Vivos

Los Enemigos, 4 conciertos «Universarios» – Lula Club (Madrid)

 

Espectacular ambiente con todo vendidísimo en esta ‘nueva sala’ para directos de la Gran Vía, en la primera noche de las cuatro del ciclo de conciertos únicos ‘Universarios’  con los que la carismática banda madrileña recupera cinco de sus discos más emblemáticos (si es que no lo son todos), aunque ninguno de ellos esté realmente de aniversario. No hace falta,  pues la cantidad y calidad del repertorio acumulado a lo largo de los años se presta a ello, sobre todo para escuchar canciones poco habituales e incluso inéditas en directo.

 

Aparecieron de riguroso negro para presentar ‘La Vida Mata’ su tercer trabajo de 1990 que tocaron integro aunque no en el mismo orden, salvo «La Torre de Babel» que curiosamente fue single en su momentos y que ya en el disco no encajaba con el resto (solo en la letra), pero no se la echó de menos.

Comenzaron titubeantes sobre todo Josele que tuvo que afinar su guitarra ralentizando un comienzo fulgurante con «Firmarás» con el que ajustaron un sonido con acoples iníciales (algunos más hubo a lo largo de las dos horas de actuación),  pero ahí estaba Fino al quite, haciendo las presentaciones y ganando tiempo. Inmersos ya en las viejas canciones, éstas sonaron fieles al original aunque la guitarra de David Krahe aportó ligeros arreglos y mayor energía. «El Gran Calambre Final» sonó más sureño que nunca, con el espíritu de Lynyrd Skynyrd abandonando el campo para pisar el barrio, pero la banda parecía más taciturna que festiva como habían anunciado y eso que ya había sonado «Septiembre». Inesperadamente fue con «Miedo» y «Traspiés» cuando tanto público como músicos comenzaron a entonarse. Muy coreada la primera y acelerada en su inicio la segunda. También se soltaron con un final muy loco en las guitarras de «Yo no quiero ser feliz».

Más sueltos ya, y tras finalizar «Paquito» un regalo como dijo Josele pues en la primera edición en vinilo no aparecía, repasaron algunas canciones más habituales de los discos que seguirán celebrando, con el público y ellos mismos muy volcados: «Carnaval» que empezó sonando “stoner” para acabar haciéndolo “grunge”, «Siete mil canciones» su último himno contemporáneo que provocó el mayor delirio colectivo de la noche junto a «La cuenta atrás». Entre medias las dos únicas incursiones al repertorio anterior a los noventa, las habituales y arrolladoras y «Complejo» y «John Wayne»

De las menos habituales se acordaron de algunas de los discos que han quedado fuera de la celebración: «¡Cómo es! », «Odio a los nº1» o «No me caigo bien (me caigo mal)», para sin salir del escenario arrasar  con un bis de altura emocional con la solemne y sentida «La carta que no…» y de traca sonora con «Señora» recordando al maestro Serrat en su retirada y la aceleración de «Dentro» y «Paracaídas»

 


 

Segunda noche de las cuatro que forman parte de ‘Universarios’, el merecido homenaje que la banda ofrece a ella misma y a su público… entre el que se contaban las mismas caras con similares camisetas, triunfaron de nuevo las negras de Ágapo, como de negro volvieron a aparecer los cuatro protagonistas de la noche.

Turno para recordar las canciones de ‘La Cuenta Atrás’ su tercer disco de 1991, con la banda de inicio sonando más compacta que el día anterior,  aunque de nuevo volvieron a parecer los incómodos acoples que… desafortunadamente, a lo largo del concierto deslucieron algunos emocionantes momentos, una pena. Menos relevantes fueron algunos despistes reconocidos por el propio Josele; un solo de guitarra olvidado en

«Hienas» o una estrofa en «Claro que sí». Aún así y con el bueno de Fino explicando lo difícil que estaba siendo recuperar tantas canciones olvidadas, en el complicado primer tramo de actuación se mostraron más firme, atacando con decisión canciones aceleradas como «Brindis», o «Paracaídas» con Josele esforzándose en las labores vocales en sus tonos altos, o la más rodada, y aclamada «La cuenta atrás».

Previamente Josele agradeció a David Krahe por el esfuerzo de aprenderse tantas viejas canciones, a lo que hay que añadir que además lo hizo aportando estilo propio, proporcionando con su guitarra mucho swing a «Hasta el lunes» y un aire ligeramente tropical a «Quillo (he vuelto a nacer)»

Como tropical sonó la percusión que Chema imprimió a «Alegría», la primera tras acabar con el disco recuperado del que curiosamente; y si en la noche previa se dejaron una canción del disco sin tocar, en esta ¡fueron tres! «Blues», «Hay un agujero» y «Occidente», esta última ¡incomprensiblemente! De seguido, la canción de Fino de cada noche, esta vez «No se lo cuentes» para continuar con el universo sonoro enemigo con la mirada puesta en algún clásico y en las canciones de los discos que se han quedado fuera de las celebraciones, sobre todo ‘Gas’ «Esta mañana me he vuelto al barrio» sonó muy psicodélica en las guitarras finales y «Sr Correcto» arrolladora en el bis final.

Repitieron bastantes de las presentadas veinticuatro horas antes, pero hubo sorpresas como «Firme aquí» la única hasta el momento interpretada del disco con el que regresaron  en 2014 ‘Vide Inteligente’, un lento balanceo de guitarras que enlazó muy bien con la siguiente «Desde le jergón». Otra festiva noche “de Rock, de And y de Roll, las tres cosas” como remarcó Josele entre sinceros agradecimientos a un público que llegó de muchos lugares como recordó Fino.

 

Texto y fotos: Antonio Cancho

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter