Encuentros

Sarah Vista, “nunca me canso de tocar canciones bien hechas”

Resultado de imagen de sarah vistaLa londinense Sarah vista es una de las grandes realidades de la música country & western femenina. Por algo en sus redes sociales asegura que “si eres un amante de los Spaghetti Westerns, las bandas sonoras de películas, el oscuro y peligroso country & western y el rock and roll, estás en el lugar correcto”. Sarah publicaba disco hace unos meses, Killing Fever, y quisimos charlar un rato con ella sobre él.

 

Sarah ¿qué ves cuando te miras al espejo?

Pues una heroína del salvaje oeste. Una forajida, una forastera de voz desafiante y audaz con los desvalidos. Sin hacer prisioneros, sin temer a nada, cantando la verdad sin mirar nunca atrás. Siempre al horizonte (risas)

Creo que tu directo es muy diferente a lo que ofreces en disco.

Ciertamente. En estudio me gusta más dar a los temas un enfoque Morricone. Obviamente, al ser una banda de cuatro miembros hay una serie de limitaciones en cuanto a la cantidad de capas que puedes interpretar a la vez, pero creo que hacemos un gran trabajo al darle forma a esas canciones. Por ejemplo, yo siempre uso mi Gretsch, y no hago las partes que en estudio toco de violín o piano. Diría que en directo tenemos un enfoque más rock and roll, algo más alborotado, en plan Saloon.

Y las canciones ¿evolucionan en directo o hacéis ese trabajo de adaptación antes?

Cuanto más toco una canción en directo más experimento y disfruto. Creo que la clave de mantener la frescura es trabajar con músicos que respetes y que no teman experimentar como tú. Siempre puedes encontrar algo nuevo en cada canción si eres imaginativo. Nunca me canso de tocar canciones bien hechas. Soy muy consciente del precio del tiempo del oyente y personalmente soy la primera en aburrirme si las bandas van con el piloto automático puesto.

Resultado de imagen de sarah vista

No hace mucho que has decidido dedicarte a la música ¿verdad?

No, hace unos cuatro años me di cuenta de que era lo que me gustaba realmente, abandoné mi banda amateur y me lancé a ello. Necesité unos cuantos años para tener la seguridad de que podía tirar en solitario, pero ¡no pararé hasta que me metan en el ataúd!

El proceso de grabación de Killing Fever no fue demasiado convencional. Cuéntame algo de eso.

Fue todo muy poco a poco y por partes. Primero escribí más de 20 canciones en solitario. Luego grabé mis demos en casa y se las llevé a mi productor, Adie Hardy. Juntos grabamos las voces y las guitarras de 10 canciones pensando en que debían ser tocadas por una banda que no teníamos. Luego fui buscando los músicos uno por uno, para completar la grabación. Como no tenía dinero para contar con los músicos, en el proceso inicial tuve que aprender, por ejemplo, a tocar el violín, para hacerme a la idea de cómo quedaba en aquellos lugares en que me lo imaginaba.

Me da la impresión de que eres muy concienzuda, ya demás muy activa.

Así es. Ahora, por ejemplo, ando liada haciendo un videoclip, y ya estoy terminando las canciones para mi segundo disco y un nuevo single en el que ya he empezado a trabajar.

Tengo que hablar contigo sobre las mujeres en la música ¿tienes la impresión de que cada vez hay más y haciendo cosas más interesantes?

Sí, y es maravilloso. Cuando estaba en la escuela intentando aprender a tocar la guitarra no había ninguna chica que hiciera lo mismo ¿ahora hay muchas! Las mujeres tienen mucho que decir y muchas cosas que contarle al mundo. Con determinación y trabajo duro, los sellos discográficos independientes y los músicos pueden forjar sus propios caminos y ser exitosos. Ya no es un “mundo de hombres”, es para todos, como iguales. ¡Si trabajamos juntos, el cielo es el límite!

Resultado de imagen de sarah vista¿Qué artista femenina te gustaría que elogiara tu disco?

¡Qué difícil! Admiro mucho a Chrissie Hynde y su fortaleza. También me gustaría que Dolly Parton escuchara mi disco, porque tiene una capacidad como compositora increíblemente melódica, junto a dulzura, fuerza y sentido del humor. También admiro mucho a Kim Lenz y Celine Lee, que vino a ver mi concierto en España.

Quizá lo más difícil ha sido quitar ese componente sensual que muchos se empeñaban en ver como lo único que podía aportar la música hecha por mujeres.

Probablemente. Puede que tengas razón. La sexualidad y el empoderamiento de las mujeres es algo muy personal. Todas somos muy diferentes, y como artistas nos gusta desafiarnos a nosotras mismas y a nuestro público de maneras muy diferentes. Las cosas son muy diferentes ahora a cómo eran por ejemplo con Janis Joplin o Tina Turner, y es maravilloso que todos tengamos el poder de elegir y disfrutar de nuestras libertades, como nos parezca. Personalmente, he optado por modelarme a partir de las heroínas más masculinas, forajidas y armadas del pasado (Belle Starr, Madame Moustache, Joan Crawford en Johnny Guitar) frente de las heroínas femeninas más tradicionales del mundo. También siento una fuerte reacción de otras mujeres que se sienten atraídas por este estilo, y especialmente por las letras de mis canciones. Para mí esto es muy empoderador.

¿Cuáles son las mejores y las peores cosas de ser una mujer música en el siglo XXI?

Lo mejor es que no creo que nadie se atreva ya a tratar a una mujer de una manera insultante cuando no hace mucho tiempo habría sido tratada solo como aceptable. No hay nada malo en ser una mujer música, ¡todo es divertido para mí! Obviamente, debes protegerte, el mundo es un lugar peligroso, pero creo firmemente que eso se aplica a hombres y mujeres por igual. Lo único que podría mejorar sería que otras músicas se mantuvieran juntas y se apoyaran mutuamente más, en lugar de verse como competencia.

 

Eduardo Izquierdo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter