Encuentros

   Family Folks: “Esto Es Gloria, Amigos!”

Foto: Thomas Dylan Harris

 

2 cerebros compositores, 2 voces, 2 vinilos, cuatro manos y una familia musical. ¡Esto no es todo, amigos, esto es pura gloria! Family Folks nos traen en el doble LP con carpeta abierta y compacto de regalo, The Anvil Sea (Gaztelupeko Hotsak), excelente folk-rock y otras hierbas de ambos lados del Atlántico. Cuidados y variados arreglos a lo largo de 16 canciones sin bajón alguno. Indicado para seguidores de Mumford & Sons, Fleet Foxes, The Pogues, Slim Cessna’s Auto Club, Fairport Convention, Will Hoge, The Soul Jacket, Donovan, Tom Waits o Steve Earle.

El cuarteto está encabezado por Bosco Hill y Rubén Xuarez que aportan visiones diferentes con preciosas y trabajadas letras, también, que se unen en una visión musical global y que apunta muy alto para posibles conciertos. No tienen reparos en añadir pop psicodélico, r’n’r americano, blues o country para crear una maravilla actual y atemporal que conviene escuchar con mucha calma para degustar con mucha calma. Nos decidimos a charlar con ambos.

Lo primero obligado ya que no conocía vuestros pasos previos ni vuestro debut. ¿En qué proyectos habéis estado involucrados ambos, Bosco Hill y Rubén Xuarez?

A Rubén se le puede seguir la pista a través de bandas como Los High Sierras, Los Tres Sudamaricones o Foggy Mental Breakdown. También fue uno de los miembros del desaparecido estudio gráfico Bunker Graphics muy ligado al diseño de carteles y portadas musicales.

A Bosco se lo estaban rifando como frontman en varias bandas de su Madrid natal hasta que recibió la llamada del mar y asentó sus huesos en Vigo, donde todavía tuvo tiempo de formar The Last But One antes de Family Folks.

Luego están los inseparables Jorge y Rufus, que han sido la base rítmica de Los Hijos Bastardos de Peter Lorre o The Allnight Workers y ahora también de The Bo Dereks, además de pilotar en Los Wavy Gravies, Dead Wood… En marzo estarán de gira con Hipbone Slim. No paran, vamos! Xabier Vieitez (teclados) es otro que tal baila, desde sus comienzos en Foggy Mental Breakdown con Rubén, ha pasado por The Merry Melodies y lleva muchos años compaginando su agenda con The Soul Jacket y Transilvanians.

¿Y en qué momento se cruzan vuestros caminos y decidís formar Family Folks? ¿Algunas pautas marcadas entre ambos a la hora de crear las canciones y estilos musicales a surcar?

Tras vernos en varios conciertos, coincidimos un día en la playa y, dado que teníamos las bandas inactivas en ese momento, quedamos para preparar una colaboración en un concierto de Bosco. La química surgió al instante, comenzamos a ensayar en la playa de Samil, por las noches, acompañados por un zorro que venía a visitarnos. Comenzaron a surgir canciones y vimos que merecía la pena tomárnoslo en serio.

Aunque huimos de pautas en la composición, nuestro sonido se vio condicionado al utilizar instrumentos acústicos en los ensayos. La base de las canciones estaba en la guitarra, el banjo, la mandolina y nuestras voces, de modo que aunque tuviéramos temas más orientados al rock o la psicodelia, acababan con un inevitable toque folk.

Foto: Susana R. Barcia

Tocáis y creáis folk y rock de ambos lados del Atlántico. Sois dos compositores que trabajáis por separado, creo. ¿Se pudiera decir que Family Folks son como 2 grupos en 1?

Puede parecer que son varios grupos, pero nosotros preferimos vernos como un binomio, tipo The Beatles o The Byrds, donde la composición no esté reñida con el conjunto de la banda. Componemos por separado el “esqueleto” y la letra de las canciones, que van tomando forma con las ideas y arreglos que aporta el otro, hasta convertirse en canciones nuevas, con una intención y un sonido que ya pertenece a Family Folks más que al compositor del tema.

The Anvil Sea (Gaztelupeko Hotsak) nos ha parecido el mejor LP doble del 2018 en pugna con pocos más. Pero habladnos ambos de vuestro disco debut y lo que contenía brevemente.

All The Lost Causes fue una bonita locura. En ese momento éramos un dúo, y nuestra intención era grabar una sesión sencilla a lo Greenwich Village con las canciones que hacíamos en directo. Muchos amigos se animaron a colaborar, y cuando nos dimos cuenta, teníamos a trece músicos participando en el álbum… De una idea sencilla, acabó un disco ambicioso, heterogéneo, al que debemos mucho en cuestión de aprendizaje, y que aún suena fresco, creemos que está envejeciendo bien. Cabe destacar la ayuda e implicación de Mauro Comesaña de The Soul Jacket en todo este proceso.

Vosotros en Galicia y Gaztelupeko Hotsak un sello de Euskadi que cuida especialmente blues y jazz (en su sub-sello Errabal Jazz). ¿Cómo contactáis con ellos o quién se ha acercado a quién a la hora de editar este amplio y colorista trabajo?

Conocíamos a Gaztelupeko Hotsak por colaboraciones relacionadas con el diseño gráfico, ellos tienen mucha conexión con Vigo, y no somos la primera banda gallega que editan en el sello. Además de su inclinación por el blues y el jazz, tienen en su catálogo referencias muy potentes en otros estilos (Capsula, The Lucilles, Roy Loney & Señor No… por citar algunas), y nos pareció que encajaríamos bien. Les enviamos las demos de All The Lost Causes y se animaron a publicarlo, por lo que al barajar opciones para The Anvil Sea, fueron nuestra opción prioritaria. Aparte de ser muy profesionales, siempre nos han tratado genial, y esperamos mantener este vínculo durante muchos más discos.

Una vez hecho el contacto y en estos tiempos que corren… ¿A quién se le ocurre que sea un LP doble y con compacto de regalo, doble carpeta y demás detalles, más aún siendo un grupo bastante poco conocido?

Cómo melómanos incurables, nuestra intención final como músicos es hacer el disco que a nosotros nos gustaría tener de otros artistas. Los discos dobles, con carpeta abierta, las letras, son detalles que nos encantan, y como teníamos material suficiente y las canciones encajaban, nos pareció una idea perfecta. Desde Gaztelupeko Hotsak nos apoyaron sin dudarlo, pese al riesgo que supone una edición así, siendo menos conocidos que otras bandas. Creemos que el conjunto del disco merecía ese formato y acabado, y confiamos que el tiempo nos dará la razón.

Supongo que estaréis satisfechos con la presentación ya que el artwork es vuestro también, así como con la producción de Oscar Liboreiro y el acabado final…

Teniendo en la familia a Rubén, un artista que ha realizado portadas para leyendas como Jeff Dahl, Flamin’ Groovies…, sería un error que lo hiciera otro. Todos los diseños e imágenes de la banda los hace él, el resto nos limitamos a alucinar con sus trabajos.

A Óscar lo consideramos más un integrante de Family Folks que un productor al uso. Entiende y amplía nuestro sonido, nos aconseja, aporta guitarras imposibles. Tiene un oído increíble, un gran talento armónico y lo más importante, una paciencia infinita (risas).

También contáis con unos cuantos invitados de lujo para secundar a vuestro cuarteto de piratas. Creo que hay hasta algún miembro de The Soul Jacket por ahí…

Sí, poco antes de salir a la luz The Anvil Sea, se incorporó de manera permanente Xabier Vietez. Es uno de los músicos más increíbles que conocemos, aporta una nueva dimensión a nuestro sonido, y es un auténtico lujo tenerle entre nosotros. Además, colaboraron grandes amigos como Paulo Pascual (Theremin), Antonio Tato (Armónica), Nando Llera (Didgeridoo y Berimbau), Javi Casmans (Zanfona), Mauro Comesaña (Batería), Javier Reboreda (Batería), Manu Pedrosa (Acordeón) y B.M. Turner (Bajo).

Ya lo hemos mencionado un poco antes por encima, pero haciendo ya referencia directa a The Anvil Sea. ¿Tratáis temáticas distintas en vuestras canciones o hay algún hilo conductor que hayáis utilizado para dar mayor cohesión al disco?

The Anvil Sea viene a simbolizar la peor cara de la inercia, la parálisis que produce una pérdida, una partida, o un miedo irracional. En la canción que da título al disco mostramos a un marinero en un barco a la deriva, varado en un mar en “calma chicha”, de agua “pesada como un yunque”, que ve cómo los demás barcos se alejan… Las canciones, aunque distintas entre sí, son nuestra manera de luchar contra esa inercia y demostrar que esa batalla tiene sentido. Cantamos sobre sueños, humor, muerte, juerga, cabezonería, sobre esperanza para atravesar “el mar del yunque”. Las canciones son el elemento medicinal que ayuda a nuestro barco a seguir adelante.

Foto: Susana R. Barcia

Por cierto, ¿tenéis algún otro grupo alguno de vosotros que funcione a la vez que Family Folks o lo habéis aparcado todo para formar esta gran familia de amigos?

Estamos muy ilusionados con el proyecto. Hemos conseguido construir una banda muy engrasada y queremos seguir creciendo como Family Folks. Tenemos canciones nuevas y ganas de empezar a trabajar con ellas. También es verdad que en este momento, vivimos en una época dulce en Las Rías Baixas, hay infinidad de propuestas muy interesantes y buena sintonía entre los músicos, por lo que hemos colaborado en discos de otros grupos, como los debuts de Antonio Tato o Basanta, hemos participado como guitarristas en algunos conciertos de Los Wavy Gravies, estamos preparando un single compartido con Tim Holehouse (músico inglés de Blues-Punk), y no descartamos embarcarnos en nuevos proyectos y colaboraciones.

¿Os gusta más el rollo gótico un poco a lo Slim Cessna’s Auto Club o WovenHand de «Hell ‘O’ Hell» o el folk británico más clásico de Fairport Convention, Donovan o Steeleye Span del entrañable final con «Departure»?

La oscuridad y la luz, ambas son necesarias… Nos gustan ambos mundos, desde el folk inglés de los 60 hasta la escena de Denver de 16 Horsepower y amigos, entre muchos otros; tienen en común que son buena música, que transmite, que es capaz de emocionar. Si tuviéramos que elegir un bando lo tendríamos muy difícil, pero más allá de estilos, y de la evolución de nuestro sonido, siempre hemos reconocido y revindicamos a Ronnie Lane como influencia común y precursor del espíritu de Family Folks.

Claro que luego también tenemos los aires fronterizos de Tom Waits en Rain Dogs, de «Spread Your Little Wings»; la locura punk-folk de The Pogues de «O Sara», los aromas country de «Plonkin’» y su destacado piano, el sorprendente theremin del pop psicodélico (¿Wilco?) del arranque con «Land Of Gold & Fame» o el country trotón con banjo y piano y aromas a taberna marinera del tema titular, «The Anvil Sea». Supongo que vuestra lista de grupos favoritos será extensa y muy variada…

Bosco: Odetta, Nick Cave & The Bad Seeds, Dave Van Ronk, C.W. Stoneking, Stooges, Malicorne, Howlin’ Wolf, Tim Buckley, Otis Redding, Tav Falco…

Rubén: Everly Brothers, Nitty Gritty Dirt Band, Roky Erickson, Nikki Sudden, Ten Years After, Gram Parsons, Donovan, Alan Hull, Neil Young, Beatles, Stones, Kinks, Dylan…

Muchos detalles instrumentales, pero también muy trabajadas partes vocales en algunos temas sobre todo. ¡Cuáles y por qué y cuántos instrumentos y voces diferentes tienen cabida en este inabarcable trabajo?

Cada canción tiene vida propia, y cuando empezamos a estructurarlas, vemos las necesidades y las posibilidades de cada una por separado. Unas piden electricidad y otras armonías vocales, y a veces aparecen instrumentos por arte de magia: nos ocurrió con el hand pan drum de nuestra amiga Shei en el primer disco, o escuchando a nuestra banda hermana (Dead Wood, que lideran Jorge y Rufus) redescubrimos el sonido de la zanfona, instrumento tradicional gallego, que decidimos utilizar para abrir y cerrar el disco.

A la hora de llevar este disco al directo con qué formación vais a contar y dónde se puede informar la gente que quiera saber de vuestras andanzas… ¿Qué ofrece en directo vuestra Family Folks?        

Para seguir nuestros movimientos las redes sociales (facebook, instagram, twitter…) son una buena opción.

En los directos estaremos los cinco de inicio, pero siempre intentamos llevar invitados y sorpresas. Nuestra intención es disfrutar cada concierto al máximo, y contagiar al público de esa energía. Las experiencias hasta ahora han sido muy positivas, y si las salas y el público repiten, es que vamos por el buen camino.

Texto: Txema Mañeru

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter