Artículos

Confessin’ The Blues

Esperemos que, además de aportar algunos euros a una buena causa, el recopilatorio seleccionado por los Rolling Stones reactive el interés por el blues primigenio. Ya que los ingleses tiraron de manual y confeccionaron un listado de títulos tan exquisito como previsible, se antoja mucho más nutritivo bucear en las obras de algunos de los pioneros del género. No necesita presentación ELMORE JAMES, de quien es prácticamente imposible descubrir algo nuevo. No lo hace The Sky Is Crying (Soul Jam), pero siempre es un gustazo reencontrarse con su slide y sus temas inmortales. Aquí están muchos de ellos, de «Dust My Broom» a «Shake Your Moneymaker», y justifican las alabanzas que pronunciaron sobre él personajes tan dispares como Frank Zappa o M. Ward.

El mismo sello suma a la imprescindible reedición del R&B from The Marquee de ALEXIS KORNER y sus Blues Incorporated los temas publicados antaño en formato 10” bajo el nombre de Blues from The Roundhouse. ¿Les parece poco? Añadan un mano a mano instrumental con Davy Graham y añejas tomas de clásicos de Willie Dixon y Son House registradas en 1958 y recuerden que este hombre fue la reencarnación de un ángel de la guarda disfrazado de bluesman. No, los Stones ya no estaban con él cuando estos discos se grabaron, pero no falta su inseparable amigo Cyril Davies ni colegas como Long John Baldry o Dick Heckstall–Smith.

¿Hemos dicho añejos? En eso gana de calle BLIND LEMON JEFFERSON que, en Dry Southern Blues (Soul Jam), deslumbra con medio centenar de joyas defendidas bravamente con una potente voz y una acerada guitarra, grabadas en Chicago entre 1925 y 1929. Despidamos a tan especializada discográfica recomendando, también, su apuesta por lanzar de nuevo Driving Wheel de LITTLE JUNIOR PARKER, ampliado generosamente hasta doblar la duración original. Inmaculado blues teñido de soul que no ha envejecido. Nada de nada.

Algo similar a lo que ocurre con el bueno de B.B. KING, de quien State of Art reedita The Blues, el álbum que grabó en 1958 para Crown. ¿Recuerdan «When My Heart Beats like a Hammer» o «Why Do Things Happen to Me»? Exacto, aquí están, muy bien acompañadas. En este caso, el regalo consiste en Blues in My Heart, otro impecable trabajo, este puesto a la venta en 1962, cuando ya era una leyenda. Y si los Rolling Stones dicen que BO DIDDLEY es un músico de blues, no vamos a llevarles la contraria, así que apuntemos en este bloque que Elemental Music reedita Let Me Pass, uno de sus aciertos para Chess. Trece pepinazos rítmicos disparados a bocajarro por el bueno de Bo, empezando con la canción que dio nombre al elepé original y acabando con «500% More Man», sin olvidar las contagiosas «Hey, Red Riding Hood» o «Stop My Monkey». Distribuidos por Distrijazz.

 

ALFRED CRESPO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto: jorge@ruta66.es
Suscripciones: suscripciones@ruta66.es
Consulta el apartado tienda

Síguenos en Twitter