Discomático

Sandford Music Factory – Altospeaker (Radix Records)

La postrera revolución que sacudió al rock de su letargo tuvo lugar en la última década del siglo pasado. Aquella hornada de bandas definidas por las etiquetas de alternativo, grunge o indie fueron la puerta de entrada para muchos jóvenes en ese mundo, quizás la última generación hasta el momento que todavía considero ese género musical como el vehículo ideal para expresar sus inquietudes vitales y artísticas. Nombres como Nirvana, Soundgarden, Alice In Chains, Mudhoney o Screaming Trees marcaron a fuego su educación musical y tuvieron un peso decisivo en un buen número de músicos posteriores.

Caso de Sandford Music Factory, que acaban de editar su último disco, titulado Altospeaker, a través de Radix Records. Los gallegos ya tienen un buen bagaje a sus espaldas, cuentan con un E.P, tres álbumes de estudio y un directo en acústico, y su trayectoria habla por ellos, son una formación consolidada, consciente de su estatus, y que trabaja con mimo y con la tranquilidad que da no depender de nadie y habitar en la más absoluta independencia. Con la paciencia necesaria para no editar nada de lo que no estén absolutamente convencidos. Lo primero que llama la atención de este nuevo trabajo es el sonidazo del que disfruta, una producción aplastante a cargo del uno de los guitarristas del combo, Xurxo G. Grandal, y masterizado por las manos de Saúl Patiño, que surge de los altavoces con una tremenda fuerza.

Alguien dijo que el rock noventero nace de una Jam entre Black Sabbath y Neil Young & Crazy Horse, digerida por adolescentes que vienen del punk y el hardcore. Creo que hay mucho a rascar entre medio de ambos, pero como definición concisa no está nada mal. Los chicos de Sanford Music Factory se acercan más a los postulados de los de Birmingham, esos riffs pesados y retorcidos que dominan sus canciones tienen mucho de Tommy Iommi, y encarnan la vertiente más dura del mismo. «Blind Spot», «Chains», «Butterflies», «Empty Choices» o «Lemon Flavour» son verdaderos pelotazos, viscerales y crudos, directos a la boca del estómago, en un álbum que apenas da unos pocos instantes de relajación al oyente, que se ve sacudido por una tempestad eléctrica de alto voltaje, las guitarras de Xurxo y Fernán son dinamita y la sección de ritmo (David Lourido, bajo, y Miguel Anxo Glez, batería) avanza con la rotundidad de un bulldozer, y unas cuerdas vocales, gran trabajo el de Fernán Varela en ese aspecto,  llevadas casi hasta el límite. Siguen con paso firme.

Manel Celeiro   

Más info en: https://sandfordmusicfactory.bandcamp.com/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter