Encuentros

Pilseners, “nos gusta la gente que se posiciona”

Casi 20 años después de su último disco en estudio, Herois del Nostre Temps (Bullanga
Records, 2003), Pilseners editan un nuevo trabajo, «No Hi Ha Demà» (Kasba Music, 2022) que
han grabado en los EM Estudi de Terrassa de Xavi Escribano. El día 2 de diciembre lo
presentaron en la sala Bóveda de Barcelona, en un concierto en el que se hicieron acompañar
de las bandas Revenja y The Demencials. Hemos aprovechado la ocasión para hablar con Jordi,
uno de los dos vocalistas, para preguntarle por todas las novedades del grupo.

¿Quiénes sois ahora mismo Pilseners?

J: Estamos los cuatro integrantes originales: El batería Raül, el bajista Dani Prim, el guitarra
original Guifré y yo Jordi voz, más otro guitarra, Joan, y otro vocalista Marc. En total somos
seis. Por Pilseners han pasado diferentes integrantes a lo largo de los años. Hemos tenido
distintos guitarras como Sonia o Iván. Luego yo mismo estuve como 18 años fuera de la banda.
Vivo fuera, en Andorra. Dejé el grupo y por ejemplo el LP Acer Roent está grabado por otro
vocalista.

¿Cómo surgió el compartido en directo Live and Loud que habéis sacado recientemente con
Suburban Rebels?

J: Con Suburban compartimos batería, Raül, y compartimos historia. Empezamos casi al mismo
tiempo, nosotros un poco antes a finales del 93 y principios del 94. Tuvimos el mismo local,
nos íbamos de juerga. Surgió lo de hacer un concierto juntos y no nos lo pensamos.

¿Estábais en ese momento tanto Pilseners como Suburban parados?

J: Pilseners no. Cuando hicimos el Live and Loud, nosotros habíamos arrancado hace un poco y
Suburban volvían a empezar. En el 98 dejo la banda y entra otro vocalista, pero a los 18 años
volvemos. Siempre hemos sido amigos y hablábamos continuamente. Hicimos un concierto. A
partir de ahí la gente se enteró de que habíamos vuelto y nos llamaron para hacer algún
concierto más. Tocamos más veces, siempre supeditados a que ya tenemos una edad.
Empezamos a hacer bolo tras bolo, nos picó el gusanillo y empezamos a crear alguna cosilla. El
confinamiento nos da ya el empuje final con el tiempo disponible para montar el disco con los
temas que ya íbamos teniendo.

Cuéntame cómo hicisteis para elegir el estudio en el que grabáis el disco

J: Sondeamos un poco. Los guitarristas, Joan y Guifré, que son un poco más activos,
sondearon. Estuvimos viendo diferentes estudios. Teníamos alguna referencia y él, Xavi, es el
batería del grupo punk Anti Patiks. Fuimos a hablar con él y nos cuadraba muy bien.

¿Habéis buscado un sonido concreto para este disco? ¿Cómo habéis hecho?

J: Va surgiendo del bagaje que tenemos cada uno. Cuando empiezas a los 16 años tienes unas
influencias concretas, entonces sin la posibilidad de acceso a la música que tienes ahora y con
experiencia limitada, y sin embargo con el paso del tiempo todo eso cambia. Además, somos
seis y cada uno aporta sus propias influencias. Muchas veces no son sólo del punk oi! sino que
viene de muchos estilos de música distintos. Por eso, aunque no se busca el resultado sale de
todo eso. Sí que es cierto que, por ejemplo, el que crea un tema como «Crucificat»
seguramente se inspira en algo concreto, Blitz a lo mejor. Porque, aunque todos colaboramos
en todos los temas somos muy personales a la hora de hacer una base concreta. Uno hace la
base y a partir de ahí se va modelando. Hay temas que cambian completamente, pero al final
sí se nota la influencia de cada uno de donde ha empezado la canción.

¿Entonces todos los componentes de la banda tenéis un tema que habéis empezado?

J: Hay miembros más activos que otros, por ejemplo, los dos guitarristas que quizás sean los
más artistas. Pero luego se va dando forma y todos tratamos de componer. Yo mismo también
toco la guitarra y trato de componer. También pasa lo mismo con las letras. Cuando al final
cuadra todo pues puede que haya terminado cambiando un poco.

Muchas de las canciones de este disco tienen intensidad sin necesidad de tener que acelerar
la música.

J: Creo que ha sido nuestra evolución la que provoca que ahora busquemos mayor intensidad y
la fuerza de los temas pero no a base de velocidad o aceleración. Cuando éramos más jóvenes,
adolescentes, todo iba acelerado. Es verdad que ahora probablemente nuestro sonido sea más
maduro, pero si Pilseners se caracteriza por algo es por hacer un punk rock muy melódico. Los
temas iniciales tenían muchísima influencia punk oi! británico de los 80 y 90 y buscaban la
fuerza, aceleración y golpe, pero ya desde los inicios creo que siempre hemos buscado la
melodía. No somos grandes músicos, pero una cosa que nos ha dicho mucha gente es que
hemos conseguido hacer himnos, que muchas de nuestras canciones sean himnos que
enganchen por su letra claro, pero también por su melodía.

¿Distinguís según vais componiendo que las canciones que os salen van a terminar siendo
esos himnos?

J: Vamos cuadrando las que efectivamente consideramos que pueden llegar a enganchar y
descartando las que no. Por desgracia tampoco conseguimos hacer discos con doce temas que
sean himnos. Para mí es un auténtico logro que no una sino muchas veces te digan: “Es que
vosotros no hacéis canciones sino himnos”. Ojalá fuese así con todas las canciones que
compusiéramos. Pero también hay otras canciones que no pretenden eso, sino que tienen otro
principio y otro final. Otras sin embargo las vamos cuadrando con esa otra relevancia.

Imagino que no me equivoco al decir que Pilseners entendéis el punk como protesta y
política.

J: Es la esencia de la banda: Protestar por la justicia social, luchar contra el fascismo, contra
este sistema que nos tiene así a través de la música. Eso es precisamente una de las cosas más
gratificantes que hemos logrado, que más que te escuche muchísima gente, que varias veces
haya habido quien nos ha dicho que gracias a escucharnos a nosotros han empezado a meditar
sobre temas concretos y ha militado en tal organización. Ésa es realmente la recompensa.
En ese sentido Pilseners habéis coincidido con otras bandas como Opció K95 o Remences en
darle importancia a las cuestiones de identidad nacional.

¿Tenéis una relación especial con ellas?

J: Opció K95 seguro. Yo fui guitarrista suyo, compartimos local de ensayo y a Raül el batería.
Tenemos verdadera amistad. Tenemos junto con Suburban Rebels un nacimiento casi común,
luego claro cada una va evolucionando y creciendo a su manera, pero somos bandas
hermanas. Aunque con Remences no hay esta amistad tan profunda, nos conocemos. Sí que
somos parte de una escena del área de Barcelona postolímpica y de todo ese ambiente.

De cualquier manera, cuestiones como la política han marcado profundamente la escena Oi!
polarizándola entre extremos ¿no?

J: Desde nuestro punto de vista en el que priorizamos la protesta, la lucha es una manera de
canalizarlo todo con la música y sí, nosotros, ante la situación que vivimos nos colocamos en
un extremo. A mí me gusta la gente que se posiciona y en la música igual. Evidentemente me
gusta la que se posiciona a mi lado con las cosas que creo y defiendo, con mis convicciones. La
vida es política y hay que posicionarse. Pasa igual con la música, con cualquier estilo. Tampoco
nos hemos dejado influenciar sólo por bandas posicionadas políticamente, pero en mi caso, si
dudo, ni siquiera la oigo.

Sois una banda a la que le ha gustado incluir referencias históricas en algunas de vuestras
letras.

J: Sí, coincidimos todos en ser un poco mitómanos y nos gusta de siempre estas referencias de
la historia en general, pero sobre todo con la que te toca un poco de cerca. En el nuevo disco
también lo hacemos. Está claro que lo hacemos así por haber nacido en Cataluña, pero si
hubiéramos nacido en Palestina seguro que estaríamos protestando por las injusticias que se
cometen allí o en Harlem.

Háblame de la presentación del disco y de los planes que tenéis posteriores

J: Queremos presentar todo el nuevo disco. Nuestros fans se lo merecen porque llevan años
escuchando lo mismo, aunque es verdad en que en los últimos bolos siempre íbamos tocando
algún tema que ya teníamos avanzado. Y también nos ha encantado celebrar el retorno
después de muchos años de no tocar en Barcelona con toda nuestra familia.

¿Y ahora?

J: La idea es, dentro de lo posible, pasear este nuevo trabajo no con volumen, no con gira, pero
aunque sean pocos, presentar en conciertos el disco. En el sur de los Paisos Catalans, en
Valencia, también en el resto del Estado. En Madrid por ejemplo, en donde la banda ha tocado
un par de veces en su historia. Hace poco tiempo estuvimos a punto de participar en algo que
organizaban Bukaneros, pero finalmente no salió.

Texto: Tomás González Lezana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter