Encuentros — 11 enero, 2019 at 9:37

The Penguins, el fino arte del reggae-pop

The Penguins no son producto de un arreón, muy propio en muchas bandas que practican música tropical, o como en este caso, reggae. Aquí encontramos un pensamiento claro, una inspiración y un deseo lo suficiente sólido como para plantearse algo serio. “Herois de Cartró” (Héroes de cartón) es el sugerente título de este nuevo trabajo que les lleva a territorios poco transitados hasta la fecha pero que esperamos le abra nuevas puertas.

Tenéis nuevo disco en la calle, el cuarto de vuestra carrera tras un proyecto como Reggae per Xics que os ha mantenido muy ocupados.  ¿Cuál es el mensaje que queréis transmitir en “Herois de Cartró”, del disco en general? Me refiero a mensaje musical y mensaje intelectual.

Ya sea mediante imágenes metafóricas o bién des de un prisma más materialista, en todas las canciones esta presente la losa del paso del tiempo, la insoportable certeza de un pasado que no volverá y la angustia de saber que las pequeñas decisiones que toma uno hoy, sin demasiada consciencia, pueden marcar tu futuro de mañana. Nos sentimos muy identificados con esa frase de “ la vida esta llena de soledad, sufrimiento, llanto… y aún así dura demasiado poco!”. Es por esto que a la vez no nos queremos recrear en un espíritu de derrota sinó convertirlo en un canto lleno de vitalidad, ya que es nuestra responsabilidad copar nuestro día a día de épica y belleza.

Vuestra música se centra en el reggae más pop, con mucha influencia británica. ¿Cómo surge esta inspiración? ¿Ha habido alguna situación personal o profesional que os haya hecho inclinar a este sonido?

La sensación personal de chocar con una limitación estilística en la composición de las canciones. Queríamos romper con el querer emular a la música jamaicana con exactamente los mismos cánones que hace medio siglo, para eso ya hay otras bandas que lo hacen mucho mejor que nosotros. Escuchamos música muy dispar… Mucho de Brit-Pop, Northern Soul, o grupos como Artic Monkeys, Tame-Impala, Maria Arnal, Fogbound, Sidonie, La Estrella de David… Y sobre todo nos flipan MADNESS.

¡Todo esto variedad había que reflejarlo de alguna forma! ¡Aparte en directo ya seguimos haciendo alguna versión de Desmond Dekker o Prince Buster!

¿Hasta qué punto influye un proyecto como Reggae Per Xics en la creatividad de una banda, tanto a la hora de componer como a la hora de mantener una carrera que seguramente no es tan agradecida?

El enorme éxito de Reggae Per Xics de estos últimos 7 años nos ha demostrado que con un proyecto con marcado acento personal puedes conectar muchísimo más con el público. Probablemente uno se identifica más con lo que hace y por ende consigue interpelar a quien tienes delante. A su vez también nos ha dado un plus de autoestima y seguridad a la hora de atrevernos a probar cosas nuevas, como es el caso del presente disco.

En el número de noviembre de Ruta 66 entrevistamos a Fernando Pardo de Sex Museum y nos explicaba que se había sentido realmente fuera de onda haciendo conciertos matinales para niños, que le supuso un gran bajón, porque no podía decir tacos, tenía que tocar a un volumen bajo y esforzarse por ser políticamente correcto. ¿Cómo lo lleváis vosotros?

Personalmente no creo que el ser políticamente incorrecto pase por decir tacos… Nosotros afrontamos con la misma actitud un concierto para niños que un concierto nocturno. Hace tiempo que nos propusimos ir deconstruyendo los estereotipos demasiado anclados en lo que tradicionalmente se considera un concierto infantil.  Y la prueba está en que en un concierto de Reggae Per Xics acuden no sólo familias, se ha convertido en un evento dónde se dejan ver también gente joven con sus amigos o jubilados sin sus nietos, también es un orgullo ver en él a gente de distintos orígenes. Reivindicamos el volver a las plazas para bailar, reír, emocionarnos y llorar de forma colectiva, sin máscaras ni imposturas. Y creemos que políticamente esto tiene un enorme potencial.

En el pasado habéis cantado en inglés, este disco es enteramente en catalán. ¿No consideráis que tendríais más salida manteniendo el inglés siendo el reggae (y variantes) un estilo con gran capacidad de exportar? ¿Hay alguna razón concreta, aparte de ser vuestro idioma natural, para cantar en catalán?

Sencillamente el constatar que, como mínimo por nuestra parte, había una barrera comunicativa al cantar en inglés y que muy probablemente usábamos como parapeto de nuestras limitaciones como letristas.

Tanto el proyecto de Reggae Per Xics como también la participación o escucha de otros proyectos musicales, los dos saxofonistas del grupo tocamos con Los Retrovisores, nos ha hecho reflexionar sobre la posibilidad real y veraz de cantar música soul, reggae… o lo que sea, en un idioma que no sea el inglés,

Incluso podríamos decir que vuestro sonido es “muy amable”, apto para todos los públicos. El reggae se introdujo en la Inglaterra post punk con tintes de diversión pero también de rebelión, como utilizaron The Clash o The Ruts. ¿Creéis que la música debería tener algún tipo de compromiso con esta postura o es agua pasada?

El historiador francés Albert Mathiez escribía que “el historiador tiene ciertos deberes consigo mismo y para con sus lectores. Hasta cierto punto, podría decirse que se encarga de alimentar su espíritu crítico. Es el responsable de la reputación de los muertos de los que habla y dibuja.” Creo que podríamos cambiar la palabra historiador por artista y funcionaría igual.  Por lo tanto, la respuesta a tu pregunta es SÍ! Uno no puede abstraerse de la realidad, no existe la neutralidad política…Y visto cómo está el patio la ironía y la comedia sigue siendo una de nuestras armas más arrojadizas.

¿Hay un mensaje político subliminal en las letras? Títulos como “Cent Mil Barrots”, “Cartes dels Bancs” o “Por D’aquesta Ciutat” dan que pensar…

Ciertamente. Y aquí también añadiría a “Lladre de Bicicletes” un homenaje al neorrealismo italiano y a toda la gente que necesita levantarse cada día para ir a trabajar y pedir permiso para vivir…  A su vez pero, no queremos construir un panfleto (sin connotación negativa para este) sino que queremos que el significado de estas se lo pueda crear el oyente, que se conviertan en el reflejo de uno mismo, un pequeño espejo dónde verse identificado y poder hacerse suyo.

Formáis una banda con diez componentes, donde hay muchos instrumentos. ¿Cual es la base por donde comenzáis a componer los temas? Son los vientos una de las bases más inspiradoras?

Nuestra base de trabajo es la melodía. En grupo de trabajo reducido, con un piano, papel y lápiz. Cuándo está la melodía y la letra acabada se presenta un audio a la banda con la voz cruda y el piano de fondo. A partir de aquí ya la banda se la empieza a hacer suya… En este nuevo trabajo el papel de Roger Rodes (productor) también ha sido importantísimo. Ah! I lo confesamos! Nos encanta copiar, digo… homenajear a otras bandas!

¿Cómo vivís la situación del reggae en Barcelona y/o Cataluña con sesiones permanentes como el Canibal Sound System en Apolo? ¿Hay algo que echéis de menos?

Es un placer que existan programaciones como las de Caníbal Apolo que apuestan de forma continua por la música en directo, hay que destacar también festivales especializados como el Nowa Reggae que resisten de forma numantina. En los últimos años también nos identificamos con movidas de otros aires musicales, como el trabajo que hacen en Barcelona la gente del Gambeat Festival. Aún así hay que reconocer que echamos en falta el auge del Reggae i Ska más clásico que había en Cataluña hace 10 años, con festivales como el Rudecat o pinchadas semanales.

Texto: Daniel Miralles

Fotos: Anna Vilarrú

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: