Encuentros

Peinga Rayo y Las Aeromozas presentan su Puto Disco en Barcelona

 

Foto: Xavi Olmos

 

 

Han tardado, y mucho, pero una de las bandas más desenfadadas y sorprendentes de la Barcelona underground tienen listo su primer álbum. Lo presentan el viernes 13 de enero en la sala La Tèxtil de su ciudad, y contactamos vía interplanetaria con Meri, alter- ego de Peinga Rayo, para que nos ponga al corriente de sus intenciones…

 

Peinga Rayo lo tiene todo para ser una star en condiciones: look, canciones, desenfado, un directo pletórico, una banda conjuntada y un colorido (o no, que hay fases oscuras) a los descacharrantes años 80, tan reivindicados últimamente… Tú eres la líder indiscutible del proyecto, así que te toca contar como Meri se transformó en Peinga, como decidiste reclutar a Las Aeromozas y atreverte a dar el paso adelante que supone grabar un disco…

Para entender la transformación primero debo explicar que Meri previamente ya hizo sus pinitos, unos cuantos años antes de convertirse en Peinga. Con Moviedisco teníamos un estudio de grabación (Grabaciones Míticas), yo llevaba la producción de conciertos y diseño gráfico, venía todo dios a grabar y a mi me entró el gusanillo, pero no tenía ni idea, claro. Algunos fines de semana por la noche nos encerrábamos con amigos, grabábamos versiones con midi files y lo pasábamos pipa. Con un colega y Leticia Dolera formamos una banda que duró una noche y nos presentamos en chandal de sorpresa en la Bikini en una fiesta de Europa FM con un tema propio rollo Camela maquinera y fue un subidón. Luego más tarde Carlos Ann me enseñó dos canciones que había compuesto (“Papa de Roma”, “Momento artificial”) y probé de cantarlas. Luego vino “Los cuadros de Drácula” al que puse la primera letra. Junto a mi amiga y aeromoza fundadora Betty Bigas pasamos tardes en el estudio, grabando gritos, riendo y jugando. A tu pregunta en concreto creo que Meri se transformó en Peinga Rayo el día que canté estas canciones y las hice mías. Re-creamos un nacimiento artístico a lo spanish como Bowie hizo con Ziggy, por decirlo de alguna manera, la verdad es que me siento muy cómoda bajo la identidad de Peinga Rayo porque es una sinvergüenza que solo quiere pasárselo bien. La idea de hacer un directo no entraba en mis planes y de hecho nos aterraba, éramos las bichas más tímidas del planeta, al principio lo hicimos sin ninguna intención de que todo saliera a la luz, era pura diversión. Jugando, subimos los temas a myspace y la gente pedía más. Poco a poco fuimos haciendo más canciones y fueron llegando propuestas de músicos que se prestaban para tocar en directo. Betty se fue a vivir a San Francisco. Luego llegaron las Aeromozas, las conocí en el bar Vinilo y rápidamente nos hicimos amigas, aproveché una noche que iban tajillas para terminar de convencerlas. Con ellas me sentí más arropada para decidirme a hacer directos. También fue de mucha ayuda el rodaje con Les Skeletas asaltando escenarios para deshacerme del miedo escénico, diría que clave. La banda de directo vino mucho después, cuando el sonido ya estaba definido y el disco grabado.

Eres diseñadora, fan declarada de la Serie B, los subproductos surrealistas, la new wave, el post punk y mil historias más. ¿Cómo las combinas para que Peinga Rayo tenga identidad propia?

En realidad, la identidad propia viene de la falta de recursos, te rompes más los cascos creativamente para hacer algo con cara y ojos con poco o con lo que tienes por casa, muy Ed Wood todo. Soy autodidacta, hago de todo, pero no sé de nada. Me meto en cualquier sarao que me despierte los sentidos, necesito rodearme de gente creativa y espontanea.  He aprendido a hacer videoclips con una linterna y un chupa chup. Los 80’s siempre han sido una gran inspiración, tener una banda con mis colegas con el único propósito de pasarlo bien y contagiar de buen rollo al público… todo es muy 80’s. Me encanta la frase: vamos a hacerlo bien que mal ya saldrá. Y la música… de adolescente me maquillaba como un loro para aparentar 18 y me iba al 666 mientras mis amigas preferían ir al Up&Down.

Foto: Clara Orozco

¡Al fin el Puto Disco en circulación! Se lleva hablando de él en bares y lugares desde hace muchos años, ¿puedes contar el proceso de construcción del mismo? Composición de los temas, proceso de grabación de las canciones…

Es que Puto Disco se llama así precisamente porque siempre me preguntaban: ¿cuándo vas a sacar el disco de una puta vez?, lo escuché mil veces, tú mismo me lo has dicho unas 23, hemos ido más lentas que los Pink Floyd. El disco se divide en dos etapas: en la primera, grabé las canciones que Carlos ya tenía compuestas y la segunda, vimos de manera consciente que hacía falta componer canciones expresamente para el proyecto, ahí nacieron las del resto del disco. Dependiendo del rollo de la canción le pedíamos a un colega musico o a otro, que grabara, por ejemplo: las guitarras de “El agobiao”, “No me llames por teléfono” y “En el puerto” las grabó Jordi Mena, los bajos Charly Chicago que era el técnico del estudio, las baterías son de David Martínez (Davigees), ahora es el batería en los directos, Carlos Ann aparte del productor y compositor tocó los teclados, algunas guitarras, coros y además junto a Luís Miguelez canta en la versión de Gritando amor, de lujo. Antes de la pandemia terminamos de mezclar y masterizar pero con el parón social que vivimos, tuvimos un año para volverlo a escuchar y sacar mil detalles y manías que retocar, así que volvimos a entrar en el estudio para cambiar cosas y unificar estilos, volvimos a mezclar y lo llevamos a masterizar a Porland.

Destacan, también, las colaboraciones con las que has contado. Ahí es nada tener a Jordi Mena a la guitarra, que aporten sus voces Mariona Aupí y Marcela Viejo… encantada, supongo.

Pues imagínate, aparte de ser musicazos todos eran y son mis amigos del alma. A Jordi lo cité en el estudio, para que pusiera guitarras en algunos temas, “En el puerto”, “El agobiao”, “No me llames por teléfono”…  Carlos dirigía todo el cotarro, yo me limitaba a tararear alguna cosa y Jordi lo traducía a guitarra, inventó maravillas. Fans de Parálisis Permanente, le pedimos unas guitarras descaradamente “Un día en Texas” y lo clavó todo. Pensé, ¿qué hace un tipo como tú en un sitio como este?, y conmigo. Mariona y yo somos amigas y confidentes, y nadie poseía una voz como la suya, la tenía que meter ahí como fuera. Los gemidos y aullidos de En el puerto son suyos. Con Marcela Viejo nos conocimos en Ciudad de México durante un viaje que hicimos Les Skeletas. Me enseñó lo que hacía con su banda Quiero Club y me encantó todo, su voz, sus ideas, su desparpajo. Tenía el “Vístete bandida” que iba perfecta con su rollo. Meses más tarde vino a Barcelona, fue aterrizar y traérmela al estudio. Ahora que está instalada en Barcelona la llevamos de sinte y coros en directo.

Mención especial merece la participación de Luís Miguélez, que además de cederte ese clásico titulado “Gritando amor”, se involucra en una versión realmente explosiva de su éxito. Un rompe pistas instantáneo que cobra una nueva dimensión en vuestras manos… ¿Cómo se te ocurrió escoger esta pieza de Fabio McNamara para versionearla?

Escuché “Gritando amor” en un momento que andaba enamorada perdida de un mozo y la canción describía al detalle lo que estaba sintiendo, ese subidón hormonal, la serotonina por los cielos y el flechazo que te atraviesa el estómago. Y me dije, si algún día tuviera una banda y tuviera que hacer una versión sería esta. Es la única canción de amor del Puto Disco. Me presenté en un bar donde estaban Carlos Ann y Miguélez, él super majo, simpático y muy cercano, entre tapas y mucha jeta, le propuse grabar “Gritando amor”. Días más tarde vino con su  guitarra y su buen gusto y nos metimos de pleno.

Y, claro, imprescindible hablar de Carlos Ann, productor y bastante más del álbum, ¿no?

¿Qué haría yo sin Carlos Ann? Nos conocimos en 1987 en un ascensor, y desde entonces no nos hemos distanciado jamás, es mi hermano mayor, la persona más buena y generosa que conozco. La paciencia que ha tenido conmigo en la vida y en la grabación, es para coronarlo. Amigo, ante todo, productor y compositor del Puto Disco. Tengo en la memoria un montón buenos momentos, pero el día más mítico fue cuando Carlos compuso con una sola toma la letra y la melodía de “El agobiao” encima de las guitarras de Jordi Mena, pilló el micro y soltó toda la artillería, parecía que estaba poseído, nos quedamos con la boca abierta, fue muy loco todo, dejamos la letra y la estructura tal cual se improvisó.

Un disco con pocas canciones, pero repleto de hits en potencia. ¿Habéis pensado hacer que Santiago Auserón escuche “Vístete bandida” para que piense que es un inédito de los primeros Radio Futura?

Jajaja, pues molaría. Es verdad que es muy Radio Futura y Santiago Auserón un tipazo que no conozco porque me moriría de vergüenza. Me aterra conocer a mis ídolos, me empiezan a temblar las piernas y no sé qué decir o digo tonterías, me siento muy gilipollas. Pero que le llegase la canción sería un punto. Aparte es la segunda letra de mi puta vida junto a la de “Los cuadros de Drácula” y “En el puerto”.

No se queda atrás “Momento artificial” …

“Momento artificial” es un temazo, Carlos estuvo fino ahí. Yo estaba pasando una época muy popi y cuando la escuché me encantó, es pura fantasía. Es como tirarse por una montaña rusa, puedes sentir en el estómago las subidas y bajadas.

Desprendéis ganas de contagiar alegría y desmelene, pero existe un poso oscuro que asoma aquí y ahí, toques cercanos al dark…

Somos darks y brilli brilli a la vez, no podemos separar una cosa de la otra, pero en directo apostamos más por la diversión, el bailoteo, incluso las canciones más oscuras en directo emanan luz, color y energía.

Ya circula desde hace semanas por plataformas un video delirante, “Los cuadros de Drácula”, estrenado en esta Ruta. Ahora estrenáis el disco al completo. De momento solo disponible en formato digital, ¿correcto?

Jaja, siempre tuve en la cabeza ese guion y Xavi Ribas, que es músico, no actor, lo peta, hizo el papel mejor de lo que esperaba. El rollo 80’s vuelve a estar ahí encabezando el estilo. Si, de momento en formato digital, antes del verano lo sacaremos en físico.

El grupo ha sufrido varios cambios de personal. ¿Quiénes lo integran en la actualidad?

Empezamos siendo cuatro, lo típico, guitarra, batería y bajo, luego vinieron los teclados y las aeromozas. Ahora mismo somos ocho en el escenario, dos aeromozas Iron Maite, aeromoza desde el principio y Belén Zeppelin, ultima incorporación, dos sintes con Ainhoacho Cano, también teclista original y Marcela Viejo, en la guitarra está Javi Metal que fue el primero en entrar en la banda y El Luque de Palma al bajo y Davigees a la batería, eran los músicos de Maika Makovski y muy amigos míos, entraron después de la pandemia y es un lujazo tenerlos.

 Muchos te hemos visto asaltar escenarios vestida de Skeleta, meneando el esqueleto y nunca mejor dicho, y estábamos convencidos de que no te cortarías ni un pelo a la hora de pillar el micro. Pero ahora la historia parece dispararse… ¿estás lista para surfear con tus canciones en vivo? Presentación ya mismo en Barcelona, y supongo que con más conciertos a la vista…

Pues no te creas, cuando la gente nos decía, que vaya par de ovarios teníamos por asaltar escenarios yo les decía: no, no, ovarios el que canta, a nosotras ni nos miran. Jamás pensé que pasaría de ahí. Pero mira sin quererlo nos ha servido para conocer a un montón de gente que nos ha ayudado a darle forma a esta movida. Les Skeletas surgieron de manera espontánea de un día para otro. Nos disfrazamos de esqueleto una noche por Halloween, Laurita Peroné llegó en moto vestida con el traje y unas alitas de ángel blancas y yo igual con una barita mágica y una corona de brillantes. Fuimos a un bar donde pinchaba Javi Metal y nos contrataron para amenizar las veladas, improvisábamos todas las funciones e íbamos cargadas con un montón de bártulos, nadie entendía nada, nosotras tampoco, pero lo pasábamos en grande. Luego llegaron los escenarios, nos llevamos el traje a un festival por si por la noche refrescaba, Pedro Páramo, manager de Albert Pla nos dijo que subiéramos con un artista que tocaba esa noche y ahí que fuimos, después tocaba Maika Makovski y volvimos a subir, ese fue el primer día. Todo era fácil y nos apuntábamos a un bombardeo. No sé donde perdí la vergüenza, pero no la volví a ver. Estamos super listas para surfear, ya llevamos cuatro años de entreno y el día 13 es el momento de la verdad, no es un show contratado ni será el mismo show de siempre, aunque siempre vamos con algún tema o coreografías nuevas. Nos acompañarán los amigos de Ladilla Rusa y el director de cine de terror Paco Plaza y haremos magia para que el público se sienta participe de la movida. Tenemos varias cosas por cerrar, de momento después del 13 tenemos un concierto el 4 de febrero, pero no sé dónde es, que desastre… Lo hacemos todo nosotrxs, no tenemos manager, pero no por gusto, si alguno de fiar lee esto que nos llame (risas).

Texto: Alfred Crespo

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter