Vivos — 6 noviembre, 2018 at 18:40

Radio Birdman – Sala Zero (Tarragona)

¡Observa este concierto como si fuera la última vez que les ves sobre un escenario! Porque podría serlo de verdad… No hablo de los Stones ni de sus innumerables últimas giras, de una tras otra y más allá, sino de Radio Birdman, de nuestra banda australiana favorita. Renacidos de las escasas cenizas remanentes, las que perduran fuertes por haber sobrevivido a lo largo del tiempo y que cuando el viento disipa, entonces su reducida discografía vuelve a unir sólidas.

El sábado pasado tuvo lugar en La Sala Zero de Tarragona uno de éstos últimos conciertos de la banda de la land down under, cuyo pre-acto se situó en Barcelona con la ponencia del documental “Descent into the Maelstrom” dentro del Festival In Edit en Barcelona esa misma semana; perfecto para calentar motores.

Anunciado como uno de los conciertos más atractivos que ha vivido la ciudad. Iniciaron el concierto con una exaltada ovación por un público llegado de los alrededores de la comunidad, pues la Ciudad Condal, a pesar de ser capital cultural mundial, y otras muchas cosas más, no tuvo a bien acoger dicha cita y consecuente relevancia.

En un primer momento brotó un sonido atascado, guitarras mudas parecieron predecir un traspiés para la banda que de inmediato quedó subsanado. La personalidad de Deniz Tek cabía en el escenario y quedaba compartida con los arrítmicos bailes de Rob Younger que, a pesar de su edad, no dejó de moverse ni un solo segundo.

Tras el arranque con <Do the Pop> dieron paso a <Smith and Wesson Blues> e hicieron la primera escala de versiones en el quinto lugar del setlist con <Not to Touch the Earth>, de los siempre magníficos The Doors. A tal altura la máquina estaba suficientemente templada y los australianos podían alardear de experiencia y buen hacer. Denis Tek parecía estar en mejor forma que nunca y el resto de la banda -algunos nuevos miembros y otros veteranos de New Christs, parecían haber tocado toda su vida en la misma formación. <Burn My Eye> o <I-94> se corearon hasta romper gargantas y codear costillas en el público. Llegados así hasta <New Race> para cerrar el bloque principal del concierto. A la vuelta, y tras el desgaste físico, que no la energía, remataron con 4 bises, entre ellos <Anglo Girl Desire> y <Aloha Steve & Danno>. Veinte canciones para una noche inolvidable. Sonaron tan compactos como una roca, a pesar de la fría comunicación entre Deniz Tek y Rob Younger durante el concierto.

Cuando buscas la esencia del Rock y la rebeldía en las nuevas bandas sueles ir a parar a sus maestros, y con mucha frecuencia, mucho alago y orgullo, terminas en las lecciones de Radio Birdman, siempre perfectas en plástico y aplastantes desde el escenario.

Texto: Mario Silvestre

Foto: Salomé Sagüillo

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: