Encuentros

Mike Edison & Guadalupe Plata, unidos por el diablo y el blues

 

 

Que el señor te quite lo que te sobre y te ponga lo que te falte

 

El prolífico Sharky regresó a España a inicios de 2020 para, en alianza con la mejor banda de blues del país, registrar Devil can’t do you know harm, un oscuro e irresistible decálogo de espirituales.

Mike Edison formó parte de The Raunch Hands junto a los guarrindongos Mike Chandler y Mike Mariconda, sobrevivió a GG Allin y a Kike Turmix y es íntimo de Jon Spencer. De su verborrea hizo carrera en revistas porno y radiografió el alma de Charlie Watts. Guadalupe Plata son parcos en palabras, pero no dan puntada sin hilo. Son la esencia misma de esta tu revista. Sus discos y reputación en directo les avalan. Juntos han parido un recital que suena como Don Van Vliet, Bryan Gregory y Moe Tucker invocando cantos ancestrales mientras se enrollan unos turulos con hojas de la biblia.

Que el señor te quite lo que te sobre y te ponga lo que te falte

Parte 1. Guadalupe Plata (Carlos Jimena)

Grabasteis el LP en la segunda semana de 2020 y en febrero ya estaba prácticamente listo. Siendo una de las bandas con más kilómetros del país, imagino que esta crisis supondría un mazazo para vuestros planes. ¿Cómo habéis sobrevivido económicamente estos meses? El percal tampoco invita al optimismo. ¿Cómo vais a acometer la presentación del álbum, hay intención de girar con Mike?

Sobrevivir económicamente es difícil. Hemos gastado los recursos que estaban a nuestro alcance y hemos perdido, para mi lo mas importante, nuestra rutina de salir a tocar, somos músicos. También supongo que no será más difícil que cuando empezábamos, ahí la economía brillaba por su ausencia y siempre ha estado la determinación de ser músico, ¿cómo no va a estar ahora? La gira con Mike es algo que deseo con mucha ilusión, poder tocar y convivir con él en los ensayos y la grabación ya fue un tesoro, la gira es el broche.

¿Cómo se concibió este disco? Tengo entendido que Mark Kitcatt ha estado especialmente involucrado, no solo condujo a ambas partes hasta el cruce de caminos ¡Hasta cuela un saxo en «John Henry»!

Sí, un día Mark nos escribió para proponernos este encuentro, pude escuchar cosas grabadas suyas, y mi despertar con Mike fue saber que era el autor de Sympathy For The Drummer dedicado por completo a la figura de Charlie Watts (desde aquí reivindico una edición en español). Estuvimos ensayando en Úbeda las canciones que grabaríamos, y salimos para Sevilla donde Raúl nos esperaba en La Mina para grabar.

La grabación se resume en esta frase que dicen los alfareros en Úbeda cuando cierran el horno, “Que el señor te quite lo que te sobre y te ponga lo que te falte”. Con esta máxima dimos forma a las canciones que Mike traía bajo el brazo. Todo se quedó sumergido en un ambiente de oscuro góspel.

En cuanto a la visita de Mark al estudio, se le propuso que se trajera el saxofón, a Mark y a Mike les une una larga amistad e imagino que a los dos les apetecía que algo del otro quedara reflejado, y así fue como finalmente el hombre venció a la máquina, además pudimos contar muchos chistes de “un inglés, un americano y un español…”

No deja de sorprender cómo os habéis llevado los temas a vuestro agreste territorio. Lo que en su mayoría son canciones de temática religiosa, espirituales e incluso góspel, adquiere en vuestras manos una dinámica enferma y poseída. ¿Cuál fue el proceso hasta dar con cada toma correcta?

El proceso creativo es concentrarte en lo que estás haciendo en ese momento justo, saber generar una atmósfera que viene de unos cánticos de temática luminosa y llevarlos a la zona oscura. Es algo abstracto, difícil de explicar, porque involucra cierta parte de la intimidad de cada músico. En el resultado he sacado algo en claro, tenemos la misma pedrá en la cabeza.

Aclaración: Grabamos el toque en directo.

El disco tiene una energía especial, distinta al resto de vuestros discos. Es un viaje fascinante a través de la música afroamericana del siglo XX que además conecta con una facción única en su manera de acometer el blues (Gun Club, Pussy Galore, JSBX). ¿Qué tal ha sido la experiencia de grabar con un coloso como Mike? Tengo entendido que habrá un volumen dos.

Mike trajo cantos espirituales que hicieron las delicias de nuestros oídos, ¿se podría decir que Guadalupe Plata ha coqueteado con la temática religiosa de esos cantos? Si, ¿eso quiere decir que ese coqueteo los ilumina de una manera diferente? La respuesta es No. Había que darle mucho demonio y ese fue nuestro cometido, en ese aspecto Mike supo dónde se metía, de ahí que la experiencia haya sido un completarse mutuo.

Este LP es el primero en registrarse desde vuestro regreso al formato dúo. Es inevitable preguntaros por la salida de Paco Luis. Se hace extraño ver a GP en directo sin su figura inclinada sobre el barreño. ¿Cómo valoráis el cambio tras tantos años?

Intentamos valorarlo mirando desde el punto de vista más positivo. Por supuesto hay muchas cosas que influyen a la hora de estar bien en esta profesión que tenemos, no voy a comentar ningún tipo de razón personal que pudiera Paco tener para dar este paso porque eso pertenece al ámbito privado.  Tampoco puedo negar su importancia en estos 10 años que hemos estado juntos, para mi sigue siendo una persona cercana e importante. Esta nueva etapa también nos remonta a los orígenes de Guadalupe y es algo que también valoramos, cambiar el punto de vista.

 

Parte 2. Mike Edison

¿Cómo descubriste a Guadalupe Plata?, ¿qué tienen de especial para que decidieras grabar un disco con ellos?, ¿conoces a más bandas españolas actuales?

Guadalupe Plata son como un sueño hecho realidad. Viajamos en la misma órbita, pero ellos llegan al blues desde un ángulo diferente. Sabes, Nueva York es un lugar muy poderoso: Charlie Parker protagonizó su revolución aquí, los Ramones, los New York Dolls, Frank Sinatra, todo es parte de nuestro ADN. Es la ciudad más maravillosa del mundo, pero no pude hacer este disco aquí, ¡todo el mundo es demasiado punk! Somos así, es cómo crecimos, es la actitud de Nueva York. Funciona para muchas cosas, pero todos se movían demasiado rápido para hacer el disco que estaba sintiendo. En España, y especialmente en el sur, las cosas se mueven mucho más lento. Sienten el blues sin el caos.

Tuve suerte, cuando era adolescente, pude ver a John Lee Hooker tocar en un pequeño bar. Tenía un carnet falso — las cosas eran mucho más abiertas en Nueva York en esa época, si eras lo suficientemente alto como para llegar al bar, te daban una bebida. Me senté justo en frente de su ampli, un gran Fender Reverb, subió muy fuerte, y durante días después de eso, todo lo que pude escuchar en mi cabeza fue su guitarra. Fui a la escuela, todo lo que escuché fue a John Lee Hooker. Después de la escuela, fui a practicar con mi banda de punk rock, y todo lo que pude escuchar fue a John Lee Hooker. Todavía puedo oírlo. Muchas de sus canciones solo tenían un

acorde, y sonaba como si fuera de otro mundo. Era como estar en una máquina del tiempo. Se metió en mi sangre. Me cambió. Es el tipo de virus con el que puedes vivir. Esto se conecta totalmente con lo que hace Guadalupe Plata. Es el boogie místico y su mantra hipnótica.

Fue un largo viaje el que me llevó a Andalucía para hacer este disco. Me llevó toda la vida escuchar y tocar blues, pasar por Mississippi y New Orleans y, por supuesto, vivir en España y aprender el idioma. Necesitaba un poco de imaginación, pero fue el único lugar en el que pude haberlo hecho. Tenían todo lo que yo no tenía — tienen los mismos discos, pero tienen la sensibilidad del desierto español, de Andalucía — ¡Tanta música hermosa es de aquí! ¡Ellos inventaron la guitarra aquí! Y cuando nos juntamos, nos comunicamos telepáticamente. Volé directamente desde Nueva York y solo tuvimos un ensayo. Este era nuestro destino.

Me encanta el tono que habéis logrado dar a las canciones. Comparado con otros proyectos tuyos más desenfadados, me parece muy crudo y serio. Es como si al combinar tu locuacidad de predicador colocado con el mantra hipnótico de GP se alcanzara cierto tipo de espiritualidad malsana. Me pasaba lo mismo con 16 Horsepower. No sé si me explico.

Este no es un disco sobre beber y follar. ¡Es una verdad diferente! A lo largo de los años, me he acercado más a mi corazón, con más y más música gospel, ritmos más exóticos, y todas formas de “American Roots Music.” Tuve una epifanía hace unos quince años, en París, tocando un show solo para apoyar el último disco de mi grupo Edison Rocket Train. Toqué después de esta fantástica banda de punk rock— eran muy jóvenes y muy populares, y saltaban por todo el escenario haciendo un desastre, eran geniales, los amaba, pero tenía que seguirlos en esta gran sala donde conocían a todos. Fue entonces cuando me di cuenta de que mi experiencia era más poderosa que su energía. Podría tocar canciones más lentas: gospel y espirituales, música soul y blues profundo, solo yo y mi guitarra, y si creyera en la música, y si creyera en la audiencia, la audiencia creería en mí. No todo tenía que ser “Super Action Rock.”

Las canciones de DEVIL CAN’T DO YOU KNOW HARM proceden de una tradición mucho más antigua que el punk rock, algunos tienen más de 100 años y se volvieron a cantar en en los 1950s y 60s como parte del movimiento de derechos civiles. Son temas muy poderosos. Me encantaba estar en esas bandas punk, me encantaba tocar duro y rápido, pero ahora soy un poco mayor, y tengo más que decir. Tengo más para cantar, y más para celebrar. Venir a Andalucía para trabajar con Guadalupe Plata ​​fue la última pieza del rompecabezas. Hay un “push and pull” — una empuja y una afloja entre mi energía neoyorquina, y sus ritmos hipnóticos. La espiritualidad es muy positiva, de hecho. Hay un poco de brujería en la música, pero se trata de amor. Llámame hippie, joder, no me importa, pero el amor siempre será la respuesta. Si tengo que luchar, lo haré, pero guardaré mi odio para los fascistas y racistas. Este disco tiene que ver con la libertad.

Te estableciste en España durante parte de los 90 con The Raunch Hands. Aquel salvaje artefacto tenía más éxito aquí que en tu país. ¿Es probable que allí no tuvieran sentido del humor y que aquí no entendiéramos un pijo de inglés?, ¿qué recuerdos tienes de aquellos días por aquí?

Era un momento tan bueno para estar en España, a principios de los noventa, parecía que todos estaban locos por el rock’n’roll. The Raunch Hands siempre tuvo grandes conciertos en Nueva York, pero es cierto, encontramos más éxito en Francia y España, y para nosotros, España era el mejor lugar para tocar: las fiestas nunca terminaban, la comida era magnífica, todo el mundo parecía entendernos, incluso si no entendían la letra de cada canción, el espíritu estaba allí. Las canciones eran sucias, todo sobre sexo y bebida, el lenguaje universal, pero con Raunch Hands también se trataba de la musica. Lo llamábamos “lanzar la bola de fuego,” Mike Mariconda y yo, manejamos los ritmos muy fuerte, y luego empujamos aún más. Estuvimos muy juntos, jugando a un nivel muy alto. En ese entonces no dolía que todos en el club estuvieran borrachos y tomando lo que sea : jugábamos temas de Ray Charles y James Brown como si nuestras cabezas estuvieran a punto de estallar. Cada noche era como encender un cartucho de dinamita.

Los lectores más antiguos te recordarán como El Tiburón en estas páginas. Cada artículo tuyo armaba un revuelo absoluto entre los lectores. Aquellos textos hoy serían imposibles de publicar, ¿cómo hemos llegado a tal grado de corrección política?

¡Joder!, no estuvo tan mal! Pero ya recuerdo que recibisteis bolsas y bolsas de correo. ¡Todos estaban tan molestos! El primer artículo que escribí fue sobre los Beatles y lo mucho que odiaba al Sgt. Pepper. ¡Es un récord para los niños! Definitivamente no es rock’n’roll, y despejó el camino para un montón de rock conceptual horrible e intelectual. Y luego Tommy, la ópera rock de The Who. ¿Una ópera rock? ¿De un ciego que juega al pinball? Lo mismo: le dio a mucha gente sin talento la excusa para hacer álbumes de fantasía de rock progresivo. ¡Joder, de repente yo era este gran hereje de rock! ¡Era como si el punk rock nunca hubiera existido!

El insulto final fue una crítica que escribí sobre un concierto de los Pleasure Fuckers — cuando yo era el baterista de la banda. ¡La gente estaba indignada! Por supuesto que era una broma, pero todos decían: “Espera, ¿revisó su propio grupo? ¡Coño!” Pero ya sabes, de una manera era mucho más honesto que las revistas de música hoy. Ni siquiera estoy seguro de habernos dado una buena crítica, jaja … Ahora, veo muchas críticas de cinco estrellas para discos mediocres de Bruce Springsteen. Nadie se arriesga. ¡Intenta encontrar a alguien que publique algo malo sobre los Beatles — Buena suerte, tronco! Ruta siempre tuvo un gran sentido del humor, y me encantaba escribir para vosotros y recibir el correo de odio. Sabes, soy un gran admirador de lucha libre y siempre apoyo los hombres malos, los “rudos.” Son mucho más interesantes que los buenos. ¡Nadie va a ver Star Wars por Luke, vamos a ver a Darth Vader! ¡Tiene más carisma!

Todo el mundo es tan sensible. Es una lástima. Incluso, para mi nuevo libro sobre Charlie Watts de los Rolling Stones (“Simpatia por el Batería”), que es básicamente una carta de amor al blues y al rock&roll, estoy recibiendo amenazas de muerte porque insulté al batería de Grateful Dead, o algo peor, ¡dijo que los Doors eran una horrible banda de blues! Sacre bleu! Ya sabes, las mejores hamburguesas siempre se hacen con vacas sagradas….

Por años he trabajado para revistas realmente escandalosas, como “Screw,” que salía todas las semanas en Nueva York, y literalmente nos follamos a todos los líderes del gobierno, a todos los políticos de derecha, a los hipócritas religiosos. Quiero decir, los follamos literalmente: tomamos viejas fotos pornográficas, esto fue antes de Photoshop o Internet, y las recortamos y las volvimos a juntar con fotos de personas que odiamos. No teníamos miedo, fue un ataque sin parar contra políticos y celebridades. Era la versión extrema de una larga tradición de parodia y sátira: imagina una versión de la revista Jueves con clasificación XXX, o algo así. ¡Irías a la cárcel por lo que hicimos!

No sé qué hubiéramos hecho con Trump, pero definitivamente nos hubieran matado. En estos días, cuando voy a universidades para hablar sobre mis libros, tengo que poner una advertencia cuando actúo. Es una locura. ¿Y ya me estás diciendo que ni siquiera puedo hacer bromas sobre los Beatles? ¿Por qué no? Para una banda que es tratada como dioses, realmente tienen muchas más canciones malas que buenas …

Decía Josele Enemigos que llega una edad en que a uno le molestan las drogas, que hay que dejarlas dado que embotan el cerebro. A ti se te ve en plena forma, ¿sigues consumiendo alguna?

Bueno, no pude mantener el ritmo que marcamos en la década de 1990, ¿quién podría? ¿No duermes durante dos semanas? Pero no puedo decir que no haya sido muy divertido. Estos días, me siento genial, me siento fuerte. La vida es buena. Supongo que tendrías que preguntarle a Keith Richards en qué punto exactamente pensó que las drogas y el alcohol lo estaban frenando, o cuánto mejor se sentía cuando dormía por la noche para variar. Mientras tanto, los discos de los Stones empeoraron y los míos están mejorando, jaja…. Creo que estoy en la edad y el momento exactos perfectos para hacer lo que estoy haciendo, y tengo la sensación de que va a ser así por un tiempo. Guadalupe Plata es un gran parte de esto — son los mejores compañeros imaginables, super simpáticos y tocan como demonios — pero también es la resulta de tocar miles de conciertos, en Europa, en Los Estados Unidos, y de hacer muchas cosas raras con gente rara en lugares raros, una vida dentro del blues y rock’n’roll. Escribí cinco libros en los últimos diez años; si antes no necesitaba tener la cabeza despejada, ahora sí. Y mi arte y la música está volviéndose más fuerte. Aun, no puedo decir que no tenga malos hábitos — me gusta tomarme un carajillo por las mañanas, o beber una gotita de whisky por la noche, o fumarme un porrito en la playa … o en la nieve … y tuvimos mucha nieve en Nueva York este año. Hay un momento y un lugar para todo.

Texto: Marce Moreno

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter