo largo de varios meses en casa de Juan, donde tiene montado el estudio. Trabajamos primero él y yo, con una batería progamada y sumando el resto de los instrumentos. Luego eso iba a los bateristas, Nico Raiman y Martín López Cuesta, que grababan en sus respectivos estudios sus partes, y luego los completábamos en lo de Juan con el resto de las pistas. Fue una de las grabaciones más placenteras que haya tenido, sin dudas.

El disco consta de ocho temas de corte power-pop lleno de energía guitarrística y armonías vocales donde la calidad brilla en todo momento. ¿Es un disco que hay que tratarlo como una globalidad en su conjunto?

Primero, ¡gracias por el elogio! Nosotros lo tratamos primero como un rompecabezas (puzzle), aunque no sabíamos qué iba a resultar de unir las piezas. Fuimos eligiendo de todas las canciones que compusimos en estos años las que mejor se llevaran unas con otras y creemos que el resultado final tiene una cohesión global y un, si se me permite la osadía, arco argumental que lo atraviesa, aunque no lo sabíamos al comienzo del proceso, claro, esto se fue dando.

¿Cuál es el secreto de dar forma a temas tan brillantes dentro del binomio Marioni/Rubin?

¡Que pregunta! Creo que, no sé si es un secreto, es una combinación de saber qué queremos hacer, qué disfrutamos de tocar, y de muchos, muchos años de componer y tocar y grabar canciones. Para los dos, Los Andes representa una síntesis que no se puede alcanzar a los veinte o treinta. Estamos grandes para cargar equipos todas las noches, pero esos años, por suerte, no fueron en vano. Y por otro lado, somos muy muy muy exigentes y autocríticos, y ambos nos permitimos decirnos todo lo que pensamos si es para que las canciones estén más redondas. Si uno de los dos no está del todo seguro con un arreglo o con una canción, afuera.

Con este trabajo también demostráis que el término power-pop también emociona al oyente en cada escucha ¿Por qué el término power-pop es tan incomprendido?

Siempre digo que el power pop es la música que le gusta a todo el mundo pero que nadie escucha. Tal vez sea desconocimiento de la etiqueta, porque el género está en el ADN de todos los que escuchamos música desde los 50s en adelante. Tal vez sea una cuestión de mal marketing, porque al fin y al cabo se trata de canciones breves, con melodías lindas y una instrumentación brillante y clásica. ¿A quién no le gusta esto?

El disco ha sido lanzado por dos escuderías que apuestan por estos sonidos como Hurrah Música en forma de Ep y Rock Indiana en CD.

Alucinamos con que haya dos locos delirantes que apuesten todavía por hacer de este mundo uno más lindo, con canciones que nos iluminen el día. La verdad es que no cabemos de orgullo y felicidad cada vez que Pablo y Antonio nos proponen editar en formato físico nuestras canciones en España, tan lejos de casa.

Mención aparte merece la cantidad de excelentes músicos que han colaborado en este nuevo artefacto.

Las colaboraciones son la fresa de la tarta (o la frutilla de la torta, como decimos acá). Con Xoel y con Tony (Lukah Boo) me une una amistad, casi hermandad, de hace años, y con los Star Trip y Hank Idori, una más reciente relación de mutua admiración y cariño. Los cuatro nos ayudaron a redondear el sonido de tres voces de Los Andes, a completar lo que Juan y yo grabamos desde Buenos Aires, llevándolo a un sitio totalmente superador, y dotando al disco de una paleta de colores que lo hace más entretenido también.

Para Sebastian Rubin ¿qué es la melodía?

Todo. Las melodías son los cimientos de la canción y su columna vertebral, y lo mejor de todo, es que son mágicas. Nadie puede explicar de dónde vienen. Ojalá sigan llegando porque son nuestro alimento más sabroso.

 

Texto: El profe

 

One Comment

  1. Gabriela Giovannetti

    Excelente nota!!! Amo a Los Andes!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter