Vivos — 17 octubre, 2018 at 13:53

Hawkwind – Music Legends, Sala BBK (Bilbao)

Asiento 18, Fila 11. Eso es lo que ponía en mi entrada para el concierto que los británicos HAWKWIND ofrecieron en la Sala BBK de la Gran Vía bilbaína. Una actuación encuadrada en la octava edición del ciclo “Music Legends”, dedicada a artistas y grupos con un recorrido que les hace valedores del calificativo de leyenda por su obra. Y sí, es muy raro presenciar un directo como si fueras al cine, la comodidad de la butaca coarta cualquier brote de reacción rockera pero bueno, normas mandan y en el caso de HAWKWIND tampoco queda raro sentarse para vivir el viaje psicodélico al que nos invitaron los cinco músicos.

Desde la década de los 70 lleva HAWKWIND fletando viajes interestelares con sus instrumentos, la Psicodelia, el Acid Rock y lo que se ha venido a denominar Space Rock es el terreno en el que se mueven como pez en el agua (o como astronave por el espacio) esta banda de culto que tiene en su haber alrededor de 30 discos (entre estudio y directos, que es como mejor se puede disfrutar de lo suyo). Su eclecticismo sin límites con una base fundamentada en la ciencia ficción y todo lo que tenga que ver con ese espacio que recrean con sus instrumentos nos lo mostraron sin ambages. Y el que llevó el peso del concierto en Bilbao fue un theremín que no resultó pesado sino todo lo contrario. La base rítmica de todas las canciones necesitó de la magia que produce un instrumento que suena sin tocarlo físicamente.

Y el concierto empezó fuerte, “Assault and battery / Golden Void” nos dejaba once minutos de pura psicodelia (con proyecciones continuas al uso) con un final instrumental de casi tres minutos, marcando territorio nada más empezar. Un concierto de temas largos (de los 12 que sonaron, 9 llegaron a los siete minutos como mínimo), con algunos problemas de sonido al inicio (petardeo de amplis y bajo volumen) que se fueron subsanando a lo largo que la nave iba alcanzando la estratosfera. Y ya, en el espacio, hacia lo desconocido o casi, es decir, interpretar varios temas de su nuevo trabajo, “Road toUtopia”, del que sonaron tres (“Wetookthewrong step yearsago”, “Hymntothesun” y “Down throughthenight”) encajando perfectamente en el Set List junto a clásicos imperecederos.

La psicodelia progresiva de “Shot down in the night” daba paso a “Paradox”, con el theremín reinando entre varios minutos de instrumentación espacial antes de bajar el ritmo acercándonos más un poco al Folk progresivo de la citada “We took the wrong step years ago”.

Y el viaje seguía. No cargado de psicotrópicos (todo el mundo sabe que para hacer un viaje espacial es lo mejor…) con un poema dedicado a la inmensidad del espacio sideral (“Black corridor”), que no está ni vivo ni muerto como dijo Dave Brook antes de acometer el “Hymn to the sun”. Y de aquí, al temazo de la noche, “Dammnation alley”, doce minutos de barbaridad psicodélica, con un tinte muy eléctrico. Otra de las nuevas (“Down through the night”) nos regalaba otra minutada de nivel (nueve ni más ni menos) antes de empalmar dos temas hilados por un audiovisual bastante… ochentero, por así decirlo. “Have you see them” y “Utopía” sonaban mientras se proyectaba un video que, en los años ochenta ya estaría desfasado (eso de meter dirigibles en ciudades futuristas como que no…), hay que cuidar esos detalles, aunque eso de viajar por el espacio trae estos peajes, es complicado volver a la tierra para renovarse.

El único bis de la noche (Hora y 39 minutos de buena marcianada) nos dejaba al público ya en pie animado por David Brock (con presencia de compatriotas vociferantes en la sala) para interpretar “Spirit of the age”. Todos de pie y palmas para acabar con la ceremonia intergaláctica. En las próximas citas del ciclo tendremos en esta misma sala a Christopher Cross el próximo 4 de noviembre (ganador de un Oscar, un Globo de Oro y cinco Grammys) y las también británicas Girlschool el viernes 30. Y no, ni sonó “Silver Machine” ni se mentó a Lemmy. Hubiera sido bonito recordar al forajido que tanto echamos de menos y que formó parte de HAWKWIND.

Texto: Michel Ramone

Fotos: Dena Flows

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: