Encuentros

Carmelita presentando Ep cocinado a fuego lento.

 

Patrick Kilbride, miembro fundador de Carmelita, se lo ha tomado con calma. Tras años trabajando en sus temas, su primer Ep está cerca de ver la luz. Él mismo nos lo explica y avanzamos una de sus canciones…

¿Podéis explicar cómo se fundó el grupo y cómo se han ido incorporando más miembros al núcleo original? Diversas procedencias geográficas… ¿de qué aventuras previas procede cada uno de vosotros?

Bueno, la gestación del grupo se puede decir que fue glacial, por varios motivos. Todo empezó cuando me marché a Dublin para hacer un máster y tratar de prolongar un poco más mis años universitarios. Viví solo allí durante un año y estaba tratando de reinventarme después de haber tenido un grupo de hard/glam rock durante 6 años que nunca llegó a nada. Empecé a escuchar muchas cosas nuevas, me interesé por el hardcore, que no había escuchado desde mi adolescencia, y el folk. Me empezaron a molar grupos como Against Me! o Gaslight Anthem y pensé: Yo podría hacer eso. Así que me lancé a componer. Al volver a España en 2015, Alex, que había sido guitarrista en el grupo anterior, me echó una mano para intentar desarrollar las canciones en plan acústico entre los dos, ya que a ambos nos daba un poco de fatiga montar un grupo nuevo y tener que encontrar a gente.

El plan era hacerlo de la manera más autosuficiente posible. Sin embargo, en ese momento, ya de vuelta en Madrid, empecé a descubrir toda la escena underground y un montón de grupos que me impactaron muchísimo: Juventud Juché, Favx, Vulk y más tarde Carolina Durante. Veía que había gente que quería escuchar música cañera y hacer pogos fuera de los entornos del heavy y el hardcore que conocía, y otra vez pensé: ¡Joder, hagamos esto! Ese es el momento cuando realmente nace Carmelita, a finales de 2016. Me lancé con muy pocos conocimientos y recursos a regrabar todas las canciones acústicas con un estilo garagero (por aquel entonces ni siquiera tenía una guitarra eléctrica) que se asemejaba a todos esos grupos que estaba escuchando, además de a algunos grupos internacionales como Modern Baseball, Front Bottoms, Fidlar y un largo etcétera. Como tenía bastante miedo al rechazo y confiaba bastante poco en mis habilidades y el sonido que estaba forjando, traté de hacerlo todo yo solo, grabando y regrabando y aprendiendo como hacer las cosas al estilo DIY de la manera menos eficiente posible: a prueba y error.

Es por esto que tardé dos años en tener una colección de canciones satisfactorias, cerca de diez, que no me daba miedo enseñar para ver si podía encontrar miembros comprometidos para la banda. Sería 2018 cuando me atreví a enseñarle la maqueta a Ricardo que curraba conmigo y le moló. Realmente no sabía como tocaba pero me dijo que era batería y que le gustaba Weezer y eso fue suficiente… creo que hoy en día solo grupos que hacen giras se pueden poner quisquillosos a la hora de buscar un batería. Resultó ser un acierto, porque Rick me presentó a Bruno que había tocado durante algunos años en un grupo de indie con Rick en Brasil. Bruno también había estado girando con una banda exitosa de bluegrass antes de mudarse a España. Sabe tocar todos los instrumentos y es además un crac de la producción DIY por lo que fue un muy buen fichaje. Finalmente, la última en unirse al proyecto fue Paula, que estudió piano clásico y estuvo en clase con Alex, nuestro guitarrista con el que llevo tocando casi media vida. La verdad es que todos los integrantes de Carmelita son músicos buenísimos excepto yo, jajajaja.

Estáis listos para presentar vuestro primer Ep, pero lleváis años en activo, ¿a qué se ha debido el lento proceso que os ha llevado a este disco?

Como mencioné en la respuesta anterior, las canciones han sido reescritas y regrabadas como 20 veces por mi falta de conocimientos, presupuesto y de seguridad en mi mismo. Encima, una vez que nos juntamos Ricardo, Bruno, Alex y yo, el concepto era tocar las canciones hasta que adquiriesen una nueva personalidad, lo que en mi mente sería el verdadero sonido del grupo. Quería que todo el mundo le aportase su granito de arena a los temas. Se me metió en la cabeza que esto era muy importante, que las canciones adquiriesen un sonido que orgánicamente fuera de ‘banda’, porque pensaba que así sonarían mejor. Le dedicamos bastante tiempo a aprendérnoslas como si las fuésemos a tocar en directo con un sonido ya rodado, por así decir. Tenía miedo de que si no hacíamos este trabajo el EP no sonaría a grupo de verdad… lo que sea que eso significase. Puede que fuera una idea estúpida, pero cuando por fin nos tocó entrar al estudio a grabar estábamos muy preparados así que al final, esperar tanto nos terminó dando una pequeña ventaja. De todas formas, miro hacía atrás a cuando todo empezó y pienso, “Dios, ojalá estuviéramos en este momento en el que estamos ahora hace cuatro años”. La respuesta corta es que me obsesioné en hacer un buen trabajo de fondo sin fisuras. A lo mejor estoy un poco obsesionado con el control.

Se os cataloga como una banda de losercore… ¿podéis definir este estilo para los profanos en la materia, en las infinitas categorías del pop?

Bueno, lo usamos así un poco de coña porque me parece que decir que somos indie rock o rock alternativo o cualquier cosa así (que es lo que somos) es un poco aburrido y no destaca mucho. La idea se me ocurrió a raíz de que Spotify hiciera por primera vez lo de la retrospectiva anual, que por otro lado ya se ha convertido en tradición. Me salió que había escuchado más de 200 géneros y flipé. Tras buscar en Google cuales podrían ser estos géneros, me tope con términos como midwestern emo, emo folk, gloom folk, lo-fi indie y muchos más, y me pareció fascinante además de bastante gracioso. Creo que había leído en un articulo sobre el normcore o normiecore (básicamente vestir como Larry David) y de allí se me ocurrió el termino losercore. Pensé que era una etiqueta bastante graciosa en el que podría encajar Carmelita porque las letras de todas nuestras canciones son bastante emo y de pringaos.

¿Influencias principales?¿Quienes son vuestros referentes a la hora de componer e interpretar una canción?

Pues la verdad es que tengo unos gustos bastante eclécticos. He escuchado mucho heavy y hardcore, pero también soy muy fan de cantautores como Paul Simon, Neil Young, Joni Mitchell o Lou Reed. Creo que combinar este tipo de composición minimalista y ‘folkie’ con los sonidos que se pueden encontrar en Replacements, Dinosaur Jr. o Descendents define bastante bien lo que estamos intentando hacer con Carmelita. Hay un montón de bandas contemporáneas como Gaslight Anthem, Against Me!, Modern Baseball o Japandroids que vi que estaban haciendo cosas así que me interesaron un montón. Además de esto, creo que muchos de estos grupos beben de Bruce Springsteen con sus himnos melancólicos sobre escapar de tu ciudad o pueblo natal y el desencanto juvenil. Si lo piensas, Springsteen era más emo de lo que crees.

Os distéis a conocer al destacar en el programa radiofónico Capitán Demo. ¿Qué supuso la experiencia de participar en su concurso de bandas?

No sé si diría que destacamos, jajajaja, pero sí que es cierto que fuimos finalistas y pusieron la versión de la maqueta de una de las canciones del EP en la radio y eso fue un subidón para mi porque las cosas estaban tardando tanto en suceder que realmente no creía en el proyecto por aquel entonces. Todavía no se lo había enseñado a nadie excluyendo a mi novia y a un puñado de colegas además de a Alex, Ricardo y Bruno, por lo que fue inesperado y pase bastante vergüenza, pero en plan bien. El problema es que me enteré meses más tarde que habíamos sonado, ya que tenía tan pocas pretensiones de que nada saliera de eso que no volví a comprobar si nos habían escrito ni nada.

Corregidme si me equivoco, tengo entendido que las canciones del mencionado Ep son nuevas versiones de los temas que daban forma a vuestra demo, ¿es correcto? En caso afirmativo, ¿en qué se diferencian, como ha sido la experiencia de trabajar junto a Brian Hunt?

Si, ‘La Maqueta’ es como la carta magna de Carmelita. Allí tenemos no solo las canciones que vamos a lanzar en el EP sino muchas más de las que vamos a estar tirando al menos hasta 2021. Así no hay presión de escribir material nuevo aunque no le decimos que no a nada. Grabar con Brian fue la hostia. Me acuerdo cuando vino a vernos ensayar justo antes de entrar al estudio y no me lo podía creer: ¡Tenía ideas y opiniones sobre las canciones y se las sabía además y todo! Lo pienso ahora y digo, ‘joder, es normal’, pero recuerda que hasta entonces casi nadie había escuchado las canciones, mucho menos haberme dado feedback por lo que, cuando un tío con criterio y prestigio como Brian (se sonrojará si lee esto) le da una vuelta a tus canciones, pues la verdad es que te motiva bastante. Trabajar con Brian luego estuvo muy bien porque nos dejó ser nosotros mismos. Yo iba sin tener ni idea de como iba a ser el proceso. No sabía si nos iba a guiar mucho o nada y creo que hizo un buen trabajo para ayudarnos a sentirnos suficientemente cómodos como para hacer lo que más natural nos saliera. ¿Que queríamos meter un solo de guitarra clásica? Dale caña. ¿Otro solo con Big Muff a lo Dinosaur Jr.? Perfecto. ¿En esta canción de punk queréis meter samba? Genial. Esto hizo que fuera muy llevadero todo y creo que el resultado final tiene más personalidad por ello. Además, Brian tiene un montón de trastos guays con los que tonteamos bastante. Nos lo pasamos bien.

Creo que vuestra experiencia a nivel de conciertos es limitada, hasta el momento. ¿A qué se debe?¿Cómo vais a enfocar los shows de presentación del disco?

Pues no hemos tocado justo por el larguísimo camino que hemos tenido que recorrer para llegar a este punto. Obviamente no podíamos tocar sin banda pero incluso una vez unidos y ensayando de manera regular, el objetivo siempre fue ir al estudio, no dar bolos. Un motivo por esto se debe un poco a mi pasado. Como ya mencioné, Alex y yo cabalgamos durante años en un grupo de glam/hard rock con influencias como Van Halen y Ratt y demás. Dimos casi 30 conciertos y creo que solo tocamos 5 o 6 veces delante de un público que superase las 20 personas. Es por esto que no estaba interesado en dar conciertos por que sí. Estaba esperando a tener algo para presentar y ya habría tiempo para tocar una vez que tuviéramos algo sobre lo que construir. Teníamos ya cerrada fecha para presentar el EP en junio, pero parece que no va a ser posible así que lo más seguro es tengamos que irnos a otoño o a 2021 a este paso. El plan es hacer una gran presentación con todo el público que posiblemente podamos traer. Para muchas personas probablemente será el primer y último concierto de Carmelita al que vengan así que tenemos que hacer que cuente. Como nos hacemos mayores, quizás peco de ser demasiado cauteloso, pero intentamos exprimir el máximo de cada single, oportunidad o momento, porque puede que no tengamos muchas más, jajaja. Es por esto que se está haciendo tanto de rogar el primer concierto oficial. Una vez que pase ya tocaremos donde sea y como sea.

Por último, ¿planes de lanzamiento del Ep?¿Bajo qué sello va a aparecer y fecha prevista de publicación?

Pues por ahora ni si quiera tiene nombre, el EP. El lanzamiento estaba pensado para finales de junio pero ahora mismo todo está totalmente en el aire. También lo agradecemos en parte porque nos da tiempo para preparar bien videoclips y el arte para los siguientes lanzamientos, por lo que ni tal mal. En cuanto a sellos, no he buscado nada aún. Somos 100% DIY. Yo sé de marketing digital y la verdad es que mi novia me está echando una mano y su ayuda es indispensable, pero estamos abiertos a todo. Puede que con el siguiente single tratemos de llamar a algunas puertas ya con números y un proyecto bien definido entre manos.

Texto: Elmo Lewis

  

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter