Vivos

Micah P. Hinson – La Nau (Barcelona)

 

 

 

Venía agotando entradas, Micah, en los conciertos de esta gira europea iniciada a principios de mes. Y Barcelona no fue excepción. Sold out en la sala del Poble Nou, con un público expectante ante la presentación de su último trabajo, ese I Lie to You editado el año pasado, el cual repasó prácticamente de cabo a rabo.

En formato de trío, con un multi instrumentista encargado de dotar de atmósfera a las canciones y uno de los mejores baterías que uno ha visto recientemente, tan preciso como sutil, Micah (y su voz) fue entrando en calor tema tras tema, sintiéndose progresivamente más cómodo ante la reacción de una audiencia que respondió de igual modo. Aplausos al término de las canciones y un silencio entre lo respetuoso y lo sepulcral durante ellas, circunstancia casi imprescindible tratándose de un repertorio como el suyo. Supo además intercalar con tino aquellos títulos añejos que quien más quien menos ya esperaba, desde la clásica «Beneath The Rose» con The Gospel Of Progress, pasando por «Seems Almost Impossible» y «Diggin A Grave» del siguiente hasta alcanzar uno de los momentos álgidos con la soberbia «Tell Me It Ain’t So» grabada junto a The Red Empire Orchestra.

Precisamente fue con este tema, con diversos arranques fallidos, cuando hizo aparición esa distensión humorística que -en pequeñas dosis- tan bien sabe manejar. Ya sea con pequeños trucos como ese, bien con sus monólogos -sarcásticos hasta lo iconoclasta-, la proporción se mantiene perfecta a lo largo de sus directos. Un equilibrio entre lo grave y lo irónico, en ese distanciamiento melodramático que suele plasmar en sus letras o incluso en versiones como «Please Daddy (Don’t Get Drunk This Christmas)» -la única anoche-, atípico clásico navideño de John Denver incluido en su reciente álbum.

Con «On the Way Home (to Abilene)» se retiraría, antes de unos bises en dos tandas durante los cuales acabó por perder la paciencia con un zopenco que le había estado incordiando (a él y al resto del público) en ciertos momentos del show, interpelándolo directamente y diciendo que le devolvía la pasta si se largaba ya. No hizo falta, pues el personal de la sala se encargó finalmente de mostrarle la puerta al andoba. Anécdota mínima en una noche prácticamente perfecta, abierta por un Julián Mayorga de quien no puedo anotar nada pues las ocho y media sigue siendo un horario infantil al que uno -por diversos quehaceres- muchas veces no puede llegar. Otra vez será.

 

Texto: Eloy Pérez

Fotos: Marina Tomás

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda